Fallece hombre herido a bala por carabinero que repelió agresión

0
311

Como Italo Araya Araya, de 30 años de edad, persona con antecedentes penales y presuntamente con problemas de salud del tipo esquizofrenia, fue indentificada la persona que ayer lunes por la mañana murió cuando era atendido en el hospital San Pablo de Coquimbo, al haber ingreso en la tarde del domingo con heridas de bala en el cuerpo.

Según los antecedentes a la vista hasta ahora, esos impactos de bala provenían del arma de servicio de un carabinero, que junto a otros uniformados respondieron al llamado de una familia que se sentía amenazada por Italo.

El sujeto, quien opuso feroz resistencia a los carabineros, amenazándolos con insultos, usando el gollete de una botella y también con un cuchillo, tenía orden del tribunal de no acercarse al domicilio ni a miembros de la familia, por causas de violencia intrafamiliar.

Mientras esa situación de agresión a personas ocurría en calle Irene Freire. Uno de los carabineros que participó, M.M., le hizo varios llamados de atención a firme voz al sujeto,
conminándolo a deponer su actitud agresiva y que se entregara, pero…

De Araya, conocido como «El Colach», se supo que en su niñez perteneció a un baile religioso de Tongoy. Laboraba de forma esporádica en el terminal pesquero local y, algo que deberá ratificar en el informe forense, estaba afectado por aparentes problemas mentales y una adicción a las drogas.

Presuntamente esa condición adictiva era lo que le hacía actuar de forma agresiva en contra de su propia madre y una hermana, con las que vivía.

Por ese estado desquiciado es que las mismas parientes de Araya recurrieron a la justicia, denunciándolo por violencia intrafamiliar. El tribunal le aplicó dos medidas cautelares, consistentes en prohibición de acercarse a su progenitora, a su hermana y a su domicilio.

Este domingo el imputado incumplió ambas órdenes judiciales. Más aun, habría ingresado a su habitación donde empezó consumir licor y a escuchar música a alto volumen, motivo por el que sus familiares, temiendo por su integridad, llamaron -15:50-a la Tenencia de Tongoy, que despachó a un equipo en el radiopatrulla RP-5433 a calle Irene Freire.

Una vez en la casa de las denunciantes, los policías conminaron a Araya a salir de la vivienda, pero el sujeto tomó una botella con la que intentó agredir a los uniformados,
para luego salir a la calle, donde con un palo rompió el parabrisas del carro policial, retornando a la casa en medio de gritos y amenazas.

Parte del procedimiento quedó grabado por vecinos que lo subieron a redes sociales.

Más adelante, dos Carabineros desenfundaron sus armas de servicio estando en la calzada, frente a la casa. En un momento dado, Araya salió amenazándolos con el cuchillo y de nuevo ingresó a la casa.

Ahí uno de los agentes policiales rompió la puerta principal del domicilio de una patada, el «Colach» regresó furibundo de ira con el cuchillo.

LA PDI

Antecedentes aportados por la Policía de Investigaciones dan cuenta que Araya seguía armado del cuchillo cuando habría procedido a abalanzarse en contra del Carabinero M., quien en su defensa le habría disparado en tres oportunidades a la par te baja del cuerpo.

El herido cayó al pavimento, donde fue desarmado y a la vez, rápidamente, se le brindó auxilio. En esa escena se produjeron las típicas discusiones y agresiones verbales a ca-
rabineros.

El prefecto de Coquimbo, coronel Carlos Rojas, informó que los funcionarios que concurrieron al procedimiento actuaron en defensa propia en contra de Araya, el que contaba con 20 causas penales anteriores, ya que intentó agredirlos en tres oportu-
nidades, configurando los ilícitos de daños fiscales, maltrato de obra e intento de homicidio a Carabineros de servicio.

«Inmediatamente este sujeto increpa a carabineros de manera agresiva, quiebra la botella y los amenaza con el gollete de la misma. Carabineros sale del domicilio, y este sujeto, tomando un elemento contundente, destruye el parabrisas del radiopatrulla que se encontraba estacionado en las afueras y extrae un arma blanca, con la que ataca alevosamente al personal de Carabineros. Entonces uno de ellos, necesariamente y en
legítima defensa, tuvo que hacer uso de su arma de servicio».

Remarcó que los policías le brindaron los primeros auxilios a Araya, «los carabineros trasladaron al herido hacia el consultorio de Tongoy, solicitando la ambulancia que final-
mente lo traslado al hospital de Coquimbo».

Como es fácil imaginar, los comentarios en redes sociales fueron diversos. Sin embargo los más repetido apuntaban a la necesidad de hacer más control por el tráfico de drogas, que según los vecinos es vendida por personas con domicilio conocido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre