Notable baja de caudales fluviales en el valle de Elqui

0
568

Con preocupación habitantes de Paihuano y Vicuña ven la notoria disminución de los caudales de los ríos Claro y Elqui en las últimas semanas.

El Río Claro ha presentado una importante baja del vital elemento, a tal punto que casi se ha secado al no escurrir agua y sólo registrar algunos pequeños charcos en el área de su desembocadura al Río Elqui, sector Rivadavia.

Incluso un astrofotógrafo de Pisco Elqui publicó una fotografía captada por un dron para mostrar que la baja del cauce fluvial sería provocada por el excesivo consumo por parte de empresas agrícolas, afirma.

Además, varios vecinos han señalado que esta merma sería causada, en parte, por la sustracción del agua en forma ilegal.

En tanto, el Río Elqui ha experimentado el mismo problema en todo su trayecto, llegando a convertirse en una pequeña acequia en el sector El Tambo, casi en la desembocadura al embalse Puclaro.

También atribuyen esta situación al abuso del recurso hídrico por parte de las empresas agrícolas, que tienen enormes cultivos frutales, y al aumento en la construcción y funcionamiento de pozos subterráneos en dichas empresas y de particulares que han adquirido parcelas de agrado en las cercanías del río.

Hay elquinos que reconocen que el estado escuálido de los ríos se debería a la total escasez de nieve en la cordillera y a la falta de precipitaciones; un panorama que es fiel reflejo de la grave sequía que vive nuestra región hace ya quince años.

Ante esta justa preocupación se han levantado voces que exigen una preocupación y una intervención de las autoridades locales y de los organismos competentes, por ejemplo de la DGA y de la Junta de Vigilancia del Río Elqui y sus Afluentes para que se desarrolle una mayor fiscalización en el uso de los cauces fluviales.

Asimismo, plantean la necesidad urgente de implementar de una campaña educativa más intensiva hacia la comunidad respecto del buen uso del agua en los hogares. Además, proponen que las autoridades y las directivas de los canales busquen la forma de evitar los contínuos rebalses de las acequias que atraviesan la ciudad de Vicuña, a fin de evitar el desperdicio del vital elemento. En tal sentido, también plantean que la empresa sanitaria Aguas del Valle, acelere su plan de reposición de las antiguas tuberías de asbesto en la ciudad de Vicuña, por las tuberías de PVC, ya que las actuales son muy antiguas y sufren permanentes fatigas de material, rompiéndose en varios puntos de la ciudad e incluso en varias ocasiones en el mismo lugar, provocando que se pierdan cientos de litros de agua no sólo por la rotura sino además cuando la tubería es reparada y se abren los grifos. «Es urgente que la empresa cambien en el corto y mediano plazo la antigua tubería en toda la ciudad y que el agua que se pierde sea entregada a los vecinos para regar sus jardines o al Cuerpo de Bomberos y a la Municipalidad para que llenen sus carrobombas y camiones aljibes», indicó un dirigente vecinal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre