Eventual cancelación de La Pampilla de Coquimbo abre debate por una «nueva forma» de hacer la fiesta durante los próximos años

0
264

Los 900 millones de pesos destinados en el presupuesto municipal para llevar a cabo la fiesta del año 2021, fueron redestinados hacia la problemática del retiro de basura. Con el evento a la vuelta de la esquina en cuanto a fecha, una crisis sanitaria que no merma y sin los recursos para la organización, la tradicional celebración corre peligro de sufrir cambios significativos en el futuro, pensando en la austeridad y la crisis financiera de la comuna. «Debe ser autogestionable y más de una sola vez al año», sentenciaron algunos miembros del concejo.

Diversas reacciones generó que los recursos que se habían presupuestado para la tradicional Fiesta de la Pampilla, en la comuna de Coquimbo, fueran redireccionados a otros ítems por temas sanitarios.

La modificación presupuestaria, aprobada el jueves por concejales de la comuna puerto, se realizó con el objetivo de firmar un contrato directo para la recolección de residuos domiciliarios. De esta forma la celebración típica, que empieza la primera semana de septiembre, no contará con los $ 900 millones que se tenían en carpeta.

«PAMPILLA
AUTOGESTIONADA»

Si bien el municipio, a través de su nuevo jefe comunal Alí Manouchehri, no ha suspendido la celebración de forma oficial, todo indica que sería cosa tiempo. «Está en evaluación» dijo ayer. La noticia tuvo dispares opiniones en el sector del Empalme.
«No puede ser que otro año nos quedemos sin la fiesta. Yo creo que en dos meses más vamos a estar mejor con esto del coronavirus, es una exageración que no se haga este evento, la Pampilla es Coquimbo», decía Alberto Jeria, mientras leía el diario LA REGIÓN sentado en una banca.

Mientras tanto, Elisa Hernández, se mostró a favor de una eventual cancelación. «Con la cantidad de contagios que tenemos, ¿alguien de verdad piensa que es viable hacerla , cuando se juntan miles de personas?. No, no, por ningún motivo, y además con qué plata, si no hay ni uno», contaba la mujer de unos cincuenta años.

El tema fue parte del debate en el concejo extraordinario que se desarrolló el pasado día jueves. A uno que particularmente le dolió el anuncio fue al concejal Pablo Galleguillos, quien tiene recuerdos de niño asistiendo en familia.De hecho, será el encargado de liderad la comisiónque leva el nombre de la fiesta.

«Como concejo sabemos que la fiesta de La Pampilla es la más grande de Chile, lamentamos que este sea el segundo año consecutivo que no se pueda realizar, pero a la vez estamos de acuerdo con el alcalde y la modificación presupuestaria, para que los fondos sean destinados a problemas grandes, como el tema de la basura y la iluminación. Además está el tema sanitario, se junta mucha gente, por ende no sería prudente poder realizarla en esta ocasión», dijo el joven relator radial de fútbol.

«TODO EL AÑO ABIERTA»

En la misma línea se encuentra el concejal Abraham Schnaiderman, quien señaló que aunque el evento cuente con el clamor popular de la mayoría de los porteños, la medida era irremediable por razones de la pandemia. Agrega que llegó el momento de buscar una «nueva forma de hacer la Pampilla», con nuevas caras y otros objetivos. «Deberíamos cambiar el paradigma que teníamos para organizar esta fiesta hermosa, que es la más espectacular del país en época de fiestas patrias.

Pero actualmente está llena de errores de administración, que espero Alí pueda comandar de la mejor manera para erradicarlas. Obvio que se lamenta otro año sin Pampilla, pero es lo que hay por razones del covid. Hay que buscar un turismo popular rentable, tiene que autofinanciarse», decía el químico farmacéutico.

Por su parte, el concejal Guido Hernández menciona que se debe extender a otras fechas la fiesta, y que se debe aprovechar el lugar a cabalidad. «Tenemos un espacio que parece abandonado muchas veces». En esa línea lamenta la suspensión, pero comprende el fondo.

«Debemos dejar de cargar con el estigma de que la municipalidad pierde plata con La Pampilla. Se pueden aprovechar espacios para hacer un centro cultural. Nosotros en la última Pampilla, recibimos la visita de Alex Hernández, que fue director de televisión y del Festival de Viña.

En la instancia, el hombre propuso hacerse cargo con la transmisión de éste por TV, con tremendas oportunidades en el tema publicitario y todo el dinero que eso puede generar para la comuna, lo importante es que haya gente que busque cambiarle el sentido para siempre a la fiesta más grande Chile.»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre