Alumnos del Colegio Pierrot hacen prácticas en tiendas del comercio de La Serena

0
78

Algunos alumnos del Colegio Pierrot de La Serena comenzaron con su práctica profesional. Charles Vargas es uno de ellos, mientras que Carolina Rojas en marzo cumplirá dos años trabajando en la Estrella Alpina. «Es la primera que llega y es responsable con la asignación de sus tareas y eso es impagable», dice Patricio Araya, presidente de la asociación gremial.

Carolina Rojas explica cómo debe atender a los clientes. Detalla lo que se tiene que hacer en cada paso. Sus ex compañeros del Colegio Pierrot de La Serena la escuchan atenta. También ríen. Saben que es la atención y disimuladamente se lo hacen saber. Lo propio ocurre con Charles Vargas (20), quien comenzó hace poco su práctica profesional inclusiva en la tienda Alpesport de calle Cienfuegos, frente a La Recova.

Carolina está fascinada trabajando en la Estrella Alpina. Si hasta el piso pagó con sus compañeros cuando recibió su primer sueldo. Aquel día, cuentan sus compañeros, quienes la «aman», no la pensó para llegar con completos para todos. Así que ella feliz. «Me gusta vender zapatos. Acá llevo un año ocho meses y me ha gustado la experiencia. Mi familia está contenta y quieren que siga trabajando para que no me quede en la casa acostada. Quieren que haga algo y a veces hasta les presto plata», cuenta risueña, mientras Andrea Calderón, directora del Colegio Pierrot, la mira orgullosa.

Al igual que Charles y otros chicos del establecimiento educacional como Felipe Robetto (18), forman parte de la primera camada de alumnos que comenzaron sus prácticas profesionales inclusivas en algunos locales del comercio de La Serena.

«Es una buena experiencia, me gusta, es lo que imaginaba. Me he llevado bien con mis compañeros y en el colegio me dicen que estoy bien y que me vaya mejor. Estoy contento y vendo ropas, pelotas», cuenta un tímido Charles, abrazado por Felipe Robetto, que recién no más comenzó su práctica en la tienda Agroplastic y hasta el momento la experiencia ha sido «bonita, ya que la gente y mis compañeros son buena onda y mi familia me felicitó por estar haciendo la práctica». La más contenta, obvio que sí, es Andrea Calderón. Y claro, pues ver a sus alumnos incursionando en el ámbito profesional la tiene contenta. A ella y a todos los profesores del establecimiento.

«Como colegio tenemos el vínculo con la tienda al buscar una práctica para nuestros niños que están en el curso laboral, y que es un curso de educación especial, donde tienen la orientación de poder tener una reinserción en el tema laboral y la verdad es que encontramos las puertas abiertas de la tienda para que nuestros niños puedan realizar una práctica inicial de tres semanas. Y nos ha costado bastante, pero esta tienda nos ha dado la oportunidad para que puedan incluirse en el ámbito laboral, lo que ha sido súper importante para nosotros como colegio, pero también para sus familias y ellos mismos, que están descubriendo otras potencialidades», explica. Este proyecto partió hace dos años y justamente la primera alumna en realizar su práctica profesional fue Carolina, «que se encuentra contratada y ahora tenemos a otro estudiante que está en práctica, que es Charles, que está muy contento, con mucho apoyo, ya que se siente acogido, incluido, así que estamos muy felices con la respuesta de esta tienda, por lo que hacemos el llamado a los empresarios a que también puedan abrirnos las puertas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre