Consejero Javier Vega: «No se puede defender lo indefendible si hay hechos claros y concretos…»

0
154

Consejero regional lamenta que las cosas no se estén desarrollando de buena forma en el Gobierno Regional, especialmente por la gestión de la gobernadora Krist Naranjo. Y pese a que le entregó su apoyo pensando en un cambio, «lamentablemente ese cambio no se ha dado desde la perspectiva positiva, desde de la perspectiva de una manera dialogante…».

En la segunda vuelta llamó a votar por ella. Y no se arrepiente, «porque jamás iba a mandar a votar por la derecha, jamás», dice el CORE Javier Vega. Su opción era «votar por un cambio», pues era la independiente Krist Naranjo o el UDI Marco Antonio Sulantay.
Pero ese cambio «lamentablemente no se ha dado desde la perspectiva positiva, de una manera dialogante, y no se ha dado desde un proceso de entender la política como generación de acuerdos…», dice.

El militante del Partido Comunista y consejero regional por Elqui no se sustrae de los problemas que se han suscitado al interior del Gobierno Regional, especialmente con la administración de la gobernadora. Y aunque hizo campaña por ella, no se siente culpable: «No lo veo de esa forma, pues todos acá tenemos apuestas», advierte.

¿Cree que existe una presión política a su falta de acción?
«Hay que considerar que la gobernadora fue apoyada por un partido político, que después lo desconoció, y es algo concreto y todos los sabemos, entonces no entraría a discutir si es una presión política, sino que va más allá; va al detrimento del gasto público, y eso es lo que no queremos. Cada uno de los consejeros regionales no vive en una burbuja, cada uno tiene un trabajo y por algo fueron elegidos, y no para que se vinieran a sentar y a mirar como pasan las cosas o no pasan».

¿En qué momento se dieron cuenta que las cosas no estaban funcionando como ustedes esperaban?
«Un plazo no menor era la llegada del actual consejo regional, y a partir de ese impulso siguieron las mismas tendencias: a no firmar convenios, a no responder consultas de los propios consejeros, de los convenios de transferencias, de los cuales muchos no se han desarrollado, lo que comenzó a generar un descontento y un desequilibrio en la armonización que se podía dar en la toma de determinaciones».

¿Entonces ahí fue el quiebre?
«Creo que a partir del segundo mes en los consejeros hubo finalmente una demanda transversal de que no se estaban haciendo bien las cosas, entonces no se puede defender lo indefendible si hay hechos claros y concretos, como el 5% y la no firma de convenios de transferencias. Estamos en un estancamiento de proyectos que deberían estar ejecutándose y fue visto por todos».

¿Pero podría cambiar la relación entre los consejeros y la gobernadora?
«Será muy complejo de acá en adelante tener buenas relaciones a menos que exista una capacidad de diálogo con todos los que estamos sentados en la mesa».

¿Pero se ve esa capacidad de diálogo?
«La verdad es que haber llamado solo a los consejeros que aceptaron el acuerdo de no participar por mayoría -fueron cuatro- en la cuenta pública, pero que no eran partidarios de hacerlo y que fueron llamados de manera unitaria, no como grupos…».

¿Es la gobernadora la única culpable de los estancamientos de proyectos, de las malas relaciones…?
«Esto es integral, ya que no solamente es la gobernadora, pues tiene un equipo, y me parece que las intenciones, por lo que he conversado con algunos directivos, es que esto salga adelante, que se pueda ejecutar el presupuesto, que se pueda hacer lo mejor por el bien de la región. Pero ustedes han visto la respuesta de la gobernadora: «estamos revisando, viendo, porque no queremos que pase algo relacionado al papayagate». No obstante, te aseguro que ningún alcalde de la región tiene intenciones hoy de hacer un fraude al fisco, y eso lo vemos porque los proyectos los hemos ido revisando, hemos estado en terreno y hemos visto cuál es la intención de todos los alcaldes, pues como Comisión de Presupuesto hemos visitado las comunas y los alcaldes están trabajando en sus territorios por levantar proyectos».

O sea que el tiempo de ordenar la casa pasó hace rato…
«Eso de revisar y ver, es finalmente mantenerse en un discurso que lo podemos creer durante la instalación o en un máximo de seis meses, pero ya casi cumpliendo un año de gestión creo que esa revisión no debería ser de esa forma, sino que se deben sacar adelante los proyectos y no estancarlos, y, además, no tiene una cartera de proyectos potente ni gruesa, precisamente por no tener -quizás- un liderazgo para poder convencer a los alcaldes de que hay tiempo, de que existe una planificación especifica del presupuesto y eso es lo que ha visualizado. Hoy los alcaldes no han tenido una relación positiva para desarrollar los presupuestos y levantar proyectos porque tampoco había un marcado de cancha, y de haberlo tenido, los alcaldes hubiesen presentado proyectos y tendríamos una cartera más robusta. Lo que tenemos son proyectos que vienen de 2016 que se están ejecutando, y muy poca cantidad de proyectos con rentabilidad social para poder hacer una nueva cartera para el 2023»

¿Es posible una acusación por notable abandono de deberes?
«Eso no está estipulado y no se ha dado ninguna conversación colegiadamente. Seguramente puede ser parte de una estrategia de la oposición férrea a la gobernadora, pero acá lo que debemos plantear es que esto no tiene que ver con una oposición a la política, sino que es una oposición a la gestión que se está realizando. Pero claramente hay conglomerados políticos que son contrarios a la gobernadora desde el inicio, y ahí podemos darnos cuenta de que esta realidad que ha sido creada por la propia gobernadora, está dando auge y tiraje a ese tipo de oposición».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre