Barcos crustaceros levantarán líneas de cultivo de ostión

0
12

8El martes 1 y miércoles 2 de septiembre se concretará la maniobra de levantamiento de las líneas de cultivo de ostiones en las bahías de Tongoy y Guanaqueros, paso fundamental para reiniciar las actividades productivas en la acuicultura de la zona, que fuera seriamente afectada por el temporal del 8 y 9 de agosto.

Una flotilla de barcos, compuesta por ocho naves crustaceras del sector industrial y artesanal, tensará y relocalizará las líneas (long line) dedicadas fundamentalmente al cultivo de ostiones, los cuales son exportados a mercados como Francia, Italia y España, cuestión que constituye la principal actividad económica de ambas localidades.

La iniciativa es desarrollada por la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros de Coquimbo (AIP), más Pesquera Quintero S.A. y la Asociación de Pequeños Armadores Pesqueros (ASPEARPE), con al apoyo de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca).

Osciel Velásquez, presidente de AIP, describió así la maniobra: «A las 8:00 amanece la flota camaronera, los industriales pesqueros y artesanales arrastreros; seis embarcaciones se van a apoyar Tongoy y dos a Guanaqueros. Las embarcaciones más grandes van a hacer el levantamiento de líneas por fuera y los pequeños se van a meter en el medio para levantar todos los más apegados a la orilla. Esto consiste en levantar más o menos 200 líneas, que son centros de cultivo que hoy día están en el fondo».

Un trabajo conjunto con buceadores permitió, en los días previos, localizar en la profundidad de ambas bahías gran parte de los sistemas donde se cultivan los bivalvos. Ahora, los barcos crustaceros emplearán la poderosa maquinaria de levante utilizada normalmente en sus faenas de pesca, para ordenar estas líneas, desde las cuales se cuelgan los ostiones en linternas (pearl net), de manera que los ejemplares puedan filtrar las microalgas que les sirven de alimento. Cada línea de cultivo una tiene una extensión entre 100 y 300  metros útiles y sus extremos se anclan en el fondo del mar, con fondeos de dos a cuatro toneladas.

Osciel Velásquez declaró que «nosotros lo hemos definido como una jornada solidaria, donde pensamos que juntos, tanto la pesca industrial como los artesanales, en un momento de desgracia, debemos apoyarnos para poder trabajar y levantar nuestros artes y centros de cultivo. Más allá de solidarizar con algún gremio, queremos solidarizar con la comunidad, porque aquí involucra a muchos pescadores artesanales que tienen sus centros de cultivo, cooperativas de pescadores, algunos cultivos chicos y medianos, y también empresas de acuicultura que tienen bastantes trabajadores».

Esta faena cuenta con la colaboración del Servicio Nacional de Pesca y de la Gobernación Marítima de Coquimbo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre