“EN LA PRIMERA VERSIÓN ME QUEDÉ CON EL PODIO”

0
10

10Jorge Santana tiene un físico privilegiado. Mucho músculo tonificado, se suman a su altura y la potencia que muestra a la hora de competir en una prueba extrema como es el triatlón.
El domingo, en la edición número 18 de la competencia que se lleva a cabo cada año en La Herradura, el profesor recordó sus inicios y detalló lo que fue la primera versión del certamen que llama la atención de aficionados quienes llegan a Coquimbo, para competir en familia.
¿Recuerda como fue la primera edición de este triatlón?
“Tengo el recuerdo bastante presente, porque en su momento el profesor Wilson González Sulantay, quien fue el creador de esta prueba junto a otras personas, me llamaron para participar. Me dijo, Jorge, tu corres, nadas y solo te falta subirte a la bicicleta para que te conviertas en un triatleta. Me hizo el reto para la primera versión, participé y la gané. Desde allí me enamoré del Triatlón, y he vuelto en cada versión”.
¿Se ha ido sumando gente con el tiempo?
“Si, cada vez va aumentando. En la Primera versión no deben haber participado más de 50, esa vez vino un equipo de PDI y logró sumar más gente, pero cada año se van sumando más veraneantes, incluso está el dato anecdótico que Valentina Carvallo hoy destacada exponente de esta disciplina, vino a competir. Ahora hay mucha gente que lo tiene agendado como una actividad más en el verano”.
¿Cuál es la prueba más complicada para los participantes?
“Comenzamos con un trayecto de agua que no tiene gran dificultad porque es una distancia pequeña, luego se toma la bicicleta de montaña y ahí es donde viene el tramo más pesado que es la empinada subida de El Panul, son muy pocos los que terminan ese trazado sobre la bicicleta, generalmente se bajan y la empujan, porque se trata de un trayecto muy técnico. Y el trote que se hace por la arena, es dificultoso, pero es menor”
¿Qué versión recuerda más?
“La primera versión, por poder lograr el podio. También recuerdo cuando llegó mucha gente de Viña del Mar y argentinos, fue un triatlón muy competitivo, incluso se llegó a dudar que se tratara de gente novata. Pero cada versión tiene su plus, por ejemplo ahora se contó con unos 25 competidores del Coquimbo Triatlón Club, lo cual marcó un cierta línea en esta versión número 18”.

¿A nivel nacional, siente que este deporte ha ido creciendo paulatinamente?
“Este deporte ha ido creciendo enormemente. Tenemos la fecha del Ironman de Pucón que es el referente nacional, luego acá en la zona se hacen dos triatlones de gran categoría. Una de ellas es en mayo, con motivo del Aniversario de Coquimbo, conocido como half  “Aguas Tranquilas” que es medio Ironman, y en diciembre hay un Atriaman que se corre en la Avenida del Mar”.
¿Cómo es el trabajo con las futuras generaciones?
“Nosotros trabajamos con los más pequeños, desde los clubes grandes de Santiago nos han dicho que estamos trabajando muy bien, ya que alumnos regionales han ido a competir a nacionales logrando cosas importantes. Para un niño, entre los 7 y 10 años es un período donde puede jugar, divertirse y desarrolle las habilidades básicas, luego entre los 10 y los 14 pueden dar luces de que pueden llegar a un mayor rendimiento, como es el caso de Francisco Chavez que ya lo están viendo afuera y lo hemos tratado de lanzar como preseleccionado, y en el caso femenino está Paloma Orrego quien ha sido llamado a preselectivos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre