Después de años de espera y de haber intentado con otros equipos, ahora se dispone de una cámara hiperbárica en el Hospital de Coquimbo

0
59

La inversión total para la compra instalación y puesta en servicio de la cámara, demandó una inversión del orden de los $ 674 millones.

Con el otorgamiento de la resolución sanitaria por parte de la Seremi de Salud, y cumpliendo los más altos estándares exigidos por el Instituto de Salud Pública, el equipo fue entregado al servicio para recibir las eventuales urgencias, derivadas principalmente por accidentes en inmersiones de buzos.

Al hacer entrega de los equipos, el delegado presidencial, Pablo Herman, reconoció que era «una deuda que teníamos durante años con los pescadores de la región de Coquimbo y con los buzos aficionados, quienes muchas veces tenían que recibir atención y realizarse sus tratamientos en la Quinta región o en otras partes del país».

Es un equipo de alto nivel, con profesionales capacitados y en un espacio acondicionado, «que da cuenta de la importante gestión que realizamos como Gobierno, y por eso valoro el trabajo que realizaron el Servicio de Salud y el Hospital San Pablo de Coquimbo», enfatizó el delegado.

En este sentido, Edgardo González, director del Servicio de Salud Coquimbo, destacó que es «un gran logro para una región que tiene más de 400 kilómetros de costa, muchas caletas y gran cantidad de derivaciones de pacientes a la Quinta región».

Ahora se ganará en oportunidad y también en calidad, porque es un equipo de alta factura técnica, con profesionales muy bien formados, «así que es una buena respuesta que va a tener la región frente a este problema, que era muy frecuente acá», señaló.
El nuevo recinto, de 260 mts2 construidos, que alberga la cámara hiperbárica, además cuenta con equipamiento médico e industrial, el cual tuvo una inversión que ascendió a más de 674 millones de pesos, financiados a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional y por recursos sectoriales provenientes del Ministerio de Salud.

Germán López, director del Hospital San Pablo, destacó el arduo trabajo realizado por todos los equipos del recinto de salud porteño para la concreción y puesta en marcha de la cámara. Un hito que da cuenta que «este es un proyecto muy importante para nosotros, ya que nos permitirá dar una mejor respuesta a las necesidades de la comunidad y entregar una atención oportuna en caso de accidentes por descompresión».

Nueva Unidad de
Medicina Hiperbárica

Este moderno equipo no solo cuenta con tecnología de punta y altos estándares de seguridad, sino que también con un staff de profesionales altamente capacitados y formados en el área, integrado por dos tender, o buzos entrenados, y con experiencia para ingresar a la cámara y entregar soporte de salud al paciente; un operador/mantenedor de la cámara hiperbárica y de equipamiento industrial, y un médico jefe con formación y capacitación en baromedicina.

Precisamente el Dr. Paulo Aravena, con especialidad de médico anestesiólogo y líder del equipo, precisa que «la cámara hiperbárica tiene dos grandes funciones según las enfermedades. En el caso de los buzos, nos permite disminuir las burbujas o secuelas que se produjeron mediante el uso de oxígeno en alta presión; en otras enfermedades su función es principalmente administrar oxígeno a altas presiones, lo cual ayuda a disminuir procesos inflamatorios y a mejorar la circulación.»

Es por lo anterior que el equipo iniciará su funcionamiento «con atenciones de urgencia, obviamente con la enfermedad descompresiva, también tratando el embolismo gaseoso, que son burbujas de aire que cortan el flujo sanguíneo hacia algún lugar, y algunos pacientes que lo requerían y que padezcan intoxicación por monóxido de carbono», concluyó el especialista.

El seremi de Salud, Alejandro García, quien también visitó el dispositivo, destacó la utilidad y necesidad de contar con este equipo y aprovechó la oportunidad de hacer un llamado a los buzos, «a que sean prudentes, que respeten las normas, que lleguen a cierta cantidad de profundidad y que respeten el tiempo de buceo. Mi llamado como seremi de Salud es a la prevención. El llamado principalmente es a los buzos a que se cuiden y que respeten las normativas», puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre