29 y 24 años tenían víctimas del accidente de ayer en González Videla de La Serena

2
31

Una muerte instantánea fue la del venezolano Belmer Peña, 29 años de edad y del chileno Christopher Contreras, 24 años, cuando en la noche del martes chocaron de frente en su moto contra un auto.
En el segundo vehículo iban R.F.R.B., de 17 años y Luciano Olivera Villegas, 18, quienes momentos antes habían robado en una casa habitación del sector El Rosario de Peñuelas.
Ambos sujetos presentan antecedentes penales anteriores. Ellos, acompañados de otros dos individuos, fueron denunciados esa noche por testigos que llamaron al Plan Cuadrante al verlos entrar a la vivienda del sector Peñuelas. No alcanzaron a consumar el robo.
Al ver a las patrullas, la banda huyó en el mismo auto que habían llegado. Lo hicieron por calle Gabriel González, contra el tránsito, de tal modo que al llegar a Los Perales enfrentaron en sentido contrario a la moto que ocupaban las víctimas con el saldo fatal ya descrito.
Olivera y R.F.R.B. fueron arrestados en el mismo sitio, mientras que otros dos cómplices lograron huir.
Ayer en el Juzgado de Garantía, Olivera tuvo control de detención a cargo del fiscal Germán Calquín, que fue dada por legal por el Juez Alain Maldonado.
El fiscal solicitó al Tribunal la ampliación de detención para Olivera y para el adolescente, cuyo control de detención será en el hospital de La Serena donde sigue internado. Se debía establecer previamente la dinámica del choque, a través de informes del Servicio de Investigación de Accidentes de Tránsito, SIAT y del Laboratorio de Criminalística de Carabineros. Se amplió la detención hasta este sábado.
El fiscal Calquín explicó que el plazo busca tener antecedentes contundentes para procesar a los dos imputados.
“Si bien tenemos antecedentes que permiten controlar la detención del imputado declarada ajustada a derecho por el Tribunal, son insuficientes aún para formalizar la investigación y pedir las medidas cautelares que corresponden”.
El persecutor penal agregó que otro antecedente que faltaba era el informe del Servicio Médico Legal para conocer la causa precisa de la muerte de las víctimas.
Belmer Peña, oriundo de Barinas, donde cursó estudios en el Instituto Universitario Politécnico Santiago Mariño y en las universidades Santa María – Barinas y Simón Bolívar, llegó Chile a fines del 2016, estableciéndose en La Serena.
En la actualidad laboraba en un restaurante de sushi y en un café de la capital regional, quería traer a parientes a vivir con él.

Compañeros de trabajo a través de redes sociales destacaron a Peña como un excelente y afable compañero que siempre laborada en dobles jornadas para obtener los recursos para cumplir con su propósito.
Respecto a la posibilidad de enviar sus restos mortales a Venezuela, amigos y compatriotas que residen en la región iniciaron una campaña solidaria, apelando a grupos de inmigrantes venezolanos para lograr obtener recursos económicos para concretar el traslado vía aérea o para ver la opción de sepultarlo en La Serena, por lo que los aportes podían realizarse a nombre de Cuenca Nelvis, en la Cuenta Rut del Banco Estado 26014057-4.
En el caso de Christopher Contreras, residía en La Serena, con su grupo familiar compuesto por 3 hermanos más.
Además el extinto joven era ex alumno del Colegio San José y tras laborar en un restaurante, recientemente había ingresado a trabajar a una farmacia de Avenida Balmaceda.

Complejo panorama para repatriar cuerpo del venezolano

Belmer Peña llegó a La Serena en busca de mejores oportunidades. Lo hizo hace un año y medio desde Venezuela. Pero los sueños de reencontrarse con su amada lamentablemente se vieron truncados este miércoles. La motocicleta en la que se trasladaba en compañía de un amigo fue impactada por un vehículo que huía de la policía. También perdió la vida su amigo, Cristopher Contreras, de 24 años.
Los amigos de Belmer, en especial Laura Guedez, representante del movimiento de venezolanos en la región, lamentó su muerte. «Queremos repatriarlo, pero estamos pidiendo ayuda porque nos sale muy caro enviar el cuerpo a Venezuela y la problemática que tenemos ahorita es que acá no existe un lugar para congelar su cuerpo. Estamos buscando a través de empresas privadas o por otro lado para que nos puedan ayudar, porque dicen que todos estos trámites duran unos 15 días. Ahora tenemos que esperar que los padres firmen una autorización a través de una notaría en Venezuela y que puedan enviarlo para nosotros poder retirar el cuerpo».
Al menos, consiguió que la fiscalía permita una orden para que se le haga la autopsia, «pero no sé si podemos tomar medidas legales contra los muchachos que los atropellaron. Estamos buscando ayuda y orientación. Como comunidad de venezolanos estamos tristes, porque era un muchacho tranquilo y ahora los únicos que pueden retirar su cuerpo son directamente sus padres, su esposa o hijos, pero no es casado y tampoco tiene hijos, así que sus padres son los únicos que pueden hacer este trámite y son personas mayores, por lo que es muy difícil que vengan de Venezuela».
Belmer era un chico tranquilo. Llevaba un año y cuatro meses en La Serena, estaba trabajando en un café en calle El Milagro y tenía todos sus documentos al día. La moto se la había comprado y en ella hacía reparto a domicilio de la comida donde trabaja. «Así que ahora estamos abocados en buscar una solución para poder mandarlo a su país. Mientras, está en el Servicio Médico Legal, pero no sabemos hasta cuándo. Estamos en eso. Ojalá tengamos una pronta solución».

El fatal accidente se registró a las 22.45 horas de este miércoles cuando personal de la Tenencia de Peñuelas concurre, debido a un llamado telefónico, a calle El Rosario, luego que testigos informaran de un robo a un domicilio particular.
Por lo mismo, Carabineros se trasladó al sitio y al llegar observaron a un grupo de cuatro sujetos que al verlos huyeron en un vehículo sin encargo vigente por diferentes arterias…
El vehículo era conducido por uno de los detenidos, el menor de 17 años, que además registra orden de detención vigente el acompañante y también registra antecedentes penales previos.

2 COMENTARIOS

  1. Una vez más una persecución policial termina en tragedia. Estos procedimientos son irracionales y debieran ser prohibidos. Asimismo las familias de los muertos podrían demandar al estado, a mi entender con razón, por estar involucrados agentes suyos.
    Digo que estos procedimientos son irracionales puesto que es lógico suponer que los perseguidos puedan cometer cualquier imprudencia en su afán de escapar. En este caso iban en contra del sentido del tránsito.

  2. Debe realizarse el procedimiento , y perseguir a los responsables , no hay otra alternativa y en lo posible disparar a quienes , cometen ilícitos
    Deben reforzarse la vigilancia policial , y aquí urge modificar el código penal .
    Pero no podemos permanecer tranquilos cuando los delicuentes “hacen lo que quieren ”
    Hay que dispararles y punto .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre