¿Qué pasa con las familias que viven cerca de la toma de la Rinconada?

0
319

Hasta el día 14 de enero de este año, los vecinos del sector de La Rinconada-El Sauce en Coquimbo vivían con relativa tranquilidad. Sin embargo sus vidas dieron un giro, pues a solo a metros de ellos, en la parcela 134, se instaló una toma que hasta hoy les sigue dando problemas.

Y es que los vecinos deben aguantar insultos y malos tratos de parte de los que se apropiaron de estos terrenos aledaños, lo que les ha provocado a algunos hasta problemas de salud.

La presidenta de la Junta de Vecinos de La Rinconada-El Sauce, Elena Varela, explica que quienes viven más cerca de la toma «tienen problemas de salud mental, como estrés, algunos están yendo con psicólogos y este martes una vecina sufrió un derrame ocular».

En específico, la vecina que sufrió el percance en su ojo pasa cerca de «la toma a diario, es una adulta mayor, quienes están con bastante temor porque no pueden defenderse, cualquiera los puede asaltar. Hace unas noches asaltaron una casa y ha habido asaltos a vehículos».

Y es que, además, esta señora ya mayor «vive frente a la toma», aclara el también vecino Matías Maureira, y agrega que la vecina «pasa todos los días en la mañana y en la tarde por delante, porque va a cuidar a otro adulto mayor que vive cerca. Y le gritan cosas, la insultan y la amenazan, por lo cual el derrame ocular fue a causa de una situación de estrés, así que fue bastante serio y ahora tuvo que ir con un médico».

Actividades
delictuales

Según Maureira, ha habido un «aumento exponencial de la delincuencia en los últimos meses, desde que llegó la toma. De hecho, la semana pasada trataron de tomarse una casa en el sector de la parcela 134 y estas personas huyeron cuando llegó Carabineros junto a Seguridad Ciudadana».

Elena Varela señala que, a propósito de este aumento de la delincuencia, «los vecinos más cercanos de ahí viven aterrorizados por los problemas que existen».

Incluso, reconocen que «hay fiestas y tráfico de drogas, por lo que se ha recabado, y todos los fines de semana hay ruidos y escándalos. Tenemos todas las cosas filmadas, hemos tenido muchos robos, aumentaron los delitos en el sector, así que de verdad que estamos muy preocupados», añade.

A eso le suman los problemas de insalubridad, «porque ahí no hay poza séptica, la basura la dejan ahí mismo, incluso hubo una plaga de ratones gigantes hace poco. De verdad que tenemos muchos problemas, sobre todo de inseguridad», recalca.

Llamado a
autoridades

Asimismo alerta a las autoridades y advierte que «necesitamos que el delegado Presidencial Rubén Quezada se ponga las pilas de una vez por todas con el tema de la seguridad. Acá los vecinos tienen problemas de salud mental producto del temor a la delincuencia y además problemas de salubridad».

Explica que «en dos ocasiones hemos tenido conversaciones con él, pero falta más compromiso de la Delegación, porque ellos son los que están a cargo de la seguridad. De ser un lugar tan tranquilo, pasamos a ser un lugar en total abandono y de lo más inseguro».

Por otro lado, hace notar las buenas gestiones de la municipalidad e indica que «la alcaldía a nosotros nos ha apoyado desde el día uno, el alcalde se ha portado un siete con nosotros».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre