Ronald Brandt, pastor evangélico y candidato a la Constituyente

0
248

«No porque soy candidato evangélico me interesa sólo el aborto o el matrimonio igualitario… nos preocupan todos los temas que nos afectan como ciudadanos».

Ronald Brandt, pastor y presidente del Consejo Regional de Pastores de la iglesia evangélica, recibió una invitación de la UDI para usar el cupo destinado a los intendentes, para que se postulara como constituyente en la redacción de una nueva Constitución.

En entrevista con LA REGIÓN, deja en claro que los temas valóricos, como el aborto o la eutanasia, deben discutirse.

Fue una de las sorpresas cuando se dieron a conocer las listas de candidatos a la convención constituyente. Se trata de Ronald Brandt Silva, quien es independiente y está incluido en la lista la UDI.

CONTADOR

Tiene 43 años y contador de profesión. Es casado y tiene una hija de 3 años. Es presidente de Fundación «Esalcu» (Espíritu, Alma y Cuerpo) cuyo objetivo es la rehabilitación de personas con consumo problemático de alcohol. Además es líder de la ONG (organización no gubernamental) «Todos Unidos contra el Abuso Infantil», cuyo objetivo es la prevención del abuso en menores.

Brandt desde hace 11 años es pastor de una iglesia evangélica, y lo que lo motiva a postularse es la responsabilidad cívica de poder aportar desde su experiencia como ciudadano y como líder social, «también desde nuestra cosmovisión cristiana, para una nueva Constitución, considerando que lo que se ha dicho siempre, es que se espera que estén todas las voces representadas», sostiene.

En cuanto a los temas valóricos como el aborto, la eutanasia o el matrimonio igualitario, comenta que «en el mundo cristiano esos valores están bien claros, están bien arraigados, y la postura nuestra es defender todas las vidas, toda la vida… y eso incluye el aborto, la eutanasia, pero también abarca todo el ciclo vital, como defender una vida digna».

Consultado si defenderá esos valores si sale electo, sostiene que «van a ser temas que se conversarán, no sé si finalmente van a quedar plasmados o no, lo que sí esperamos es que haya libertad en ese sentido, y por ejemplo, en el caso del aborto, que no se coarte el derecho que tiene la persona que se está gestando a vivir, y que el Estado busque alternativas para proteger ambas vidas».

«Mi intención es participar desde la mirada cristiana, pero también haciendo eco de aquellas demandas legítimas que tiene la ciudadanía, no olvidemos que los cristianos evangélicos también somos ciudadanos de este país y nos afectan las políticas públicas y estamos inmersos en todo lo que está pasando», agrega.

En relación a lo que su juicio debería tener una Constitución, comenta que «lo que debe primar es la estabilidad democrática, la gobernanza, la posibilidad que las personas se desarrollen libremente, definir bien el rol del Estado, poder trabajar fuerte en la descentralización, donde los gobiernos regionales puedan tener mayor autonomía en ciertos temas, como el presupuesto, donde la ciudadanía también esté empoderada en las decisiones que le afectan».

«No es solamente que digan que porque soy candidato evangélico me interesa el aborto, la eutanasia o el matrimonio igualitario… no, nos interesan todos los temas que nos afectan como ciudadanos», enfatiza.

Y agrega que «la gran mayoría de los cristianos evangélicos estamos en el estrato social de la clase media, por lo tanto nos atendemos en los Cesfam, ocupamos transporte público y educación pública, por lo tanto queremos mejoras en ese sentido».

Apoyado por la UDI

Va por el cupo independiente de un partido político, dado que se hizo un llamado general desde varios sectores a que los partidos cedan espacios a los independientes, «se comunicaron conmigo y me ofrecieron un cupo, lo que les propuse, si es que iba por un partido, era independencia total en términos ideológicos, de agenda, y finanzas, porque a mí no me financian nada, y con todas esas condiciones acepté ir por la UDI», relata.

«No estaba en mis planes personales hacer ningún tipo de carrera política, y cuando se genera este tema de la constituyente, lo pensamos bien, y decidimos participar entendiendo que un constituyente, una vez que sale electo, queda inhabilitado para postularse a otros cargos, por lo que no es un nicho muy atractivo para alguien que quiera hacer carrera en esto», concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre