Dama de 79 años la primera vacunada contra el coronavirus en la región

0
34

Señora de Andacollo, en Las Compañías, y ante la presencia del Ministro de Salud Dr. Enrique Paris, Intendente Pablo Herman y otras autoridades, de se inició ayer en la región el esperado proceso de vacunación contra el covid-19.

Eran cerca de las 10.30 horas y Laura Areyuna Contreras estaba ansiosa. En el Eleam Nuestra Señora de Andacollo, de Las Compañía, estaba concentrada la atención de las autoridades regionales y del ministro de Salud, Enrique Paris.

Porque a sus 79 años fue la primera persona en recibir la medicina contra el coronavirus en la región. Y la primera de un Eleam (Establecimiento de Larga Estadía) en el país.

CASI CIEN VACUNADOS
EN EL ELEAM NUESTRA
SEÑORA DEL ROSARIO

Junto a ella, otros 94 residentes del centro esperaban su turno. Erla Rubio de 92 años y también la señora Ana Jiménez (86) y su marido Reginaldo Sánchez (80), quienes llegaron al Eleam en enero del año 2019 después que una estafa en más de 50 millones de pesos los dejara en la calle.

Ojalá que
todos la reciban

El momento, anhelado e «histórico», se tradujo en una imagen: Laura Areyuna, sentada en un sillón con el brazo extendido, conversando tranquilamente con una enfermera. A lo segundos, el pinchazo y la tranquilidad. Y la «alegría de recibir la vacuna», dijo la nona.
Una vez administrada la primera dosis de la vacuna de los laboratorios estadounidense Pfizer y alemán BioNTech, dio las «gracias a Dios» y comentó que «ojalá todos reciban la vacuna y que la reciban con confianza, con alegría y con esperanza».

Espera que nadie quede sin recibirla, «porque es algo muy importante para nuestras vidas en este momento, en esta terrible pandemia que no sabemos cuándo terminará. Así que ojalá todos los adultos no sólo de la región de Coquimbo, sino que de Chile, puedan recibirla, que tengan la oportunidad que tuve yo en este momento».

Después, ya más relajada, señaló que en un comienzo veía muy lejana «la posibilidad de vacunarme, pero ahora estoy feliz. La recibí porque pienso que puede ser algo para nuestro futuro, para los días que nos quedan de vida», indicó.

UNA VECINA DE
LAMBERT SIN N HIJOS…

Al centro ingresó hace tres años. No tiene hijos, sólo un sobrino que la visita, pero que por trabajo hoy se encuentra en Puerto Montt.

Es nacida en la localidad de Lambert y por muchos años vivió en calle O’Higgins, en La Serena, junto a su hermana que lamentablemente falleció hace algunos años.

Reconoce la señora Laura que cuando les dijeron que el centro sería el primero en recibir las vacunas pensó en inscribirse inmediatamente «para vacunarme y estar protegida contra la enfermedad»

Po lo mismo, valoró que hayan sido vacunados en el Eleam «y así no tengamos que trasladarnos a un vacunatorio».

SE SIENTE
PRIVILEGIADA

Reginaldo, que trabajó durante su vida en un banco, y Ana, profesora normalista, no se separan por nada del mundo. Juntos sufrieron la millonaria estafa y juntos, llegaron a este hogar de Las Compañías.

Ella no tiene hijos; él sí, pero hace veinte años que no tiene contacto con ellos. Ambos se muestran agradecidos por la posibilidad de estar entre los primeros vacunados de la región «porque permitirá terminar con esta incertidumbre de contraer la enfermedad».
Erla Rubio también dijo presente. Tiene cuatro hijo y diez nietos. Tuvo covid hace algunos meses, pero es asintomática. Se vacunó porque sus hijos así también lo quisieron y destacó que la inyección es la posibilidad de protegerse del covid.

La hermana Isabel Tapia Farfán, de nacionalidad ecuatoriana, y que al centro llegó hace más de un año proveniente del sur, manifestó su alegría por ser los primeros en inmunizarse.
«No sentimos privilegiadas, ya que nuestros adultos mayores ya fueron vacunados y agradecemos a las autoridades que nos acompañaron. Desde el principio hemos tenido una actitud bastante positiva frente a la vacuna y que se concretó hoy (ayer), así que estamos muy agradecidas y ahora esperamos tiempos mejores para nuestros adultos mayores».

Respecto a la experiencia, precisó que «las personas en un comienzo estaban con un poquito de temor, debido a que se han difundido cosas como las contra indicaciones, pero nosotros les dijimos que, basado en las experiencias científicas, la vacuna no perjudicará su salud, así que después ellos mismos se fueron convenciendo al ver la prensa de que la vacunación es positiva».

La religiosa dijo que se iba a inocular cuando el tiempo así lo estime, pero mientras tanto «sentimos mucha alegría y nos sentimos privilegiadas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre