Condiciones del viento y del mar dificultan búsqueda de pescadores

0
103

Así lo informaron desde la Gobernación Marítima de Coquimbo, quienes lamentaron una nueva jornada sin resultados en la costa de La Higuera.
Se esperan ráfagas de viento y fuertes marejadas para zona, razón que complica al equipo de rastreo, que hoy lidera el grupo GERSA de bomberos de Caldera.

Ayer sábado, la Armada de Chile reanudó la búsqueda de Domingo Arriagada y Peter Moraga, los dos tripulantes de la lancha albacorera «Don Claudio», siniestrada la noche del 6 de julio. Un avión naval ya había encontrado con vida a seis de los ocho que iban a bordo.

Según informó la institución, con medios marítimos, aéreos y terrestres continuaron una nueva jornada de rebusca, la tercera desde que comenzaron los operativos. Todo esto en cercanías del Islote Pájaros.

El accidente ocurrió en unos roqueríos cercanos al lugar mencionado. Aquella parte del imponente océano local se ha llenado de botes artesanales con pescadores de caletas aledañas que ayudan a buscar a sus colegas. Otros particulares apoyan desinteresadamente con el manejo de drones, para sobrevolar rincones rocosos complicados, como el caso de Osvaldo Guajardo, quien también zarpó este sábado.

RASTREO COMPROMETIDO

El teniente Juan Córdova comanda el LSG Coquimbo, embarcación a cargo de la búsqueda de los desaparecidos. El oficial comunicó que lamentablemente no hubo buenas noticias con respecto al hallazgo.

«El día sábado continuaron las operaciones de rebusca de estos pescadores a través de botes zodiac, personal terrestre, apoyo aéreo con un helicóptero naval y personal Gersa de Bomberos».

Estos últimos resultarán claves para las próximas horas. Los bomberos de Caldera posen un grupo especializado de buzos tácticos, llamado GERSA, y que operan especialmente en lugares rocosos como los que se encuentran en el sitio de la tragedia. Los voluntarios accedieron al llamado que le hicieron los familiares y hoy ya se encuentran inspeccionando la zona.

Sin embargo, el clima no juega a favor y las autoridades marítimas alertaron que el rastreo puede verse interrumpido producto del mal tiempo.

«De acuerdo a las condiciones meteorológicas, se espera que para las próximas horas las condiciones del mar y el viento empeoren, por lo que las actividades estarán supeditadas a las medidas de seguridad, para evitar accidentes en nuestro grupo de rescate».

11 DÍAS DESDE
LA TRAGEDIA

Esta historia ha causado conmoción a nivel nacional. Todos los matinales de la TV tuvieron en sus pantallas el testimonio de los sobrevivientes, que lloraban mientras relataban lo acontecido. Otros medios locales quisieron grabar en vivo alguna buena nueva.

Experiencias brutales fueron narradas, como que hirvieron agua de mar, lo que les permitió no morir deshidratados. Además consumieron huevos de pájaros que hallaron en los rincones del islote.

Rigoberto Aránguiz, pescador que salió con vida, aseguró que el mar «lo succionó», y que no le permitió realizar ninguna maniobra para poder controlar la situación.
Añadió que «llevábamos rumbo a la zona de pesca, íbamos todos contentos, alegría que luego se convirtió en tragedia, porque el mar no nos dejó hacer nada, no nos dejó hacer maniobras, no nos dio tiempo ni para colocarnos los salvavidas».

Según el relato de Aránguiz, la embarcación encalló en el Islote Pájaros el día 6 de julio, cerca de las 21:30 horas, luego lograron activar una balsa, momento en que se percataron que faltaban dos de sus compañeros.

De acuerdo a su versión, una vez en el islote empezaron a mover escombros de la embarcación para buscar a sus compañeros desaparecidos, pero no los encontraron. Luego, en un refugio de pescadores del lugar, hallaron comida y ropa, con la que se abrigaron y pudieron ser rescatados una semana después del naufragio.

Desde la gobernación marítima de Coquimbo han señalado que la situación es compleja, pero dicen no perder la fe para hallar a los desparecidos. Esto mientras se inicia un proceso de sumario interno para esclarecer los hechos.

Y es que ha habido críticas por parte de los sobrevivientes, quienes acusan que no hubo una rápida búsqueda por parte de la Armada. Los pescadores también se habrían quejado por un faro que no estaba prendido, lo que habría provocado que los tripulantes de la embarcación no se dieran cuenta del Islote. Todo esto ha sido refutado desde La Armada, a través de su gobernador marítimo Sergio Walls, asegurando que se cumplieron todos los protocolos, y que otras naves que circulan por la zona no se habrían percatado del mal estado del faro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre