Alumnos se toman Liceo Industrial. Exigen más seguridad tras el homicidio de un compañero

0
285

Con gruesas cadenas, ayer al inicio de la jornada de clases, los alumnos del Liceo Industrial José Tomás de Urmeneta de Guayacán, cerraron la puerta principal del establecimiento de calle Profesor Zepeda número 1000, para iniciar una toma pacífica para exigir a las autoridades mejoras en la seguridad interna por el homicidio ocurrido el pasado jueves con su compañero alumno de segundo medio Sebastián Rojas, quien fue ultimado por otro estudiante del liceo en una riña, y para pedir mejoras en los talleres de especialidades.

Serias falencias

Al comienzo de la movilización concurrieron funcionarios del Servicio Local de Educación Slep, Puerto Cordillera, ente que administra los liceos y escuelas públicas de las comunas de Coquimbo y Andacollo, para escuchar el planteamiento de los alumnos organizados, que recibieron el apoyo de apoderados, mientras que los funcionarios administrativos y docentes también conocieron las demandas del alumnado, para retirarse del establecimiento de forma posterior.

Además, los estudiantes instalaron sillas y mesas como barricadas en las rejas del frontis del liceo, carteles con mensajes alusivos a la toma, y globos blancos y negros en señal de duelo por la partida de Sebastián Rojas, al que le rindieron un homenaje instalando una foto suya y encendiendo velas en su recuerdo en un altar improvisado, todo lo que fue vigilado de forma constante por personal de Carabineros.

Diario LA REGIÓN fue invitado por los alumnos al interior del establecimiento para conocer las falencias en infraestructura y talleres, es así que la vocera Alba Espinoza, del Cuarto año C de la especialidad de mecánica automotriz, relato las graves vicisitudes que viven con sus compañero por las malas condiciones en los talleres, “primero acá estamos en peligro de nuestra salud por las fecas de palomas, y por eso acá siempre tenemos ratones, que pasan a ser nuestros compañeros de curso, y ahora ultimo no se ha hecho una fumigación. Acá lo único que queremos es tener una buena educación. Incluso ahora nos falta un profesor del ramo de neumática, y esa clase no se hace hasta ahora por ese motivo, y así no estamos aprendiendo esa materia, que nos va hacer mucha falta. Además, en la especialidad de Electrónica aprenden en paneles que no se cambian hace años, a pesar que tienen los hoyos de quizás cuántas conexiones, pero los compañeros de esa especialidad los siguen usando, y a todos nos faltan herramientas básicas. Lo otro negativo es que los lavamanos de talleres no se usan porque las cámaras de alcantarillado están malas y colapsadas, y para evitar que se rebalse desconectaron los lavamanos”.

José Castro, de Cuarto año A, de la especialidad mecánica industrial, explicó que la falta de materiales es crítica, “a nosotros nos falta material, no sé, por decir los cables desde segundo medio, y nosotros mismos debemos comprar los cables para traerlos a clases, y también tenemos que traer nuestras propias herramientas, porque acá no hay ni destornilladores. Ahora las autoridades de educación recién nos están escuchando, y no vamos a terminar la toma hasta que nos aseguren que vamos a tener por lo menos lo básico para los talleres”.

Similar opinión tuvo Ignacio Segura, del Cuarto C de la especialidad de mecánica automotriz, que aclaró que a pesar de que cuentan con maquinaria moderna en el taller, no la pueden usar porque presentan desperfectos por fallas por el uso y por mala instalación, que nunca ha sido subsanada, ni por la dirección ni por el otrora departamento de educación municipal, o por Slep Puerto Cordillera, que la reemplazó en el presente.

“Acá tenemos elevadores de vehículos que no sirven, y así el balanceador de neumáticos tenemos que bajarlo sujetándolo con botellas plásticas, porque el tema hidráulico está malo. Lo otro es que la cabina de pintura, que nos serviría para aprender a pintar vehículos, que creo que la tiene dos liceos más en Chile, no está operativa porque los técnicos que debían instalarla no terminaron las conexiones, y puedo decir que está sin uso desde que yo entré a primero, y ahora la sacaron del plan de estudios porque no funciona, y lo más grave es que todas la instalaciones eléctricas están malas, si conectamos algo se producen cortocircuitos, y una vez por eso falló un compresor de unos $15 millones, y solo había que cambiarle una pieza de $ 90 mil que todo los años el profesor pedía a la dirección que se la comprara, al final hicimos una cuota entre nosotros y así arreglamos el compresor».

Concluido el recorrido, los representantes de Slep, que declinaron realizar declaraciones a la prensa al mediodía, entablaron un último diálogo con los alumnos y apoderados para resumir las falencias, para buscar las soluciones que son requeridas para mejorar los talleres y la infraestructura del liceo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre