El «Cutu» vuelve al puerto de la mano de sus hermanos y amigos

0
305

«Suite Baile Chino», se llama la obra que presentará CutusClan este viernes en el Centro Cultural Palace, pieza musical que fue el último registro en estudio del extinto trom-petista coquimbano.

Una maravillosa fusión de sonidos, que nos trae de vuelta el virtuosismo del gran Cristián Cuturrufo, es la que presentará CutusClan con su obra musical «Suite Baile Chino», este viernes 5 de mayo a las 19:30 horas en el Centro Cultural Palace, recinto donde se unirá el sonido de las flautas y tambores de los Bailes Chinos de Andacollo, la interpretación de instrumentos convencionales del jazz y la improvisación (gracias a la tecnología) de la trompeta irremplazable de Cristián.

Esta producción musical fue el último registro en estudio de grabación de Cristián Cuturrufo, donde sus hermanos, amigos cercanos y destacados músicos, grabaron temas compuestos por Rodrigo Cuturrufo, inspirados en las sonoridades ancestrales y la improvisación de jazz de Cristián. «Suite Baile Chino», una fusión se sonidos arcaicos, jazz, samples y loops sobre un escenario.

Para el coordinador del Departamento de Cultura de la Municipalidad de Coquimbo, Hugo Prado, esta es una instancia para reconocer el legado de grandes músicos de la comuna. «Este viernes está de aniversario Coquimbo, y no hay mejor forma de celebrarlo que escuchando música de artistas coquimbanos. ‘Suite Baile Chino’ nos trae de regreso al gran Cristián Cuturrufo, a sus hermanos y amigos, con fusiones propias de nuestro norte chico. Los invitamos a todos, es un panorama gratuito imperdible para los amantes de la cultura».

El músico Rodrigo Cuturrufo convocó a la comunidad para participar de este gran espectáculo. «Los invito a presenciar un hermoso concierto del CutusClan, el Clan de los Cuturrufo, donde vamos a presentar la obra ‘Suite Baile Chino’ que mezcla la música de los bailes chinos de Andacollo, el jazz, la música electrónica y los sonidos de nuestro querido hermano, que ya no está con nosotros pero que sigue presente, como es Cristián Cuturrufo, con el sonido de la trompeta por el sistema sampler».

Para este trabajo se reunirán músicos regionales, nacionales e internacionales, que compartieron grabaciones con Cristián en este disco, quienes se sienten parte de la familia musical del artista fallecido el 19 de marzo de 2021 a raíz de complicaciones del Covid-19.

Como la gran figura del jazz surgida en los ’90, el trompetista Cristián Cuturrufo estableció su nombre y un prestigio en la escena, aplicando un honesto y muy sólido revisionismo de la música bebop a través de sus grandiosas dotes de solista e improvisador. Cuturrufo supo asimilar este lenguaje venido desde Nueva York e imprimirle un carácter chilenísimo a su música, hecho que finalmente lo llevó al estrellato.

Siendo niño se inició en la música en su Coquimbo natal, a través de la influencia de su padre, el acordeonista Wilson Cuturrufo, cabeza de una familia de intérpretes vinculados a las tradiciones musicales del puerto y de las fiestas populares de la región. Tras participar en una serie de agrupaciones locales, Cristián comenzó una formación académica y técnica como trompetista docto en la Universidad Católica, donde integró el grupo de cámara Ensamble Gabrieli entre 1991 y 1993. Poco después, algo aburrido de la doctrina y el rigor académicos, viajó a Cuba para profundizar sus estudios de música popular, ritmos afrocubanos y jazz, inspirado en los solistas que siempre le habían quitado el sueño: Fats Navarro, Dizzy Gillespie y Arturo Sandoval.

Su carrera como líder de quintetos se extendió hasta bien entrados los años 2000, con la grabación de discos latin jazz (Latin jazz, 2002) y bebop (Recién salido del horno, 2003) y apariciones como trompeta solista en orquestaciones swing con The Universal Orchestra (Concierto sabor a jazz, 2004) y con El Farol Big Band (Llegando al puerto, 2006), antes de unirse al pianista de la vieja guardia Valentín Trujillo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre