En segunda fase de «OperaciónMaría», PDI apresa a dos bolivianos con 129 ovoides con droga

0
7

actualidad 5Continuando con la «Operación María», que permitió apresar a los miembros de una banda de traficantes, quienes fueron capturados la semana pasada en esta zona con dos kilos y medio de clorhidrato de cocaína en ovoides, la Policía de Investigaciones, PDI, arrestó en La Serena a otros dos ciudadanos bolivianos del mismo grupo quienes traían en sus cuerpos 129 ovoides con la misma droga.

A cargo de la aprehensión de los dos  «burreros» estuvo la  Brigada Antinarcóticos, BRIANT, de la PDI, que obtuvo importantes antecedentes emanados del arresto inicial de los bolivianos Fernando Eguez Mendoza, Domitila Retamoso Quispe, Rosemary Jiménez Manrique, junto a dos chilenos y una tercera mujer boliviana en la capital regional.

De esta manera, los detectives pudieron establecer que llegaría un nuevo cargamento de clorhidrato de cocaína a La Serena, determinando que dos ciudadanos  bolivianos  transportaban en su sistema digestivo 129 ovoides con un kilo 591.3 gramos de la ilícita sustancia de alta pureza.

Ambos imputados, que  estaban plenamente identificados, fueron  apresados cuando llegaron en un bus al terminal de buses serenense, en que fueron sometidos a control de identidad al presentar señas corporales como ojos congestionados, gran sudoración y aliento con olor a látex.

Ambos aprehendidos, quienes provenían de Oruro en Bolivia y que habían ingresado a nuestro país por un paso en Iquique, accedieron voluntariamente a ser sometidos a radiografía en el hospital local, exámenes que  revelaron que traían los ovoides cuyo contenido es suficiente para 3.182 dosis, las  que  pudieron generar ganancias por 31 millones de pesos si hubiesen sido vendidas.

Larga indagatoria

La «Operación María» viene desarrollándose desde el mes de mayo de este año,  por parte de la PDI y el Ministerio Público de Coquimbo, para desbaratar un grupo delictual que recluta a ciudadanos de los países fronterizos del norte de Chile para que sirvan como «correos humanos», los cuales deben entregar su cargamento en la comuna coquimbana a  los encargados de la distribución.

Esas personas correspondían dos chilenos y a una mujer boliviana, quienes recibían instrucciones de un cabecilla que cumple condena en la cárcel de Huachalalume.

Los tres «distribuidores», junto a los primeros «burreros» Fernando Eguez Mendoza, Domitila Retamoso Quispe, Rosemary Jiménez Manrique, fueron formalizados en el Juzgado de Garantía por la fiscalía por tráfico de drogas.

Luego de ser procesados, todos quedaron con la medida cautelar de  prisión preventiva hasta el cierre del proceso indagatorio de 90 días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre