Coquimbana trabaja todo el sabor del campo retratado en manjar de leche de cabra

0
11

10La productora fue participante de la nueva propuesta de comercialización de INDAP, que busca entregar productos rurales certificados en calidad, frescura y de precios convenientes.
El esfuerzo, la perseverancia y dedicación del emprendimiento La Pastora de la usuaria del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), Mariela Flores, dijeron presente en el primer Mercado Campesino regional, iniciativa que junto a la emprendedora congregó a 30 productores provenientes de las tres provincias de la región.
La mujer oriunda del sector Las Cardas, comuna de Coquimbo, y productora de manjar y queso de cabra, ha visto cómo en su vida han pasado grandes oportunidades, muchas de ellas de la mano de INDAP, institución a la cual considera «un pilar fundamental a lo largo de mi carrera como emprendedora».
En esta ocasión Mariela tuvo un desafío mayor, ser una de las participantes del Mercado Campesino de INDAP realizado en la Región de Coquimbo, iniciativa que en esta oportunidad se encontró inmersa en la Expo Región de Coquimbo 2017, la vitrina agroalimentaria más grande del verano.
«Siempre la idea es seguir creciendo, y participar en este evento me ayudó a eso, buscaba que mis productos fueran conocidos a los largo de la región y fuera de ella, que sepan que en ellos hay calidad y dedicación. Realmente agradezco a INDAP por hacerme partícipe de esta feria que creo pudo ampliar mis canales de comercialización», señaló Flores.
Son los mismos deseos plasmados por la emprendedora los que Mercado Campesino busca cumplir, ofreciendo a la ciudadanía productos rurales certificados en calidad, frescura y de precios convenientes tanto para compradores como para los usuarios.
Cabe destacar que en la Región de Coquimbo se dio el vamos a nivel nacional de la nueva propuesta de comercialización del servicio dependiente del Ministerio de Agricultura.

TRABAJO CON TRADICIÓN

«Desde pequeña vi a mi madre sacar leche, era una trabajo esforzado y de harta dedicación, pero que ella lo hacía con mucho gusto», comenta la productora coquimbana.
Durante su infancia, Flores creció ordeñando cabras, aprendiendo a realizar queso y manjar de la leche del caprino, este último de gran aprobación en la zona desde el tiempo en los que lo fabricaba su progenitora. «Agradezco lo enseñado, todos estos cambios son positivos, son para crecer».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre