Alumnos de colegio de Las Compañías son campeones en solidaridad

0
104

Estudiantes de primero a cuarto medio del Colegio Nuestra Señora de Andacollo recorren todos los viernes por las noches las calles de La Serena entregando alimentos y compañía a personas en situación de calle.

Lo que comenzó como un sueño de Francisco Guerra, hoy estudiante de Trabajo Social, con el tiempo se fue convirtiendo en realidad. «Y en un apoyo para los más necesitados», dice este joven de 19 años.

Porque la iniciativa, que se gestó hace más un año, considera la participación de estudiantes de primero a cuarto medio del colegio Nuestra Señora de Andacollo, de Las Compañías, e incluso de personas que se han ido sumando, quienes se reúnen todos los días viernes para recorrer diferentes puntos de la ciudad de La Serena entregando alimentos y abrigo a quienes más lo necesitan.

«El grupo comenzó en octubre del año pasado y está conformado por estudiantes y ex alumnos del colegio, y nació porque hace mucho tiempo quería participar en un grupo de este tipo, y como no encontraba nada, entonces hablé con un profesor para ver si nos podía ayudar. Y lo bueno que la respuesta fue inmediata, porque me dijo que sí, que invitara a más niños de colegios, y acá estamos, surgiendo de a poco», cuenta Francisco, ex alumno y hoy estudiante de Trabajo Social del IPChile.

Sin embargo, recorrer la comuna no es lo único que este grupo de colegiales y alumnos universitarios desea, pues también esperan muy pronto poder ayudar al Hogar Redes,
«así que queremos ver la posibilidad de poder colaborar en el hogar, a dónde ya fuimos, pero estamos topando en el transporte. Tenemos las ganas y las cosas que hay que ir a dejar, pero nos falta el vehículo», avisa.

Es que para este joven y su grupo de amigos, «es enriquecedor el hecho de que cada viernes las personas nos están esperando, sabiendo que nosotros estaremos allí con ellos, entregándoles más que nada compañía. Porque nosotros les entregamos su comida, su café, y ellos lo dejan a un lado, porque priorizan la instancia de conversación que se genera. El vínculo que tenemos (con ellos) es bastante lindo».

Los puntos que recorren, de 21 hasta pasada la medianoche, son La Recova y el Hospital, principalmente, aunque reconoce que «también pasan por otros lugares y la gente nos queda mirando y se sorprende. Otros nos felicitan, nos preguntan sobre el grupo, y muchos jóvenes igual se nos están acercando para ver si pueden participar, así que les decimos que las puertas están abiertas para todos los que quieran colaborar».
En su recorrido nocturno, los integrantes de «Sonrisa de Calle» se han encontrado precisamente con muchas historias de vida, de sacrificio y esperanza.

«Eso es lo que más nos llama la atención, que por diversos motivos se encuentran en la calle, porque llegó un día en que tuvieron una crisis y cayeron ahí. Lo bueno de esto es que con el tiempo hemos ido sumando más personas, y no solamente del colegio, sino que también de distintos lugares. Con esto queremos dar a conocer que no todos los jóvenes están metidos en la droga, en la delincuencia, sino que también que la gente sepa que tenemos un corazón noble, y que necesitamos aportar nuestro grano de arena a la sociedad», sostuvo.

El objetivo, relata, «es recorrer las calles de La Serena y no solamente darles comida a las personas en situación de calle, sino que también poder escucharlos, apoyarlos, conversar con ellos, saber sus problemas, que nos cuenten sus cosas.
Y para recaudar las cosas que les llevamos nos juntamos todas las semanas para hacer colectas entre nosotros y así poder comprar lo que nos falta, como los vasos, el té y el café, mientras que el resto lo conseguimos de un local de Las Compañías Alta (D’ todo 1 poco), que nos regala 50 panes y 50 láminas de jamón».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre