Sin la presencia de la gobernadora regional, quien estaría enferma fue el tradicional Te Deum de Fiestas Patrias en la Catedral

0
104

Con aforo reducido, junto a autoridades, personal de Fuerzas Armadas, de orden y seguridad, y fieles, el arzobispo de La Serena presidió eucaristía en vísperas de Fiestas Patrias en el templo Catedral.

Se notó la ausencia de la gobernadora regional, Krist Naranjo, quien se excusó por problemas de salud.

A diferencia del año pasado, en esta ocasión la Fase 4 del Plan Paso a Paso permitió la participación de mayor número de personas, entre los que se contaban integrantes de comunidades eclesiales, quienes portaron 12 banderas chilenas que acompañaron en procesión la entrada de la Palabra de Dios.

En su homilía, el arzobispo René Rebolledo, dijo que «al celebrar en este día la santa eucaristía, convocados por el Señor Jesús, en el principal templo de nuestra Arquidiócesis, los invito a hacer nuestros los sentimientos del salmista, pues como él, también nosotros repasamos nuestra vida, contemplamos nuestra historia –presente y pasada- la de nuestras queridas familias y comunidades, especialmente hoy la de nuestro país y manifestamos a Dios la alabanza, le damos gracias, porque también a favor nuestro, de familiares y amigos, de nuestra querida patria, Él ha obrado maravillas».

Recuerdo de las víctimas del terremoto y la pandemia

En su mensaje, Rebolledo recordó el sismo magnitud 8.4 ocurrido hace 6 años en la región de Coquimbo, que «nos sorprendió en vísperas de las fiestas patrias, provocando destrucción, desolación, horas amargas y sobre todo gran dolor por la pérdida de vidas humanas», como también que desde hace año y medio «azota al mundo y a nuestro país la pandemia del Covid-19, generando también gran sufrimiento, días de incertidumbre y lamentablemente la muerte de millones de personas».

Ante esta catástrofe natural y emergencia sanitaria, la autoridad religiosa hizo una reflexión, «serán numerosas las familias que en estos días recordarán a sus seres queridos fallecidos. Manifestémonos cercanos en la fraternidad y en la oración a todos ellos, deudos muy queridos», por lo que con un momento de silencio y oración, al toque del clarín, se hizo memoria de quienes «perdieron la vida en tan trágicas circunstancias».

Además, sostuvo que en este día «es oportuno preguntarnos: ¿Cómo nos afecta la crisis social y política que se manifiesta en nuestra patria, más patentemente desde el 18 de octubre de 2019?».

Recalca también que «tanto los apóstoles como nosotros, olvidamos que Dios Padre nos lleva en sus manos. Pareciera, sin embargo, que en momentos y circunstancias callara y estuviera ausente. Jesucristo, nuestro hermano y salvador, van con nosotros en la barca, no obstante, frente a numerosos desafíos, problemas y dificultades, pensamos que «duerme» apaciblemente. El Espíritu Santo, nuestro gran defensor y mejor fortaleza, en días de borrascas y tempestades lo percibimos lejano».

Desafíos para el
país y la región

Convocando a procurar el bien común para Chile, el Arzobispo reconoce «la necesidad de un diálogo abierto, profundo y sincero, pues todos tenemos que aportar corresponsablemente a la edificación de nuestra patria, en el presente y en el porvenir», indicando los desafíos para el país, entre ellos «la situación socioeconómica de hermanas y hermanos que viven en pobreza, también en extrema pobreza».

En tanto, en la región «nos desafía la mega-sequía que nos afecta desde hace más de una década con varias consecuencias. Afrontarla es tarea y responsabilidad de todos. Sin embargo, las autoridades en materia están llamadas a procurar la mejor solución, pues los efectos de la escasez hídrica son cada vez más notorios y perjudiciales».

Asimismo, tuvo palabras para quienes presiden investidos de autoridad, enfatizando que «el pueblo anhela ver reflejados los mejores ideales anidados en sus corazones por el fundamento cristiano de nuestra patria, los valores del evangelio aprendidos en el corazón de las familias desde la más tierna infancia, todo ello de gran importancia para el bien común y el porvenir de nuestro pueblo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre