Dan de baja temporal a capitán de carabineros imputado de detención ilegal

0
495

Además se le acusa de torturas y apremios en contra de tres víctimas durante protestas de octubre.

Este viernes en audiencia realizada vía teleconferencia, el Juzgado de Garantía de Coquimbo revisó la medida cautelar de prisión preventiva, aplicada al Capitán de Carabineros Ricardo Luengo, imputado de delitos de detención ilegal, torturas y apremios, falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación.

Tales delitos los habría cometido en contra de tres víctimas en el mes octubre del 2019 durante las protestas del estallido social.

El oficial fue liberado del servicio por la institución, el 16 de junio, lo que implica una baja temporal, a la espera de la toma de razón de la Contraloría General de la República.

SIGUE EN
PRISION PREVENTIVA

Después de analizar los argumentos de la fiscalía y la defensa, el Tribunal, determinó mantener la prisión preventiva del imputado en una unidad policial, a la espera del término de la tramitación de la baja y la promulgación del Decreto Supremo del ente contralor que deberá ratificar esa medida.

Retiro temporal

Según el protocolo de Carabineros, los funcionarios a los que le es aplicado el llamado de retiro temporal, quedan liberados del servicio, lo que en el caso de Luengo, ocurrió el 16 de junio pasado.

Además de acuerdo al misma con la reglamentación, el plazo de la liberación del servicio concluye en la fecha de la notificación del Decreto Supremo, donde estará la toma de razón por parte de la Contraloría a razón de la petición de rigor realizada por la institución, a la espera de la tramitación total de la documentación para proceder a la baja efectiva.

MANTIENE
SU SUELDO

Por otra parte, el funcionario afecto a la medida de baja temporal, sigue como personal activo con el respectivo pago de sueldo, quedando sujeto a las reglas de la disciplina y a la observación y respeto de la cadena de mando de Carabineros, por lo que también deberá entregar la credencial institucional y el cargo fiscal entre otras medidas, como tramitar la pensión si cumple con los requisitos para ello.

En la investigación del 14 de enero pasado, el Capitán Ricardo Luengo Aracena, que prestaba servicio en la Segunda Comisaría de Coquimbo, a las 14:30 del 20 de octubre del 2019 en calle Portales con Pinto del centro de la ciudad, disparó en el costado del abdomen, con una escopeta con perdigones de goma, en contra de J.A.M.A., quien filmaba un video con su celular un operativo policial para dispersar a un grupo de sujetos que cometían desórdenes. Estaba acompañado de su pareja F.A., la que también captó en video la misma situación.

J.A.M.A., después de recibir el disparo, según el testimonio de F.A., fue arrestado y agredido con golpes en la misma zona lesionada, por parte del oficial Luengo quien usó la escopeta para ingresarlo a golpes a una patrullera. La mujer también habría sido golpeada en similares procedimientos del oficial

FALSIFICACION
DE INSTRUMENTO
PUBLICO

Después de esos actos que fueron catalogados como delitos de torturas y apremios, también pasaron a configurarse los ilícitos de falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación.

En el libro de registro de detenidos de la primera guardia de la Segunda Comisaría, no quedó consignado el motivo por el cual J.A.M.A., fue aprehendido.

También se omite en ese informe del libro de guardia que el detenido estaba herido. Ello, aunque en la madrugada del día siguiente recién es referido en ese libro el motivo por el que el joven fue detenido y se dice que presentaba una lesión por la que debió ser llevado al hospital.

Según el Ministerio Público, también dio cuenta de una omisión en la atención que la víctima debió recibir desde el momento en el que fue aprehendido

DETENCION ILEGAL

A esos cargos también fue agregado el de detención ilegal, ya que el ente persecutor penal definió que el Capitán Luengo, al confeccionar el parte informó a la fiscalía que J.A.M.A. fue apresado por maltrato de obra a Carabineros de servicio, cargo por el que la víctima fue formalizada de forma posterior en el Juzgado.

Luego argumenta que debió reducirlo disparándole con un escopeta con perdigones de goma a una distancia de entre 5 a 8 metros, (cuando el informe balístico de la PDI precisa que el disparo fue realizado a una distancia de tres metros).

PERIODISTA
DE «MI RADIO»

Al día siguiente 22 de octubre a las 21:00 horas, durante el toque de queda del estado de emergencia, ocurre otro hecho.

En ese entonces el periodista Leonardo Silva trabajaba para Mi Radio por lo que estaba transmitiendo en vivo desde su auto, para el canal de Internet de la emisora desde calle Alessandri, estacionado sobre el paso de nivel de la Ruta 5.

Fue sometido a un control de identidad por personal de la Segunda Comisaría a los que exhibió su correspondiente salvoconducto y su carnet de identidad.Sin embargo en ese momento Silva, fue apuntado con una escopeta por el mismo Capitán Luengo, quien además había abierto la puerta de copiloto, instando al comunicador a que saliera del móvil.

El profesional de la prensa habría sido golpeado en la cabeza y en la espalda por el oficial con el armamento que portaba.

Quedó con herida en el occipital izquierdo y lesión leve en la espalda, constatadas por un médico, lo que configura un delito de apremios ilegítimos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre