Comienzo del año escolar en Coquimbo en medio de la incertidumbre por contagios Covid

0
2410

Con caras alegres y otras no tanto, cada alumno salía y se encontraba con su apoderado en la puerta de entrada. El retorno a clases más polémico de la historia, en medio de la crisis sanitaria del coronavirus.

Cada recinto presentó su proyecto, presencial u online. Ayer les tocó a los que escogieron la primera opción, y este miércoles se espera el retorno masivo a las aulas del total de los colegios pertenecientes al Puerto Cordillera y establecimientos particulares subvencionados de la zona. Mientras tanto, el Colegio de Profesores no cede e insiste en llamar a no asistir. «Cualquier contagio o muerte es culpa del gobierno», remataron

Ya el viernes, las relaciones entre el Servicio Local Puerto Cordillera y los profesores de Coquimbo se quebraron más de lo estaban. Aunque ambas partes reconocen que el dialogo sigue vigente por el bien de los niños. Mientras los primeros impulsaron las clases presenciales y daban el visto bueno al inicio de la escolaridad 2021, Tomás Alvarado, presidente del gremio de los docentes en el puerto, señalaba a Diario La Región que no cederían ante las «presiones» de los sostenedores y la daba el «portazo» en la cara al retorno a los pupitres. «Les hicimos saber que están obrando mal, recién hoy día se están vacunando profesores de 39 y 40 años, y quieren que vayamos a pasar materias a los colegios, en ese contexto optamos por mantener las clases de manera online», sentenció.

Por su parte, consultado por cifras oficiales sobre el retorno a clases del día lunes 1 de marzo, desde el Servicio Local de Educación Puerto Cordillera mencionaron que recién el miércoles tendrán los datos de la totalidad de asistencia con respecto a los 58 establecimientos a cargo del organismo. Mientras tanto, desde el gremio de los profesores a nivel nacional mencionaron que no más de 5% de los estudiantes nacionales volvieron a pisar el colegio y que «cualquier contagio o muerte es culpa del gobierno».

RETORNO POLÉMICO

17:30 de la tarde y salían los primeros estudiantes del Colegio Bernardo O’Higgins de la ciudad de Coquimbo, tras su primer día de clases del año. Según cuentan desde el interior del establecimiento, la jornada del lunes tuvo una gran asistencia. «Yo creo que todos los cursos estuvieron al tope con el máximo de aforo», señalaron.

Y es que iniciado un nuevo mes de marzo, miles de estudiantes comenzaron su calendario académico junto a las clases presenciales, situación que ha mantenido en debate tanto a apoderados como a autoridades. «Yo en realidad tenía miedo, con todo lo que se habla de que aún no está controlado el coronavirus, obvio que tengo temor. Sin embargo escuché a varios expertos señalando que cuidando los protocolos no debería haber riesgos», dijo Felipe Vergara, apoderado.

Así como el Bernardo O’Higgins, otros recintos eligieron comenzar desde hoy (lunes) las clases de manera presencial. La mayoría se prepara para hacerlo el día miércoles. La vuelta es remota, gradual y voluntaria.

Otros, como el Liceo Escrivá de Balaguer, del sector Punta Mira, tuvieron su jornada de reflexión con profesores asistiendo de manera presencial para planificar un retorno seguro dentro de los próximos días.

«Hemos tenido un buen proceso de vacuna, con docentes que se están inoculando y se preparan para el retorno del miércoles. Nosotros tuvimos la experiencia con la PTU y resultó todo bien con las medidas de distanciamiento social, por lo que no hay miedo a la vuelta a clases», mencionó Sergio Yáñez, jefe técnico del establecimiento.

ALCALDE SE CUADRA CON PROFESORES

Ante el inicio del año escolar y luego de no llegar a acuerdo en una serie de peticiones exigidas por el Colegio de Profesores al Servicio Local Puerto Cordillera para el retorno seguro a las aulas, el gremio anunció que no volverá a clases presenciales hasta que los establecimientos educacionales cumplan con las condiciones necesarias para recibir a docentes y estudiantes, postura que es respaldada por el alcalde porteño Marcelo Pereira.
Coquimbo tiene actualmente 58 establecimientos educacionales, que a partir del año 2018 dejaron de ser municipalizados y pasaron a ser públicos, administrados por el Servicio local Puerto Cordillera, entidad que pese a la negativa de los profesores de volver a las actividades académicas presenciales ha anunciado el inicio del año escolar oficial para los alumnos y alumnas a partir de este miércoles 3 de marzo.

La postura del gremio de Profesores y Asistentes de la Educación, es respaldada por el alcalde Marcelo Pereira, quien plantea que volver a clases presenciales en marzo es irresponsable y aventurado, «si bien la decisión de enviar a los niños y niñas a sus escuelas, colegios y liceos es de padres y apoderados, como alcalde y médico, mi postura es clara y comparto la visión que han planteado los gremios. Hoy no existen las condiciones estructurales ni epidemiológicas para que nuestros educandos vuelvan a las aulas. Creo que es aventurado iniciar las clases presenciales durante el mes de marzo, cuando recién nuestros docentes, asistentes de la educación y educadoras de párvulos están recibiendo la primera dosis de su vacuna, y cuando no hemos alcanzado aún el 70% de vacunación necesaria para generar la inmunidad de rebaño», explicó el edil

Para Pereira, la situación sanitaria en la comuna y toda la región es preocupante, y enfatiza que lo más sensato hubiera sido retomar la actividad académica durante el segundo semestre de este año. «Los últimos días hemos tenido sobre 160 casos diarios de covid-19 en la región, no sabemos aún cómo se va a comportar la circulación del virus luego de haber terminado la época estival y tenemos indicadores similares, o incluso más graves, que cuando entramos a cuarentena en el mes de julio del año pasado».

El edil insta una vez más a aunar esfuerzos y trabajar en conjunto para que el retorno seguro a las aulas sea una realidad, «llamo al gobierno a sentarnos a dialogar y a evaluar la realidad local para entregar certezas a los padres, apoderados y alumnos. Manifiesto, como lo he hecho muchas veces, mi disposición a ayudar y contribuir desde el municipio en lo que se requiera y sea necesario, para que el retorno a las salas de clases sea efectivamente seguro. Es cierto que educación ya no está en manos del Municipio, pero mientras los educandos sean coquimbanos van a tener siempre mi apoyo y respaldo», finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre