Recuerdo de grandes tacos en Pichidangui no debieran repetirse en semana de Fiestas Patrias

0
28

La escena se hizo costumbre, sobre todo en época de pandemia. El cordón sanitario puesto en el sector provocó una gran congestión cada fin de semana largo que hubo.

Hoy la incertidumbre hace referencia a los más de 40 mil visitantes que llegarían a la región de Coquimbo a partir del jueves 16 de septiembre. Cerca de nueve mil vehículos querrán pisar suelo local en fiestas patrias, que este año tendrán muchas más libertades que el 2020.

Casi como si fuese un mes patrio cualquiera (sin covid), se esperan casi 50 mil personas que lleguen a disfrutar de las bellas postales que deja la conurbación y los otros valles.
La capacidad hotelera traspasará el 80% en La Serena y Coquimbo, según los números oficiales entregados a este medio. En el Valle de Elqui se estaría cercano al 90%.

El 1 de mayo, en el Día del Trabajo, los tacos fueron la tónica. Lo mismo ocurrió para el 14 de mayo, en las elecciones municipales, y la segunda vuelta de gobernadores el pasado 13 de junio.

Antes, para las Glorias Navales del 21 de Mayo, las quejas ya se habían hecho sentir, con gente bajándose incluso de los autos para mirar resignados el nulo avance de las filas.

La mejora en los indicadores de la pandemia permitió poner en pausa la aduana sanitaria ubicada en el ingreso sur de la región. El cordón fue cancelado la primera semana de agosto y fue una de las claves que impidió la llegada de visitantes con sospecha de coronavirus, o que simplemente no contaban con los permisos y salvoconductos para justificar su arribo a la zona. «Una mayor responsabilidad individual», había dicho Alejandro García, seremi de salud de Coquimbo.

Pero el gobierno parece decidido en cambiar el foco. El seremi de Obras Públicas, Pedro Rojas, aseguró que habrá un plan de contigencia para permitir mayor flujo en el acceso sur de la región. «Para los días 16 y 17 de septiembre tendremos 10 casetas disponibles, donde 7 de las cuales serán en sentido de sur a norte. Además habrán 10 cobradores manuales a pie, que complentarán el servicio en Pichidangui. Para el retorno se hará a la inversa, el 19 habrá 7 casetas de norte a sur.

Aumentarán a 10 las casetas en peaje

Los dardos en específico apuntaron en un comienzo a la falta de personal que trabajaría en la concesionaria a cargo del peaje. Durante este año se evidenció que operan dos casetas en ambas direcciones (sur-norte). Jorge Aquea, presidente de los dueños de camiones de Coquimbo, reclamó en esa dirección.

«Culparon todo este tiempo a la barrera sanitaria por los tacos enormes que se generan en ese peaje. Para nosotros como camioneros el drama radica en la falta de iniciativa que tiene la concesionaria».

Continúa su reclamo. «Los camiones que van al norte se quedan parados en colas enormes, muchos llevan carga en frío y la cadena se rompe. Yo no entiendo como la concesionaria no pone más gente trabajando en las casetas. Hay una evidente falta de voluntad de darle más fluidez a las carreteras, y eso pasa netamente por la empresa».
«Un viaje de Santiago a Coquimbo hoy dura siete horas y eso no puede ser. Quedarte media hora parado sin avanzar ya es un despropósito. Imagina que un camión de origen en Santiago, hoy se demora 25 horas para llegar a Antofagasta, cuando antes completaba el recorrido en cerca de 20».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre