229 denuncias sobre explotación sexual infantil desde 2005 a la fecha en la Región de Coquimbo

0
8

8En el marco del Día Mundial contra la Explotación Sexual Infantil, en la región diversas entidades públicas y privadas llamaron a la ciudadanía a denunciar estos casos de vulneración.

Este 18 de mayo fue el Día Mundial contra la Explotación Sexual Infantil, por lo que en diversas regiones se realizaron intervenciones urbanas comunicando a la ciudadanía sobre lo relevante que significa esta situación hoy día, ya que no está erradicada y todavía hay adultos que vulneran los derechos de los menores.

La Unicef define la Explotación Sexual Infantil como «la  utilización de los niños, niñas y adolescentes para la satisfacción sexual de y por adultos a cambio de remuneración en dinero o especie al niño/a,  o a terceras personas. Constituye una forma de coacción y violencia contra los niños/as y se considera como una forma contemporánea de esclavitud».

La región no está ajena a esta situación, y en nueve años hay un registro de 229 casos o denuncias sobre vulneración en el área de la explotación sexual,  que ha recibido el Centro Aruna, dependiente de la ONG Paicaví, ubicado en La Serena, siendo el único que trabaja en este tipo de casos en la región.

Noelia Castro, directora del Centro Aruna, comenta que «lamentablemente, hay poca visibilización de parte de los niños y las familias asociadas a la explotación, muchas veces se benefician de estas situaciones por lo que es poco probable que ellos denuncien, por lo tanto las denuncias vienen, generalmente de parte de la comunidad, del ámbito de Justicia, tribunales de Familia, también desde colegios, la red de Salud, y especialmente desde el Sename, cuando ingresan por otro tipo de vulneración, y finalmente, a través de la pesquisa de indicadores, se identifica la posible vinculación a la explotación sexual. Recibimos desde todos lados y son pocos los casos problematizados  ya desde sus familias».

El centro se ocupa del diagnóstico especializado de la explotación. Para ello trabaja un abogado asesor y unas duplas sicosociales –asistentes sociales y psicólogos- que se ocupan de la intervención a través de la restitución de derechos vulnerados, y de la reparación familiar con la preparación de algún adulto que cuide de estos niños y los proteja; y a nivel individual, el psicólogo trabaja desde lo terapéutico .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre