Familia de joven desaparecido cubre más de 12 kilómetros a la redonda buscándolo

0
179

Este jueves se tomaron la carrera a la altura del kilómetro 73, para no sólo exigir justicia para Gary Yáñez, joven que lleva 16 días perdido desde que salió de su casa en la comuna de Monte Patria, sino también «para que comiencen a buscarlo, para que comiencen a llamar testigos, a buscar pruebas…».

Cerca de 50 personas, entre ellos niños, se instalaron en la ruta D-55, a la altura del kilómetro 73, y bloquearon por completo la ruta impidiendo el paso de automóviles y personas. ¿El motivo? Que se aceleren los tiempos de investigación por el joven Gary Yáñez (21), desaparecido hace 16 días de su hogar en la comuna de Monte Patria.

Carteles con la consigna: «justicia para Gary Yáñez» y gritos pidiendo personal policial para su búsqueda, fue lo que ayer se escuchó con fuerza en el sector de Las Ruinas, hasta donde llegó la familia del joven y vecinos, la comunidad en general, quienes más han colaborado en la búsqueda.

«Esta movilización la hicimos no solo para agilizar el proceso de búsqueda, sino para que se inicie, para que comiencen a buscarlo, para que comiencen a llamar testigos, busquen pruebas», dice Judit, la hermana mayor.

La última que vieron a Gary fue el miércoles 8 de diciembre en la tarde, después del trabajo, cuando llegó a la casa y conversó un rato con su madre, Juana Ogalde.
«Conversamos, se bañó y me dijo que se iba a acostar un rato, y desde entonces no lo hemos vuelo a ver. Lo extraño es que pensé que se había ido a trabajar, porque el jueves por la mañana no encontré su mochila», dijo hace unos días.

A 15 días de esa tarde, nada se sabe. Por eso el malestar de la familia, de su hermana. Y también preocupación, porque pese a que el rastreo ha sido intenso, hasta ahora nada los ha llevado a una buena noticia.

«Carabineros del retén El Palqui tomaron el caso, a quienes se les entregó toda la información que se poseía en ese momento, especialmente respecto a las últimas personas -testigos- que estuvieron con él, hasta qué hora, todo. Cuando lo tomó la SIP, no tenían ningún reporte de nada, jamás existió registro de la información que poseían, y cuando lo dejó la SIP y se lo llevaron a la Brigada de Homicidios, la SIP tampoco hizo un registro de nada».

Llamen al fiscal

Pese a las obligaciones de cada uno, en cada tiempo libre que tienen salen en su búsqueda. Examinan cada lugar donde pudo haber estado el joven que, al momento de su desaparición, trabajaba en los parrones, en la agricultura.

«Esto es negligencia, lentitud, ya que hemos sido la familia y la comunidad quienes han buscado. Hemos recorrido cerca de 12 kilómetros a la redonda y hemos encontrado pistas, pruebas, las que fueron entregadas a las policías», reconoce su hermana.

Su madre esperaba que la ayuda también llegara con perros especializados para que el rastreo sea mucho más eficiente, a lo que Judit comentó: «Claro que es más fácil rastrear, pero si no existe una investigación no hay un punto de partida, y como no existe un punto de partida, no puede haber perros de rastreo, además que la región no posee estos animales, sólo están en Santiago…».

Los signos de amargura son evidentes. Y era que no, si advierte Judit que la situación les «molesta», pero aún más «la lentitud en su búsqueda».

Al final, dice que todos se preguntan, cuando las personas se pierden, «quiénes son los responsables y encargados en buscarlo, o a qué o cuáles personas se debe acudir. Pero lo primero que nos dicen es llamen al fiscal, como si el fiscal estuviera en el contacto de teléfonos de nosotros. La verdad es que no sabemos a quién dirigirnos, a quién pedirle ayuda. Lo peor es que nos patean: que Carabineros, que la PDI, que la Bicrim… y así, ¿me entiende?».

Justamente esa indignación hizo que ayer, desde las 7:25 de la mañana, salieran de sus hogares para tomarse la ruta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre