Playas de la zona serán foco de investigación científica

0
127

Académicos de la Universidad Mayor vigilarán los cambios en la costa para comprobar la pérdida de la playa debido a la erosión. Los vecinos podrán aportar con fotografías del área costera tomadas con sus celulares. Entre las playas estudiadas están La Serena y Guanaqueros.

Una nueva red nacional de monitoreo de la costa chilena se pondrá en marcha con datos sobre playas de la región de Coquimbo, que serán analizados por un grupo de científicos del Centro de Observación de la Tierra de la Universidad Mayor.
Los académicos, quienes también incluirán en su análisis playas de la región de O’Higgins, desarrollarán un servicio web para monitorear los cambios en la costa, usando datos satelitales de observación de la Tierra y herramientas de inteligencia artificial.
Las playas de la región de Coquimbo que se estudiarán son La Serena, La Herradura, Guanaqueros, Playa Grande de Tongoy, Playa Amarilla, Conchali, y Los Vilos. En tanto, en la región de O’Higgins las playas involucradas en el análisis son Matanzas, Rapel, Puertecito, Topocalma, Pichilemu, Cahuil y Bucalemu.
El proyecto sigue la exitosa implementación del sistema denominado Moncosta en la región de Valparaíso, donde el grupo científico comprobó la perdida generalizada de playas debido a la erosión en más del 90% de la zona en estudio. Además descubrieron que en algunas playas, entre ellas Algarrobo, Cartagena y Santo Domingo, existen tasas de erosión de hasta 4,5 metros por año.
El análisis permitirá «establecer las tasas de erosión, áreas críticas, áreas vulnerables y la proyección ante escenarios de cambio climático», detalló Waldo Pérez, director del Centro Hémera.
Idania Briceño, directora del proyecto, agregó que «la plataforma Moncosta entregará valiosa información en forma gratuita a las autoridades regionales y municipales, que permitirá tener una visión actualizada de los litorales para tomar decisiones basadas en datos científicos que contribuyan en la ordenación y gestión integrada de áreas costeras».
Los visitantes de las playas también podrán aportar al estudio con fotos del borde costero captadas a través de las plataformas CoastSnap que serán instaladas por el equipo de investigación.
La geógrafa agregó que la información aportada por la ciudadanía será fundamental para el proyecto, «que tiene dos escalas fundamentales de monitoreo, la primera a partir de imágenes satelitales, que da un contexto regional, y la segunda a escala local a partir de CoastSnap».
Briceño destacó que la plataforma CoastSnap a nivel mundial ha demostrado cómo el manejo y gestión costera «se ha visto impulsado por el rápido crecimiento de la ciencia ciudadana, que empodera a las comunidades locales, situándolas en el centro de la recogida, el tratamiento y, en algunos casos, el análisis de los datos».
El proyecto, financiado por el Concurso de Investigación Tecnológica IDeA 2023 de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), se desarrollará en los próximos dos años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre