Deuda del municipio de Coquimbo asciende a más de $ 7.700 millones

0
1353

Por solicitud del concejo de Coquimbo, en sesión del cuerpo colegiado, el administrador municipal Patricio Reyes presentó un resumen que da cuenta que la actual deuda pendiente de pago de la casa consistorial asciende a $ 7.748.334.437, cifra que incluye una deuda flotante que suma $ 662.574.482.

Desglose

En el ítem operativo en arriendo de vehículos la cifra adeudada es de $188.486.029, $53.000.000 en combustibles y lubricantes, y en mantención y reparación el monto llega a $49.751.956.

Pasando al área administrativa, las deudas ascienden en arriendo de edificios a $310.971.509, en publicidad y difusión, a $142.877.824, en consumos básicos la cifra alcanza los $2.069.251.838, en materiales de uso corriente, $116.869.578, $22.320.574 por servicios informáticos, y en servicios generales el monto es de $574.633.770.

Por concepto de subvenciones municipales, el déficit alcanza $413.465.742, por aportes sociales la deuda es de $365.283.372, mientras que lo adeudado por el servicio de aseo comunal llega a los $2.778.847.763.

Además, el administrador municipal puntualizó también que hay compromisos financieros de arrastre sin devengamiento contable por un total de $11.281.912.800, que engloba $2.546.706.715 por servicios de aseo comunal, $5.698.944.525 por deuda por la construcción del nuevo edificio consistorial y por un cobro de recambio de luminarias públicas por $3.036.261.560

Leaseback y nuevos ingresos del casino para cancelar

Respecto a la forma de cancelar la multimillonaria deuda, Reyes explicó que la actual administración municipal podría recibir, a contar del próximo año, cerca de $4.000 a $5.000 millones una vez que lleguen los dineros del leaseback que será gestionado ante a la banca privada, proceso que fue aprobado por el concejo en abril del año pasado.

Es así que en los próximos meses, el leaseback, que incluye dejar en garantía propiedades municipales como el edificio consistorial de calle Bilbao, el Club Social de Calle Aldunate, la ex Casa Mac Auliffe de calle Varela, el ex Cendyr Náutico de La Herradura, y un terreno del sector de las Dunas del mismo balneario, podría ser visado por la Dirección de Presupuesto, Dipres, del Ministerio de Hacienda, y por la Subsecretaría de Desarrollo Regional Subdere.

Al monto del leaseback, de acuerdo al administrador, también podrían sumarse los aportes del contrato de licitación del Casino de Juego de Peñuelas, que podría aportar a las arcas municipales una cifra cercana a los $15 mil millones en dos años más.

Austeridad

El concejal Alejandro Campusano, que presidió la sesión, comentó que hay confianza que con el ingreso de nuevos recursos a las arcas municipales, por la vía del leaseback, es factible amortizar la deuda.

«Este tema de las deudas municipales es una realidad a nivel país, pero esta administración junto a este concejo lo está asumiendo con altura de miras, y si no se pudo rebajar ahora en este año fue porque se atrasó la aprobación del leaseback, que pensábamos que podría estar listo en este mismo año, lo que se traduce en que seguimos con este problema, al que hay que sumarle montos de arrastre».

Por este motivo, la autoridad ratificó que el concejo continuará con la política de austeridad en los gastos, contando con mayor participación de la comunidad en el manejo presupuestario.

«Para el 2020 el principal desafío es tener un gasto más austero, dando solución a las cosas que realmente necesitan nuestros vecinos, como es tener una mejor salud, por ejemplo, para lo cual buscaremos tener mayor participación de ellos, para hacer un mejor uso de los recursos, y así más que hacer grandes eventos con presupuestos millonarios buscaremos realizar actividades con presupuestos acotados»

Además, el concejal expresó que cuando sea inaugurado el nuevo edificio consistorial también habrá un ahorro importante de fondos. «Nosotros tenemos una gran cantidad de dependencias arrendadas para que funcionen los distintos departamentos y oficinas de la municipalidad, lo que significa un gran gasto en arriendos al año, y esa situación de estar tan dispersos no es buena para los vecinos ni para los funcionarios, y contar con el nuevo edificio municipal, que podría estar operativo el otro año, va significar un gran ahorro en el tema de servicios también, ya que cuenta con sistemas que usan energías renovables».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre