Desalojan a carpistas en desembocadura Río Elqui

0
158

Llevaban varias semanas instalados en un lugar que debiera estar protegido por ser el primer humedal urbano de la región. No obstante, había destrozos y mucho basural, se quejaron algunas agrupaciones.

Un río es un río. Un bosque es un bosque. Un humedal…depende. Lamentablemente. En la región así pareciera. En La Serena, con el Río Elqui, el primer humedal urbano de la región.
Hace un tiempo fueron los vehículos que se internaban en las dunas y arrasaban con el lugar. Ahora fueron los carpistas, que sin saber –o sabían y no les importó- que los humedales son áreas sensibles y que prestan valiosos servicios ecosistémicos, se instalaron a vivir en el lugar.

Esta situación fue denunciada por Rudy Vergara, presidente de la ONG Elqui Verde, entidad que lleva varios años en la defensa de estos sitios, «pero formalizados como dos y si bien no somos los únicos que trabajamos en el sector, nuestra ONG tiene como objetivo el resguardo del humedal del Río Elqui», dice.

Hace dos meses

La queja la realizaron mediante un oficio que entregaron en el municipio como ONG Elqui Verde, pues si bien había solo una carpa donde estaban viviendo dos personas, «el problema mayor fue cuando comenzaron a hacer tira todo nuestro trabajo, que son los cierres perimetrales, con los que realizamos la protección de toda la zona del Pilpilén (ave playera residente que es estrictamente costera), ya que los cercos los utilizaron como leña, mientras que las cuerdas las usaban como colgadores de ropa, es decir que además de todo el basural que estaban provocando, comenzaron a hacer destrozos», reconoce Vergara, mientras Carabineros hacía el desalojo de estas personas.

La molestia de estas agrupaciones radica en que «lamentablemente» no tuvieron respuesta del municipio cuando entregaron el oficio, «lo que derivó en que esta semana hubiera más carpas, tres familias viviendo entre medio de las dunas y como nosotros no teníamos respuesta de parte de las autoridades, tomamos la determinación de hacer una denuncia pública».

Esta denuncia fue realizada hace dos meses, recuerda Vergara, justamente cuando se hizo la formalización mediante un oficio «que personalmente fui a entregarlo a la oficina de parte de la municipalidad para que pudieran reubicar a estas personas, que entendemos están en una situación de calle, pero no tuvimos respuesta y en vez de una carpa con todo el basural que estaban provocando, con todos los destrozos, esta semana había tres familias más».

Sin embargo, cuando se enteraron que había gente instalada hablaron con estas personas «y les explicamos cuál era el motivo de los cercos, que por favor no arrojaran tanta basura, puesto que era una cuestión impresionante la cantidad que genera, pero no hicieron caso y al final tuvimos que hacer las denuncias oficiales, que este lunes se hicieron públicas y con ello, el desalojo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre