«Nos sentimos frustrados al no poder salir por falta de ambulancias…»

0
48

Personal de salud del hospital elquino se ha visto en la necesidad de manifestarse debido a la falta de móviles para salir a las urgencias. «Cuando han sucedido muchos casos de accidentes, bomberos ha tenido que ir a los rescates», afirman.

Una persona convulsiona en el terminal de buses de Vicuña y no hay ambulancia para socorrerla. Fue el martes 25, y en adelante manifestaciones por parte de los funcionarios de salud en la misma comuna y ayer, frente a la intendencia.

Lo de aquella jornada es la triste realidad que vive la comuna elquina y otras varias más en la región: la falta de vehículos es una señal inequívoca de la crisis hospitalaria que ha dejado al descubierto la pandemia.

Y así lo manifestaron los propios funcionarios del hospital San Juan de Dios de Vicuña, quienes lamentaron esta situación, «porque ha traído eventos riesgosos para la población y para los propios funcionarios».

Pero los problemas no comenzaron esta semana, sino mucho antes, y cuyo evento cúlmine fue el día 20 de mayo, cuando falló la última ambulancia operativa, y desde entonces dependen de móviles del DESAM (Departamento de Salud Municipal) y de Bomberos.

Eventos riesgosos

Hechos que han dejado en evidencia la carencia de la red y que ha traído sucesos riesgosos, como lo que pasó el 11 de mayo cuando una paciente postrada con traslado requerido a Santiago, debió ser movilizada en camioneta por la ausencia e imposibilidad de conseguir una ambulancia.

Cinco días después, la tardanza por conseguir una ambulancia para ir en ayuda de un paciente inconsciente en su domicilio, hizo que el personal enfrentara amenazas de agresión y ser expulsados del lugar, tras realizar la constatación del fallecimiento.

El mismo 16 de mayo, el único móvil operativo en proceso de ser dado de baja por año de fabricación y con varios desperfectos, acude a una llamada de un paciente con un paro cardiorespiratorio. Al llegar al hospital la puerta trasera de la ambulancia no se abre y el paciente debe ser bajado por la puerta lateral en sabanillas, debiendo paralizarse por unos segundos las maniobras de RCP.

El 24 de mayo un paciente debe acudir a evaluación al Hospital de La Serena, pero no puede ser realizada por falta de vehículo, cancelándose su hora de atención.

«Esto se está presentando hace un tiempo y hasta el momento sólo nos dan promesas. Lo que estalló es que no tenemos ambulancias en la comuna, cuando han sucedido muchos casos de accidentes, bomberos ha tenido que ir a los rescates», señala Jordana Macid, dirigenta de Fenats Vicuña.

Agrega que «de las cuatro ambulancias que tenemos, dos están de baja y las otras dos con problemas de motor, así que se ha conseguido en el Cesfam de Vicuña y de Paihuano, pero no es lo correcto».

Lo que les complica, además, es que «cuando compañeros han llegado de forma lenta a los hogares, en varias ocasiones nos han apedreado, porque la gente no sabe que no contamos con ambulancias y por eso la movilización, pues ya estamos cansados».
Rosa Cox, también de Vicuña, llegó en representación de sus compañeros, especialmente del área de servicio de urgencia, donde están desarrollando un esfuerzo sobrehumano para poder cumplir con nuestra comunidad. ¿Sabe? Mis compañeros se sienten frustrados al no poder salir a los llamados de SAMU por falta de ambulancias, y por eso debemos recurrir a la municipalidad de Vicuña y Paihuano para cumplir con la gente…».

Karina Espinoza, presidenta regional de Fenats, volvió a lamentar la situación, explicando que la precaria situación y su carencia de soluciones los deja en un escenario complejo y muy desfavorable.

«Las ambulancias en toda la región no están en las condiciones para seguir enfrentando la pandemia, esta crisis que tenemos y el aumento de los casos diarios. Lo que sucedió en Vicuña también golpeó a los hospitales de Salamanca y Combarbalá, así que volvemos a fojas cero y ahora la crisis se nota y tenemos cómo demostrarlo».

No obstante, cuenta Espinoza que «lo lamentable es que explotó hacía la comunidad, así que nuestra intención es hacer partícipe a la comunidad, y que ellos de una vez por todas se den cuenta de que no es problema de los funcionarios ni de los hospitales, sino que el problema es del mismo gobierno».

Recordar que a raíz de lo ocurrido en Vicuña, la Fenats supo que el proyecto de las ambulancias, que para fines de este año tendría un parque de 18 vehículos nuevos, finalmente se había bajado, «así que no hay ambulancias y los hospitales y la atención primaria permanecemos con la necesidad de ellas, más aun en la crisis en que nos encontramos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre