Presupuesto rechazado para la Pampilla era el menor respecto de las últimas seis ediciones

0
91

Desde al menos el año 2014 al 2019, todas las fiestas realizadas contemplaron un gasto mayor a los $888.109.497, que se presentó como alternativa en la sesión del Concejo de esta semana. Recordar que en el año 2020 y 2021, la fiesta no se realizó producto de la emergencia sanitaria.

Un duro golpe recibió la Municipalidad de Coquimbo y el alcalde Alí Manouchehri este miércoles, cuando en sesión del Concejo, se rechazó en cerrado sufragio, por 6 votos en contra y 5 a favor, la propuesta de modificación de presupuesto para la realización de la Pampilla 2022.

Además del impacto que puede seguir teniendo la emergencia sanitaria por el Covid-19, otro de los fundamentos esbozados por los concejales que votaron en contra de la iniciativa, fue el alto costo que implicaría el magno evento y el temor de que finalmente se incurriera en gastos que después costaría solventar.

Sin embargo, esta propuesta, que ya implicaba una reducción respecto de la última que se hizo en sesiones anteriores, se configuraba con sus $888.109.497, como el menor presupuesto en al menos las últimas seis ediciones de la Pampilla, que va desde el año 2014 al 2019. Cabe recordar que la fiesta no se pudo realizar el año 2020 y 2021, producto de la pandemia.

En concreto, los gastos generados en 2014 fueron de $899.136.388, en 2015 de $928.919.371 millones, en 2016 el costo del evento alcanzó los $1.175.235.051 millones, en 2017 se gastaron $909.897.648 millones, en 2018 $967.320.926 millones en costes, y en 2019 se registraron $957.667.080 millones de egresos, según datos de la propia Municipalidad de Coquimbo.

Pero no solo eso, a diferencia de los demás presupuestos, el de esta campaña era el primero en la historia que contemplaba ser autofinanciado, esto quiere decir que desde la Municipalidad, se estudió que estos casi $890 millones, fueran los ingresos del evento, y así quedar en cota cero en cuanto a déficit.

Que como indicaron desde la casa edilicia, al menos en los últimos 15 años, siempre la fiesta de la Pampilla a implicado un mayor gasto versus beneficios, a nivel económico.
Déficit, que en el año 2014 fue de -$339.129.010 millones, en 2015 de -$643.658.871 millones, en el año 2016 fue de -$624.835.051, en 2017 de -$200.258.658, en 2018 alcanzó los -$82.920.756, y en 2019 un total de -$157.789.430, lo cual era entendido como «inversión social», por parte de la Municipalidad en esos tiempos.

A favor de la
realización

Como se señaló recién, la votación de esta medida fue cerrada, pues solo un voto movió la balanza hacia el lado de la desaprobación.

Entre quienes si dieron el visto bueno, se encontró el concejal Pablo Galleguillos, que cuadro su punto de vista con el del alcalde, pues en sesión del miércoles señaló que respecto de los motivos de los colegas que rechazaron, dijo que «salen a la luz otros temas que no van ni viene con algo tan relevante para los coquimbanos como lo es la realización de la fiesta de la Pampilla».

Y agregó que «nadie tiene una bola de cristal para saber lo que va a pasar de aquí a septiembre. Están subiendo los casos, sí, estamos en una situación complicada, también, pero es algo que se tiene que ir viendo con el tiempo, no podemos esperar hasta que llegue el 14 de septiembre (día en que se pretendía la inauguración), para levantar el dedo y saber si vamos a hacerla».

Molestia de
comerciantes

Coletazos en el comercio ha dejado también este rechazo a la modificación del presupuesto para la Pampilla 2022, pues ya han sufrido dos años sin la realización del evento por la emergencia sanitaria, que, sumado a la compleja situación económica y el alza de precios de los productos, veían con expectación la posibilidad de amasar recursos con la gran fiesta.

Una de esas personas es Magi Castillo, del Sindicato La Palmeras y representante de la federación Fevpuyen que reúne a cerca de 200 socios de diversas agrupaciones de comerciantes. Sostiene que este contexto «me parece terrible, económicamente Coquimbo y nuestra gente no están bien, acá en mi sindicato hay muchos socios muy mal y estaban todos esperanzados de que se realizara la Pampilla, para poder tener un sustento más estable para estos últimos meses que vienen».

Genesis Tirado, presidenta del Sindicato Arauco y del grupo de emprendedores «Nuevos Sueños», manifiesta que la decisión del cuerpo colegiado les afecta directamente como coquimbanos, ya que «para nosotros que somos comerciantes pequeños y buscamos espacios, cuando llega la Pampilla nosotros estamos esperanzados de trabajar y así tener algunos ahorros porque el evento se trabaja una vez al año y deja a todos los comerciantes bien parados».

Otra de la dirigentes, Lucy Rojas Díaz, presidenta del Sindicato Los Barrios de San Juan, plantea que la noticia de la eventual no realización de la Pampilla «es como un balde de agua fría para nosotros porque muchos emprendedores y Pymes ya se habían ilusionado (…) muchos concejales dijeron que La Pampilla iba, muchas personas teníamos conocimiento de eso e incluso el otro día conversé con el señor concejal don Guido Hernández y dijo que la Pampilla iba y ahora no sé por qué habrán cambiado de parecer y no hubo aprobación», expone con molestia.

Cabe destacar que los sindicatos y organizaciones de comerciantes seguirán insistiendo y realizando gestiones en diversos frentes para revertir la eventual no realización de la Pampilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre