El tongoyino Raúl «Medusa» Varela se luce con tatuajes a futbolistas: «Empecé pintando al barbero de los cabros, ahora los tatúo a ellos»

0
396

Nacido en Tongoy hace 40 años. Raúl Varela es conocido por ser uno de los tatuadores más importantes de la zona. Dice que a pesar del largo camino que le ha tocado para vivir para hacerse un nombre, mira para atrás y está orgulloso de lo realizado. «Los jóvenes de nuestra localidad están destinados a trabajar en el mar, es como que no existieras si no eres pescador. Creo que cumplí mi sueño de ser artista, de ser alguien reconocido en una pega que antes era desconocida, pero que ahora se ha convertido en todo un boom»

Desde que estaba en el liceo en Tongoy, sabía que su destino sería distinto al de los demás. Amante de la música rock, su melena lo delataba. «Me pusieron medusa en el colegio debido a mi pelo, y es que me gusta mucho ese estilo de música, esa fue mi onda toda la infancia, y bueno, hasta hoy».

En ese contexto fueron las revistas del género una gran base para explicar su amor por el mundo de la ilustración en la piel. Ese medio era quizás la única chance para un provinciano de interiorizarse más de sus ídolos.

«En ese momento comencé a apasionarme con el mundo de los tatuajes, ya que podía ver los dibujos que tenían los integrantes de mis bandas favoritas, como Slash, Guns N Roses, Metallica… entonces llegaba a mi casa y comenzaba a copiar los dibujos».

Un vecino le mostró por primera vez una máquina tipo hechiza de tatuar, la que terminó siendo su inspiración. A los tres días ya estaba aprendiendo a manipularla, y con la ayuda de un tío todo fue más fácil.

No obstante, la pasión del tatuaje la tuvo que poner una pausa tras la llegada de su bebé.
«Fui padre muy joven, por lo que mis responsabilidades cambiaron. No podía haber pensado en ese tiempo en seguir esta carrera, porque había que llevar el pan a la mesa y evidente que no alcanzaba. Ahí comienza la problemática, la disyuntiva más grande de mi vida, que te hace pensar miles de cosas. Pero hice el camino largo, fui paciente y esperé mi momento, creo que todo pasa por algo».

La vida le entregó un hijo pero le estaba quitando el oficio que había soñado. La evolución se demoró una década. Costó, pero se logró, cuenta con el pecho inflado.

«Volví a tomar una máquina y no la solté más, comenzaron a llegar las redes sociales y supe de inmediato que no podía volver a dejarlo. Se estaba dando todo para poder hacer más rentable el oficio. Logré ir a Santiago a comprar mi primera máquina, recuerdo con nostalgia eso todavía, me costó 40 lucas».

Hoy la rompe con meduzza_ tattoos en Instagram. Tiene 20 mil seguidores. Hace frases típicas que no salen más de 25 mil pesos, pero si usted desea agendar algo más elaborado, como un retrato, la cifra puede llegar a $ 200 mil.

«Mi apodo en el colegio la aproveché como marca, tenía que sacarle ventaja, aun cuando niño no me gustaba mucho el sobrenombre».

Con el tiempo comenzaron a llegar las primeras condecoraciones. «Fui hasta Arica y gané una convención de tatuadores, obtuve el primer lugar y sin duda que eso marcó un antes y un después, pues sabía que podía escalar e instalarme en el rubro, y que en definitiva podía ver esto como un empleo donde ganar dinero y mantener a mi familia».

Uno de sus clientes más comunes es Herald, peluquero de la zona, conocido en el rubro por hacer los cortes de pelo a los futbolistas más famosos de La Serena y Coquimbo, como también a otros cracks del balompié local. Fue él quien pasó el dato a los deportistas sobre el talento del Medusa con la tinta.

«Así se fue corriendo la voz y venían los niños del fútbol a tatuarse. Yo no soy mucho de fútbol, pero te vas empapando igualmente de este deporte. Ponte tú, ayer (domingo) Mathias Pinto, de Ñublense, hizo un gol y mostró a la cámara el tatuaje, lo vi en vivo y eso es bonito, más que mal, uno fue quien lo dibujó».

No solo a futbolistas ha tatuado. Grandes artistas han pasado por su estudio. «Tengo una bonita relación con Claudio García, del grupo Los Miserables (…), he tenido la chance de estar en su casa tatuándolo, esas son las cosas con la que me quedo al final del día, una serie de sensaciones positivas de estar trabajando en lo que amo, y haciendo mi pega de manera profesional», cerró el artista de la maquina tatuadora tongoyina: Meduzza_tattoos en instagram. «Agenden sin miedo», dice.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre