En 12 meses sube en un 600% capacidad de respuesta para atender a los pacientes más graves

0
57

Hace un año, cuando se confirmaban los dos primeros casos de Covid-19 en La Serena, la región tenía solo 22 camas UCI, mientras que ahora, en plena segunda ola, las unidades para pacientes en estado crítico sobrepasan las 130, gracias a un trabajo coordinado del Servicio de Salud, comenta su director (s) Edgardo González, quien da su mirada de estos 365 días viviendo en pandemia.

El pasado jueves se cumplió un año desde que confirmaran los dos primeros casos de Covid en la región, lo que era en su momento una enfermedad media desconocida, un periodo en que la Red Asistencial de la región era muy distinta, «para comenzar, contábamos con 22 camas de Unidad de Paciente Crítico (UCI) para atender a los pacientes de mayor gravedad, un número que hoy, gracias al enorme esfuerzo de los funcionarios de los hospitales y de la clínica Red Salud Elqui, hemos logrado incrementar a 133, la cifra más alta que ha alcanzado la región» señala Edgardo González, director (s) del Servicio de Salud.

«Esto es algo que nos enorgullece a todos como Red y a mí como funcionario público, ya que he visto en terreno como los equipos han dado su 100% para poder dar respuesta clínica a los pacientes y así hacer frente a la pandemia», añade.

Por otro lado, hace un año la región de Coquimbo no contaba con laboratorios de biología molecular para el procesamiento de muestras, lo que hizo que con la llegada del virus los test PCR debían enviarse a analizar a San Felipe. Actualmente, y gracias a los esfuerzos de privados y del Servicio de Salud Coquimbo, es posible contar seis recintos, cuatro de ellos de la red pública, ubicados en distintas zonas de la región: Hospital de Illapel, CEAZA-Hospital de La Serena, Hospital de Coquimbo y Hospital de Ovalle. Así, la región pasó de procesar 150 exámenes de PCR a una capacidad total de más de 3.200 muestras en esta alianza.

«A un año de que se confirmaran los dos primeros casos, podemos decir que el hito más importante fue la vacunación de 8.300 funcionarios de salud de los nueve hospitales de la región, SAMU, Atención Primaria de Salud, Mutual de Seguridad y la Clínica Red Salud Elqui, quienes de forma voluntaria accedieron a vacunarse contra el Covid-19, inmunización que les permitirá continuar en la primera línea de atención de las personas afectadas por la pandemia», agrega.

Aprendizajes de la pandemia

«Nuestras rutinas han cambiado, nos acostumbramos al uso diario de la mascarilla, a mantener la distancia física y a lavar constantemente nuestras manos. Y si bien hay un gran número de personas que sigue y respeta esta nueva realidad, con mucha decepción vemos que aún hay muchos que hacen caso omiso a estas directrices», dice.

Y agrega que «por eso considero que el mayor aprendizaje que como sociedad hemos tenido con la llegada del virus, es la solidaridad. De nada sirve cuidarnos nosotros si nuestros vecinos no se cuidan ni respetan las medidas preventivas. Esta pandemia es algo que solo podemos controlar si estamos unidos».

La última cama o
el último respirador

En los últimos meses, la red asistencial ha experimentado un alza en el número de hospitalizados por Covid-19, lo que ha traído consigo la necesidad de un esfuerzo aún mayor para hacer frente a la pandemia en la región, «al igual que en la primera ola, como Servicio de Salud Coquimbo hemos trabajado en la complejización de camas, pasando el año 2020 de 22 a 87 camas UCI, pudiendo así hacer frente a las necesidades clínicas de nuestros pacientes», explica González.

Y agrega que «hoy, dado el aumento de la demanda de hospitalización, continuamos trabajando en ello, y actualmente podemos decir que hemos logrado llegar a las 133 camas UCI. Es decir, en 12 meses subimos un 600% nuestra capacidad de respuesta para atender a los pacientes más graves, siendo incluso una de las regiones que más ha incrementado sus camas UCI. Pese a lo anterior, esta tendencia de crecimiento no es sostenible de continuar a largo plazo, pues las camas no son infinitas. Por eso, la contención de los casos es imperativa».

Consultado por el debate de la última cama o del último ventilador, aclara que «la región de Coquimbo, al igual que en años anteriores, siempre ha trabajado en red y recibiendo apoyo de la Unidad de Gestión Centralizada de Camas (UGCC), que permite derivar pacientes a otros recintos de salud».

«Así, desde el mes de enero a la fecha, hemos podido evacuar a más de 40 pacientes a recintos de la Región Metropolitana y Valparaíso, ya que esta unidad de gestión de camas funciona como una gran UCI nacional, donde al día de hoy se cuenta con una capacidad total de más de 180 camas», añade.

Comportamiento
de las personas

Consultado por el comportamiento de las personas, comenta que «han sido meses muy intensos, donde sentimientos como el miedo, la angustia y el cansancio nos han acompañado en esta larga lucha. Para nadie ha sido fácil adaptarse a esta realidad, pero hay quienes han hecho grandes sacrificios durante todo este año: me refiero a los funcionarios de salud, que forman parte de una gran cadena asistencial que no ha parado y que continúa trabajando duro para enfrentar el Covid-19 y salvar vidas».

«Es por eso que quisiera aprovechar esta oportunidad para hacer un llamado a ser respetuosos con las medidas preventivas, ya que son manos de vuelta con quienes nos atienden en los centros de salud y que no pueden solos contra el virus», concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre