700 alumnos de la región esperan ser reubicados en colegios

0
55

Claudio Oyarzún cumplirá este domingo cinco meses como seremi de Educación. Llegó en un momento complejo, no el ideal, «pero si muy desafiante», cuenta. Y agrega, sentado en su escritorio del segundo piso del enorme edificio del Ministerio de Educación, en Avenida Francisco de Aguirre con Pedro Pablo Muñoz, que el mismo día que asumió tuvo que atender un tema importante, «como el paro de nuestros funcionarios, sus desvinculaciones. Pero a través de una mesa de trabajo logramos generar un ambiente de tranquilidad y confianza, que era lo central cuando llegué».

Se enorgullece cuando dice que es profesor de formación. Que por 31 años hizo clases, principalmente en la provincia de Choapa. Y aunque hoy está desde el otro lado de la vereda, es un convencido de que más allá de un gobierno de turno, «la sociedad debe valorar el trabajo que hace un profesor. Todo el mundo habla y opina de educación, pero no todos están al interior de una sala de clases, no todo el mundo conoce la realidad y en las condiciones en la que trabaja el profesor. La labor del profe la valoro absolutamente, sobre todo al profesor de aula, así que todo mi reconocimiento a la función que realizan».

¿Ha sido complejo asumir una cartera con cientos de complejidades, seremi?
«Confío en el trabajo profesional de cada uno de nuestros funcionarios, porque son de carrera. Tendrán su derecho a pensar distinto, pero mientras hagamos el trabajo, fundamentalmente pensando en que estamos trabajando para nuestros niños y niñas, la complejidad la dejaría para otras situaciones puntuales.

¿Esa ola de la que habla puede llegar este año?
«Seguramente, porque no nos olvidemos que en educación están los funcionarios, los estudiantes, profesores, asistentes de la educación, así que cada uno en su legítima demanda mira al Ministerio de Educación como el ente que puede dar su opinión, una solución, así que estamos muy claros de eso y no lo digo de manera desafiante. Al contrario, lo señalo con absoluta humildad, pero siempre muy comprometido en el sentido de que si se generan situaciones, nosotros debemos tener la disposición a dialogar, a buscar respuestas y a solucionar los problemas».

¿Se ha juntado con los estudiantes?
«Nosotros tenemos una responsabilidad con los universitarios y para el día martes tenemos una jornada con algunas federaciones para tratar el tema puntual con la Tarjeta Nacional Estudiantil (TNE), en donde nos vamos a comprometer en generar instancias de conversaciones, recoger inquietudes, porque no es posible pensar en una Seremía de Educación no vinculada con los jóvenes y atender sus requerimientos. Creo que puede ser el punto de inicio a una relación que debe ser estrecha, así que estamos con toda la disposición y es nuestro deber».

¿A esa mesa irán también los choferes de la locomoción colectiva?
«Es necesario socializar con el gremio de los conductores, que también están invitados a esta mesa, y ver los derechos y deberes de cada uno. Saber que los estudiantes tienen derecho a usar esta tarjeta todos los días del año, en cualquier horario. Por lo tanto, tenemos que generar la difusión para que la sociedad y el gremio de conductores lo entiendan y acepten. Pero también queremos que estos jóvenes utilicen de buena forma la tarjeta. Queremos generar una señal de empatía de ambos lados».

¿Hasta el momento qué balance hace tras la aplicación del Sistema de Admisión Escolar?
«Como Ministerio tenemos una mirada y nuestra ministra (Marcela Cubillos) hizo un intenso recorrido por el país, por la región, conociendo in situ la realidad y los alcances de este nuevo sistema de admisión. Pudimos establecer que los planteamientos que la ministra ha hecho obedecen a que el sistema necesita ciertas modificaciones, como proveer la admisión justa del mérito académico. Por ejemplo, tuvimos casos de niños en la región que tenían un 6,8 y que postularon a un colegio, pero el sistema no los admitió, por lo tanto buscaron otra alternativa… Hay otros casos en que el niño quedó en Salamanca y sus padres viven en La Serena, por lo tanto hemos tomado los casos uno a uno para darles una solución. Ha sido un trabajo arduo y obviamente no podemos dar abasto y solucionar todos los inconvenientes, dado que nuestra misión es orientar y apoyar, pero claro que hay que revisar ciertos procesos y procedimientos».

Cuántos son los alumnos que han pasado por esta complejidad?
«En la región tenemos cerca de 700 alumnos. A algunos les hemos podido solucionar sus problemas, mientras que otros optaron por la modalidad de estudiar libres, desde sus casas. Otros casos aún los estamos tratando de reparar, pero ha transcurrido un mes y esos niños eventualmente puede que no estén en clases. Entonces estamos haciendo ese catastro y esa cifra, claro, es probable que haya disminuido, aunque en el momento tuvimos cerca de 1.500 niños sin una matrícula efectiva…».

Pero que un alumno esté en su casa es porque el sistema no está funcionando…
«Hay personas que dijeron: hay muchos más que si quedaron y es natural que queden. Pero yo me quedo con las palabras de la ministra, cuando dijo que hay que preocuparse de los niños que están sin matrícula, así que como ministerio tenemos que preocuparnos de esos 700 niños y aunque sea uno el que se haya visto afectado por la ley, hay que ver su situación y trabajar para que podamos mejorar, y que al año siguiente ese niño no tenga este problema».

¿Están los colegios del Casco Histórico aptos para recibir lluvias, después de haber quedado en mal estado con el terremoto?
«Nuestra mayor preocupación y concentración de esfuerzos está en el Casco Histórico, en La Serena. Hoy esos colegios están funcionado con planes de contingencia, con planes de seguridad. Sin embargo, hicimos un compromiso con la Corporación Gabriel González Videla en el sentido de que ellos implementaran un plan de contingencia sobre el de contingencia que ya está, y en el caso de algunos establecimientos que tienen afectadas sus techumbres, consiste en la impermeabilización y, aunque puede parecer artesanal, a la luz de lo que significa repararlo y el tiempo que requiere, esto sería como algo provisorio hasta el mes de abril o mayo. No obstante, ya estamos haciendo las gestiones para conseguir los recursos que nos permitan reparar la infraestructura de estos establecimientos, todo asociado a las techumbres».

¿Los estudiantes finalmente tendrán feriado el día del Eclipse?
«La próxima semana tenemos agendada una reunión con la intendenta para presentarles los escenarios posibles. Por ejemplo, yo como ministerio no puedo decir que será feriado en la región, pues es la Dirección de Educación, en Santiago, quien puede suspender clases sin recuperación. Nosotros realizaremos unas consultas y que nos autoricen a declarar que no haya clases y sin recuperación o bien recuperarlas. En esa línea, como seremi puedo autorizar suspensión de clases con recuperación. Pero vamos a esperar el pronunciamiento de las autoridades y de nuestra intendenta, este lunes, cuando nos juntemos y nos entregue alguna instrucción, y así nosotros, a través del ministerio, poder hacer las gestiones. Pero lo queremos hacer oportunamente y poder tener una respuesta muy pronto, a más tardar la próxima semana».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre