Familia consternada: A puñaladas sujeto mata a mujer en Alfalfares

0
2610

Como Camila Rojas, de 29 años, fue identificada la víctima de su vecino, un sujeto de 40 años con antecedentes, quien ingresó a su domicilio y le propinó múltiples estocadas en el cuerpo y rostro. El hecho fue presenciado por las hijas de la dueña de casa, de nueve y cinco años, resultando esta última también herida. Presunto homicida se entregó y confesó el crimen cuyas causas están siendo investigadas.

Había sido una noche movida en la Primera Comisaría de La Serena, tras la concurrencia por el homicidio en Cerro Grande. La lógica indicaba que no pasaría nada más, sin embargo, contra todo pronóstico el destino haría que este miércoles fuera uno de los más trágicos en la capital regional, tiñéndola de sangre con dos asesinatos el mismo día.

Desgraciada sorpresa

Eran cerca de las 08.00 de la mañana cuando, acompañado de algunos familiares, un hombre en evidente estado de ebriedad o bajo el efecto de alguna sustancia se presentó en el cuartel policial de La Serena. Estaba sucio, a mal traer y con la mirada perdida. Quería hablar con los oficiales, quienes, sorprendidos por la presencia del sujeto, lo recibieron y escucharon lo que tenía que decir. En ese momento pasarían de la incertidumbre a un nuevo hecho que investigar, ya que el individuo les indicó que durante la madrugada había cometido un brutal crimen.

Estremecedor relato

El relato y la frialdad del sujeto habrían sido estremecedores. Sin demostrar emoción alguna, contó a los uniformados que había ingresado al domicilio de una mujer y le había dado muerte con un arma corto punzante, sin entregar más detalles.
De inmediato Carabineros activó los protocolos para verificar o descartar lo que el hombre acababa de confesar. Claro, en las condiciones en las que se encontraba no se podía dar crédito a su relato. Primero se le realizó el respectivo control de identidad al presunto homicida, y se determinó que el ciudadano chileno de iniciales F.J.N.I. tenía antecedentes penales.
Se mantiene en la comisaría retenido mientras los uniformados realizan la búsqueda en hospitales y diversos lugares para constatar si existía algún antecedente de que una mujer de nombre Camila Constanza Rojas Ayala, de 29 años, la eventual víctima, había hecho ingreso, pero no encontraron nada.
Sin embargo, en horas posteriores recibieron una fatídica llamada. Desde Alfalfares una voz femenina alertaba que había encontrado a la joven fallecida al interior de la cabaña en que residía. Quien daba el aviso era nada más y nada menos que la propietaria de la parcela 36 en la localidad antes mencionada.

En el lugar

Al concurrir al sitio del suceso, los policías constataron que efectivamente en el lugar se encontraba el cadáver de la mujer con diversas heridas. Tras ello dieron cuenta a la Fiscalía, desde donde dispusieron la concurrencia de la Brigada de Homicidios de la PDI, quienes realizaron las diligencias instruidas por el Ministerio Público.
Una vez constituido, personal de la PDI procedió a realizar la inspección del cuerpo, el que al reconocimiento externo presentaba múltiples heridas cortantes tanto en el cráneo como en el cuello, la cara y el tórax. Es decir, habría existido ensañamiento. Además se pudo establecer que la data de muerte era de aproximadamente ocho horas, lo que da cuenta de que el victimario no se presentó inmediatamente a confesar el crimen, el que, como si fuera poco, presenciaron las dos hijas de la víctima, de cinco y nueve años. La menor de ellas también resultó lesionada con la misma arma con la que asesinaron a su madre.

Posibles causas

Todavía no es posible confirmar ni descartar ninguna hipótesis respecto a los motivos que tuvo el sujeto para dar muerte a Camila Rojas, y se especula desde un crimen pasional, por una eventual obsesión del sujeto con la mujer, hasta un arrebato de locura por posibles problemas mentales del agresor. Aquello es materia de investigación por la PDI.
Lo que sí se sabe, es que tanto víctima como victimario se conocían previamente, ya que ambos arrendaban cabañas en la misma parcela en Alfalfares.
Camila, habría llegado junto a su pareja y sus hijas desde Concepción a vivir a la zona, y cuando ocurrió el macabro hecho, su conviviente, quien trabaja en minería fuera de la zona, no se encontraba en la residencia, sino que precisamente realizando sus labores. Sin embargo, durante la mañana de ayer se le dio aviso, por lo que habría llegado de urgencia y por supuesto se encuentra consternado, tal como toda la familia de la víctima y la comunidad de Alfalfares, donde los vecinos señalan que «este es el hecho más trágico que hemos tenido acá. Por respeto a la familia preferimos no referirnos en detalle a lo ocurrido, pero esperamos que cosas como esta no sigan ocurriendo», precisaron.
Consultada la dueña de la propiedad, señaló que tanto Camila como su pareja eran personas tranquilas que habían llegado desde el sur a buscar una mejor vida y que nunca habían tenido problemas con nadie. Respecto al residente confeso del homicidio, precisó que no tenía mayor contacto con él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre