Roberto Vega: «Los tiempos no darán y quizás no vamos a llegar a la Constitución que los y las chilenas merecen»

0
94

A tres meses de la fecha límite para el término de la Convención Constitucional, el convencional por Coquimbo cuenta que «todos los días se avanza y se retrocede», que existen «muchos radicales al interior» y que, a modo de ejemplo, «cuando uno apura los queques siempre salen crudos al medio…».

La sensación para algunos convencionales a tres meses de la fecha límite, es de amargura. Roberto Vega es uno de ellos. Así lo deja en claro en entrevista con Diario La Región después del término del primer pleno de la comisión de Sistema Político, el día viernes por la noche, donde fracasó la aprobación del informe y sólo se aprobaron dos de 95 artículos
«Todos los días se avanza y se retrocede, y lo que pasó el viernes con la comisión de Sistema Político, que podríamos decir que es una de las más importantes, pues es la que entrega la estructura general del país, fue un fracaso, porque sobre 90 artículos solamente dos pasan a la discusión en general…», advierte a través del teléfono desde el patio del ex Congreso Nacional, en medio de un break.

A juicio del ex seremi de Minería, «las cosas realmente no se están haciendo bien y demuestra un poco que quienes se han denominado políticos profesionales son justamente quienes tienen la deuda histórica con nuestro país y quienes han generado la mayoría de las desigualdades».

De hecho, reconoce que «se rechazó casi en un 90% la propuesta y batió un récord, toda vez que la comisión con más rechazo había sido la de medio ambiente, que yo integro, pero logramos que entraran 15 de las propuestas sobre 40 y acá entraron dos de 96, y eso de te dice que estamos muy mal y que los tiempos no darán y quizás no vamos a llegar a la constitución que los y las chilenas merecen».

¿Qué proponía este sistema político?
«La gente les pidió -a los políticos- que se bajaran las rentas y justamente lo que se propone es que los políticos se fijen las rentas. En segundo lugar, piden menos parlamentarios y estamos teniendo más, entonces vamos a tener más políticos, con más gastos para el país. Un tercer punto es un mayor poder para las regiones, dado que la cámara territorial tiene muy pocas atribuciones. No obstante, lo único acertado que tenía la propuesta era que los políticos no podían estar más de dos periodos en algunos de los cargos, y eso justamente se rechaza, por lo tanto ves que los políticos tenemos un problema y es perpetuarnos en el poder».

¿Muchos talibanes al interior?
«Hay mucha gente que es muy radical, que o quiere todo o niega todo, así que frente a los extremos, tanto de la izquierda como de la derecha, se hace difícil que se pueda lograr un texto equilibrado. Sin embargo, en la forma aprobada se camina bien, pero en las comisiones muy mal y sacamos ideas demasiado descabelladas. Las cosas se están dando, pero los tiempos son muy apremiantes. Deberíamos disminuir y es una de las propuestas que vamos a presentar mañana (hoy) a la mesa de la convención, ya que debemos aprobar si vamos o no con los tres meses de plazo adicionales».

¿Cree que ha sido una redacción más extrema y no tan dialogante?
«En la comisiones sí, muy extremas. Incluso con extremos de distintos sectores que llevan su bandera propia y eso es lo grave, cuando obedeces no a un partido político, sino a intereses particulares como los movimientos sociales».

¿Por qué dice que existe mucho radical?
«Básicamente porque obedecen a posturas extremas y a posturas muy radicales, como los denominados eco-constituyentes, que solamente quieren que el país no progrese. Se nos pidió dar estabilidad al país y acá estamos demostrando lo contrario».

¿A este ritmo en que terminará la carta Magna?
«Espero que el 4 de julio, fecha límite, podamos presentarles un texto a los chilenos, aunque la primera prorroga es el 4 de abril. En teoría, este 4 de abril deberíamos estar entregándole un texto al país, pero no lo hemos hecho porque nos demoramos tres meses en discutir el reglamento. Por lo tanto, el texto constitucional se está discutiendo en siete meses y no en un año, y eso hay que dejarlo claro. A modo de ejemplo, cuando uno apura los queques siempre salen crudos al medio, entonces la Constitución no quedará cuajada como la gente la necesita y se requiere».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre