Dominga, rechazado en Sistema de Evaluación Ambiental, va a Santiago

0
7

10La sesión estaba programada para las 9:00 de la mañana. Sin embargo, de manera inexplicable comenzó con más de 50 minutos de retraso. Lentamente los seremis y el intendente, que estaban en el edificio de la intendencia regional desde muy temprano, llegaron a ocupar sus puestos en la Comisión de Evaluación Ambiental que debía votar el proyecto minero Dominga. En las afueras de la intendencia, adherentes y contrarios hacían sentir sus puntos de vista con pancartas y altavoces. (Ver nota aparte).
En la primera parte de la reunión, se realizó una amplia exposición del Informe Consolidado de Evaluación, en que presentaron una serie de aspectos relacionados con la iniciativa minera que pretende operar en la comuna de La Higuera.
Tras la intervención de las personas a favor y en contra de la iniciativa, que se encontraban en la sala, el intendente Ibáñez dio paso a la votación.
El primero en hacerlo fue el director regional (s) del Servicio de Evaluación Ambiental, Óscar Robledo, quien afirmó que «considerando que el proyecto cumple con la normativa ambiental aplicable…cumple con los requisitos para entregar los permisos ambientales… subsana aclaraciones, rectificaciones formuladas por el comité revisor y propone medidas para hacerse cargo de los efectos, características y circunstancias, es que se aprueba con las condiciones que se señalaron».
Luego la votación fue de la siguiente manera: Seremi de Desarrollo Social, Herman Osses Soto (PPD), rechaza; Seremi de Minería, Igor Díaz López de Maturana (PR), aprueba; Seremi de Transportes, Óscar Pereira Peralta (DC), rechaza; Seremi de Vivienda, Erwin Miranda Veloz (DC), aprueba; Seremi de Agricultura, Andrés Chiang Guzmán, rechaza; Seremi de Obras Públicas (DC), Mirtha Meléndez Rojas, aprueba; Seremi de Energía (PS), rechaza; Seremi de Economía, Rodrigo Sánchez Tello (DC), aprueba; Seremi de Salud, Rosendo Yáñez Lorca (PC), rechaza; Seremi de Medio Ambiente, Eduardo Fuentealba Castillo (DC), aprueba.
Llamó la atención que el orden en que se ubicarían los seremis, que había establecido por el Servicio de Evaluación Ambiental, fue cambiado por una de las asistentes del intendente minutos antes de la sesión. De esta manera las votaciones fueron un rechazo y una aprobación sucesivamente hasta llegar al puesto del intendente.

Hasta ese momento la votación estaba con seis votos a favor y cinco en contra.
Era el turno del intendente Claudio Ibáñez, quien leyó un extenso documento, que traía consigo desde el inicio de la sesión.
«Como gobierno hemos apoyado la minería, por ejemplo en esta misma instancia hemos apoyado otras iniciativas como Minera El Espino o la Planta Desaladora de Pelambres a través de la Comisión del Uso del Borde Costero. En nuestra región el desafío es que las diversas actividades productivas coexistan de manera armónica con el resto de las actividades sociales, turísticas, culturales y medioambientales…. la experiencia indica que aunque se manifiesta la voluntad, no necesariamente se advierte un desempeño responsable, equilibrado, justo y armónico y terminamos sufriendo consecuencias que empañan y perjudican el gran desafío de lograr un desarrollo sustentable, en ciertos casos se provocan daños irreversibles en la relación social, en el medio ambiente, en la confianza….en este proceso de tres años es justo reconocer la iniciativa de la empresa para sacar adelante el proyecto, con medidas y diseños innovadores que buscan mitigar sus impactos, aportar los antecedentes a las observaciones planteadas a los servicios públicos donde también el trabajo de los equipos involucrados en estudio demuestra que la institucionalidad sí funciona», dijo en parte de su intervención la primera autoridad regional.
Más adelante afirmó que «como gobierno tenemos que pensar en los máximos estándares. Entonces cabe la duda razonable, cuando hay organismos que advierten riesgos y sus fundamentos son desestimados en el proceso, cuando existen consideraciones que al amparo de la normativa aplicable no pueden ser evaluados, cuando existen situaciones que implican poner a la comunidad, a las personas a riesgo de su salud y calidad de vida, cabe la duda razonable».
Tras leer cerca de cuatro páginas, dio a conocer su postura de rechazo al proyecto. Al producirse un empate, fue el voto del mismo intendente el que dio por cerrada la votación y por rechazado el proyecto Dominga.

Tras una extensa jornada de análisis, el Intendente de la Región de Coquimbo, Claudio Ibáñez, señaló que hay variables que no se consideran en la comisión técnica, entre ellas, las observaciones planteadas durante la participación ciudadana, que apuntaron hacia el impacto ambiental sobre el ecosistema marino y el Parque Nacional Pingüino de Humboldt.
«Se establecieron observaciones y argumentos relevantes sobre el impacto en estas reservas que son dignas de preocuparse, más allá de lo que se establece en la comisión técnica. Por eso, cada servicio público se pronunció de manera extensa respecto a su votación, la cual fue muy dividida, porque cada uno se hacía cargo de sus observaciones propias, pero tomaba consideración otros aspectos referidos a la participación ciudadana y los efectos del medio ambiente», explicó el Intendente de la Región de Coquimbo.
La votación había arrojado un empate a 6 votos sobre la resolución final, incluido el voto de rechazo del Intendente Claudio Ibáñez, que finalmente selló la decisión en contra del proyecto, al tener la facultad de dirimir el resultado, en su calidad de presidente de la Comisión Evaluadora.
Consultado sobre presiones de carácter político, fue enfático al señalar que «lamentablemente, este ha sido un proyecto que se ha teñido con ribetes políticos que acá no fueron al caso. Nosotros tomamos los aspectos concretos y fundados, ningún seremi se ha referido a algún aspecto político contingente. Cada uno tomó su decisión en ámbitos de su competencia. Hemos participado en plena conciencia y ningún parlamentario, de ningún sector, ha influido en la decisión».
Esta decisión fue valorada por vecinos de la comuna de La Higuera, sobre todo por la agrupación medioambiental MODEMA (Movimiento del Medio Ambiente). En este sentido, Andrés Álvarez manifestó que «el Servicio de Evaluación y la Comisión tenían que rechazarlo, porque no era permitirle seguir adelante con un proyecto que no entregaba la información relevante para que una iniciativa de esta envergadura fuera aprobado como corresponde».
Mientras que el Alcalde de La Higuera, Yerko Galleguillos, señaló que respeta esta decisión y que seguirán trabajando con los vecinos por el desarrollo de la comuna. «Hoy día hay gente que tenía la esperanza puesta en este proyecto y otros que se oponían. Esperemos que, tal como dijo el Intendente, se generen proyectos importantes, como el alcantarillado de La Higuera, para que se generen puestos de trabajo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre