Abogado de Nelson Canihuante, acusado de abuso sexual: «Todo se trata de un montaje»

0
701

– En el verano, el Administrador de La Cruz del Tercer Milenio de Coquimbo fue acusado de acoso sexual por un joven que trabajó eventualmente en se lugar.

Con el tiempo, el menor habría cambiado su versión inicial, declarando en Fiscalía -y según contó el abogado Fernando Venegas, que defiende a Canihuante-, que «no existió la agresión sexual que se le imputa a mi defendido, así que todo se trata de un montaje que se hizo de un modo muy perjudicial»

…Tiempo después, el menor declaró en Fiscalía. Y dijo que no existió la agresión sexual que se le imputa a Canihuante. Lo que dijo, como reconoce el abogado de Nelson, Fernando Venegas, «es que lo conocía y que incluso lo habría invitado a fumar marihuana, pero más allá de eso no».

Los hechos transcurren durante el verano de este año, cuando la supuesta víctima, un muchacho que había sido contratado por la administración de la Cruz del Tercer Milenio para sacar fotos a los turistas, hijo de una mujer que trabaja en el municipio, denunció en ese momento que había existido un intento de acoso por parte de Canihuante, quien cumplía funciones como jefe de administración y finanzas en la Cruz desde hace dos años.
Sin embargo, «los testimonios prestados hasta ahora, a los cuales hemos tenido acceso, y lo podemos decir fundadamente, de ninguna manera apuntan a establecer algún tipo de responsabilidad de mí representando en esta situación. Es más. El propio muchacho ha declarado que no existieron las agresiones sexuales que se le imputan a don Nelson. Por lo tanto, lo que nos interesa aclarar y precisar, es que todo esto ha sido a raíz de una campaña de maquinación de determinadas personas», dijo el jurista.

Noticia difícil de digerir

Fue cerca de las 16 horas del viernes 15 de marzo cuando Canihuante dice haberse enterado de todo.

«Cuando supe esta noticia quedé impresionado de la maldad, de cómo se estaba preparando todo, ya que no entendía nada. Por lo mismo llamé a la madre del menor para preguntarle y ella tampoco sabía nada del tema.

De hecho, tengo que haber conversado el día martes o miércoles siguiente a la noticia y ella no tenía la menor idea. Pero sí el día anterior había estado junto a ella Tomás Yavar…», afirma el ex estudiante del Liceo Comercial Bernardo Ossandón de Coquimbo, donde conoció al hoy diputado Pedro Velásquez, acusado de presionar a la madre del menor para que desistiera de la denuncia.

Junto a su abogado apuntan también a Mauricio Gálvez, administrador de la Cruz, a quien Canihuante dice haber conocido cuando llegó a ocupar el cargo de jefe de finanzas.
«Desde ahí viene la relación media tensa, porque comienzo a reclamar mi posición cuando empiezo a ver actos administrativos que no son acordes a una administración pública, y que en el fondo me iba a salpicar a mí, ya que por el sólo hecho de ser funcionarios de planta, ante la observancia, yo tenía que denunciarlo.

Acá todos los actos administrativos se los pasaban por la oreja, por lo tanto si llegaba la Contraloría iba a preguntar qué pasó, Mauricio iba a decir: ‘yo tengo menos grados que él, así que él es más responsable’.

Por lo mismo fui a contraloría y les dije que determinarán las responsabilidades, pues yo no quería que el día de mañana me dijeran que yo sabía y que era responsable de lo que hizo este señor, que tenía solamente media contrata.

¿Sabe? Yo llegué en el grado 10 y ahora estoy en el 7, lo que quiere decir que tienes una mayor responsabilidad, una mayor jerarquía. Cuando postulé a la planta y gané el concurso, mi grado es jefatura, entonces donde me mandes voy a ser jefe, así que cuando me mandaron a la Cruz mi escalafón era jefe…».

Como funcionario del municipio de Coquimbo lleva 22 años, tiempo en el que ha ocupado diversos cargos, entre ellos jefe de administración, secretario ejecutivo de la construcción de la Cruz y también estuvo ocho años en fomento productivo.

«Entonces ese era mi miedo constante, porque en mis 22 años tengo dos sumarios, uno por una boleta y el que me hicieron ahora por la Semana Santa. Así que es complicado verte en un juicio de cuentas y tener que devolver plata porque no es tu responsabilidad o verte involucrado en sumarios tediosos porque no es tu responsabilidad.

Por lo tanto eso fue lo que yo reclamé, que los actos administrativos que se realizaban en la Cruz no fueran acordes a la dignidad del cargo», recalca el egresado de Ingeniería en Ejecución en Administración Pública de la Universidad de Los Lagos.

Fundación privada

Al día siguiente de que saliera a la luz la noticia, que bien recuerda Canihuante, «fue mi último día en la Cruz, porque como estaba con un programa de acoso laboral de la Achs me tomé licencia y después fui suspendido por el fiscal municipal para poder tener una investigación más expedita de los hechos. Pero fue difícil de digerir, porque la gente que conoce mi trayectoria sabe que trabajé muchos años con menores, jóvenes y nunca he tenido ningún problema. Fui a campamentos, luego participé en la Pastoral Juvenil y tampoco tuve un inconveniente, por lo tanto la noticia fue demasiado fuerte.
Aunque si me llamó la atención que cuando llego a trabajar había un funcionario llorando como arrepentido de algo. Pero yo sólo quiero que se limpie mi nombre y que se diga la verdad…».

Profundiza que esta «es una fundación privada llamada Cruz del Tercer Milenio, no una fundación del municipio, y que se organizó para traer ciertas cosas del Vaticano, es cierto. No obstante, esta fundación se estaba tomando la Cruz, y dentro de algunas irregularidades está saber de quién son los binoculares, saber por qué la Fundación vende agua a la entrada, saber por los estacionamientos del verano, del sumario por malversación de fondos públicos del GORE y de la falsificación de entradas a la Cruz…».

Acciones penales

Durante todo este tiempo Canihuante había guardado silencio. Estaba esperando el momento para hablar. Para contar su verdad, en compañía de su defensor, quien relató que «todo esto tiene un afán político, porque en definitiva poco les interesa la cuestión denunciada, sino más bien es una maquinaria para desprestigiar a don Nelson y un afán de poder interno. Todo esto se trata de un montaje y se hizo de un modo muy perjudicial. Estos personajes oscuros quieren tratar de sacar a una persona muy querida dentro del municipio, como es Nelson, que es respetada y con una trayectoria en lo administrativo muy limpia. En su juventud colaboró con jóvenes, entonces es absurdo que se utilice esta trama para perjudicarlo, aunque también es porque algunos sectores de la derecha quieren sacarlo de su cargo y han buscado en este episodio una posibilidad de hacerlo, ya que no han tenido otra».

El letrado, sin embargo, volvió a insistir en que «el menor declaró que no existió la agresión sexual que se le imputa a su representado, y que conocía a Nelson, que incluso lo habría invitado a fumar marihuana, pero más allá de eso no. Establece que Nelson nunca llegó a una situación de acoso sexual, sí que lo conocía, cuestión que aclararemos sobre por qué razón lo conocía, toda vez que este joven era hijo de una funcionaria de la municipalidad, que a su vez ha sido bastante presionada por algunos grupos de derecha al interior del municipio, contra quienes vamos a tomar acciones penales, porque han sido los verdaderos manipuladores de esta cuestión contraria a Nelson».

En realidad, aclara, «el único antecedente puntual era la supuesta declaración de un menor, quien le habría dicho a su madre que había sido acosado. Esto lo tomó este personaje, que se individualizó como secretario ejecutivo de la Fundación de la Cruz, quien realizó la denuncia -porque nunca fue querella- engañando a la propia madre del menor y, por otro lado, estableciendo hechos que no eran ciertos. Pero de la Fiscalía tienen que hacerse algunas diligencias que ya están ordenadas, como la citación de algunas personas, pero no hay mérito suficiente para acusarlo o formalizarlo de algún delito, en función de la falta de antecedentes probatorios y por los propios dichos del joven, en este caso la supuesta víctima. Es importante resaltar que mi defendido ha tenido una conducta intachable en relación a cualquier acusación de abuso o maltrato a menores, así que eso nos deja muy tranquilos y muy satisfechos, de que solo es un volador de luces, hecho con muy mala intención de parte de algunas personas y de una familia que resultó absolutamente manejada».

Respecto a posibles demandas, el abogado avisó que «lo de la familia tenemos que estudiarlo bien, porque no existe ninguna duda de que fue engañada, y en este momento está presionada, dado que incluso existen ofrecimientos de mejoramiento de sueldos para que sigan con esto, y además, hasta sacar a un hijo de la madre del menor de la cárcel… Por lo tanto, vamos a ver cuál será el grado de intervención que ha tenido esta gente, que sabemos puede ser fácilmente engañada para prestarse para este tema. ¿Y el municipio? Ha tenido una actitud deferente, prudente, porque ha ordenado la instrucción del sumario para que se permita esclarecer los hechos. Pero todo va a finalizar una vez que se agoten las diligencias y nosotros mismos vamos a solicitar la realización de determinadas diligencias, así que en buen romance, creo que esto puede terminar en uno o dos meses más».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre