«En la región tenemos más de 600 mil hectáreas para proyectos de energía eólica y fotovoltaica»

0
78

La autoridad, de entre las distintas medidas que se tomaron, destacó el plan de descarbonización que lanzó la ministra Susana Jiménez, «es enorme, es un tremendo desafío y un gran compromiso con el país, que nos pondría en una vitrina bastante importante».

«En la región de Coquimbo somos líderes y emergentes en el sector, si bien ya llevamos un buen desarrollo y un camino recorrido, tenemos un tremendo potencial que todavía está por desarrollar, tenemos más de 600 mil hectáreas disponibles entre energías fotovoltaicas y eólicas que todavía no están desarrolladas. Ese es uno de los desafíos, que es seguir creciendo», sostuvo.

En Combarbalá se está viviendo una situación compleja con la central de respaldo, que si bien está aprobada, cuenta con un rechazo ciudadano, incluso el proyecto fue al Primer Tribunal Ambiental, ¿Cuál es su visión?
«Es un grupo pequeño de personas de la localidad cercana a Combarbalá, un grupo bastante menor. Si nosotros queremos seguir creciendo en la región, en términos de energías renovables, éstas no son continuas, y tanto la potencia del viento como la calidad de la radiación solar no son continuas, y el sistema, para que sea robusto, es donde conviven las centrales de respaldo y las energías renovables, cuando hay fluctuaciones en el sistema es cuando entran a operar estas centrales, o ante eventuales emergencias como sismos o cortes de líneas, he ahí la importancia de las centrales de respaldo cuando se empieza a migrar desde las energías sucias hacia las renovables. Hay mucha falta de información, hay mucho desconocimiento de la población en general. Un dato concreto es que en la región de Coquimbo las centrales de respaldo no funcionan más de 20 días al año».

¿En qué se diferencian las centrales de respaldo de las termoeléctricas?
«El negocio de las centrales de respaldo, a diferencia de las termoeléctricas, que muchos buscan intencionalmente mezclar ambos temas y son cosas totalmente distintas, es estar disponibles pero no funcionar. A diferencia de las termoeléctricas, que el negocio de ellos es funcionar y generar energía».

¿Esta oposición de la gente a que se le atribuye?
«Hay acercamientos, como seremia tratamos de hacer un trabajo comunitario bastante importante, no solo en el proyecto de Combarbalá sino que también en relación a las líneas de transmisión que están por venir a la región, que están por ingresar al proceso de evaluación ambiental. Tratamos de estar continuamente resolviendo esas dudas. Lo que buscamos nosotros es informar a la población sobre cuáles son las características de un proyecto, su influencia y que cada uno tome una decisión al respecto».

Hay otro proyecto que es bastante cuestionado, que es Cardones-Polpaico, ¿Cuál es la visión actual?

«Cardones-Polpaico es un proyecto grande e importante en términos de infraestrcutura eléctrica, pero el ministerio siempre ha velado porque cada proyecto que se construya no esté por sobre la ley y que cumpla con la normativa ambiental, y es por eso que el sistema ha funcionado en pro del cumplimiento de las normas. Nos interesa que este tipo de proyectos se desarrollen, nos permite la entrada de más centrales de energías renovables, pero siempre cumpliendo con el marco legal».

El otro proyecto de líneas de transmisión de Eletrans III ya ingresó al SEA e incluso el Core manifestó su rechazo…
«Actualmente el proyecto está ingresado efectivamente al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, entró en el mes de enero del presente año. Es un proyecto que está recién ingresado, ya trasparentó cual es el trazado que está presentado por la empresa, entendiendo que son las mismas empresas que proponen el trazado, obviamente cumpliendo con el marco regulatorio y después en el proceso de observaciones, participación ciudadana, etc., se van viendo las modificaciones. No hay postura a favor ni en contra, es un proyecto que recién ingresó a evaluación, está corriendo por el conducto regular».

¿Cuál es el porcentaje de generación de energías limpias en la región?
«De la energía generada en la región de Coquimbo, el 99,5% corresponde a renovables no convencionales, principalmente eólicas y fotovoltaicas, la brecha entre ambas antes era bastante grande, el grueso y la característica de la región es que era en su mayoría eólica y de a poco eso ha ido migrando. Todos los proyectos aprobados el año pasado corresponden a parques fotovoltaicos, entonces esa brecha se ha minimizando».

Luego de este año en cargo, ¿tiene alguna otra aspiración política, optar a algún otro puesto?
«Espero contribuir al gobierno regional durante este periodo, entendemos que hay una cartera con bastantes desafíos y bastantes materias que seguir abordando. Creo que estamos realizando un buen trabajo como seremi en la cartera de Energía, creemos que hemos armado un equipo bastante bueno, buscando soluciones importantes para la región. El desafío es todavía muy grande como para asumir nuevas responsabilidades».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre