Fallece ex dirigente y doctor de Coquimbo Unido, César Alberto Nieme

0
943

Pesar por deceso de destacado médico y otrora dirigente de Coquimbo Unido y facultativo de la Selección Chilena César Nieme.

A la edad de 74 años y rodeado de sus seres queridos, dejó de existir en su casa de La Serena, el reconocido médico coquimbano César Alberto Nieme Salamanca, que desempeñó el cargo de dirigente y facultativo del Club Coquimbo Unido, durante un lapso de 40 años y que también fue el doctor de la Selección Chilena durante su participación en el Mundial de Francia 98.

Nieme era médico general y reumatólogo, cursando estudios en el Liceo de Hombres de La Serena, para ingresar al término de la enseñanza media a estudiar la carrera de medicina en la Universidad de Chile en la capital.

Es así que el galeno formó un hogar con su esposa la señora Isabel Margarita Val Mejías y con sus hijos Felipe, Rodrigo y Gonzalo que a su vez le dieron 10 nietos en total.
Su afición siempre fue el fútbol, lo que lo llevó a ser dirigente y facultativo del club Coquimbo Unido, institución a la que estuvo ligado por cerca de cuatro décadas, atendiendo de forma desinteresada a diversos planteles del primer equipo «pirata» de las décadas del 70 y del 80 principalmente.

Pero sin duda su campaña más destacada fue en 1992 cuando acompañó a los «piratas» a los partidos que disputó en la fase de grupo de la Copa Libertadores de ese año que le permitió disputar partidos con Universidad Católica, Colo Colo y con los equipos argentinos San Lorenzo y Newell´s Old Boys que era dirigido por Marcelo Bielsa.

Además esa tarea de facultativo deportivo la complementó ejerciendo como médico del Hospital San Pablo y en su consulta particular en el centro médico Cemco, de avenida Ossandón con Colo Colo de El Llano, atendiendo diligentemente a varias generaciones de porteños.

Ya a fines de los 90 gracias a su labor siempre profesional y a la cercanía con el ex presidente aurinegro Miguel Bauzá Fredes y con la dirigencia del fútbol chileno, en 1998 y bajo el mandato del presidente de la Asociación Nacional de Fútbol, Anfp, de ese entonces, Ricardo Abumohor, fue contratado como médico de la Selección chilena que participó en el Mundial de Francia, donde compartió o con grandes jugadores nacionales encabezados por Iván Zamorano y Marcelo Salas.

Así avanzando en los años el doctor Nieme, deja de ejercer residiendo en El Llano, dedicándose a su familia y a sus amistades siguiendo atentamente la campaña de su querido Coquimbo Unido, que le dio una gran alegría el año pasado, al lograr el ascenso a Primera División como campeón del torneo de Primera B lo que le permitió sobrellevar enfermedades que lo había complicado en los últimos años.

Lamentablemente el galeno fue agravándose en su estado de salud principalmente por una leucemia, patología que derivó en una serie de complicaciones que finalmente le causaron el deceso en su casa de avenida del Mar de La Serena, donde estaba residiendo en el último año.

Los restos mortales de Nieme, serán trasladados hoy a las 15:00 a la parroquia de Buen Pastor de avenida Ossandón de El Llano, templo religioso desde el que el cortejo fúnebre saldrá hacia el parque cementerio de la avenida La Cantera donde será realizado el sepelio.

Un gran amigo

Alfonso «Pocho» Morales ex jugador aurinegro, integrante del plantel de 1962 que en ese año logró el ascenso a Primera División por primera vez en la historia de la institución, recordó a Nieme como un « generoso y gran amigo», evocando una anécdota que lo retrata de forma fiel, «él siempre vivió pendiente del club, y me acuerdo que cuando él todavía era un estudiante de medicina en Santiago, iba a buscarme a mí y un par más de jugadores para conversar, para echar la talla y de ahí él nos invitaba a comer y él mismo pagaba la cuenta a pesar de que como se sabe los estudiantes no tienen mucho presupuesto».

Además Morales, comentó que así cultivó una profunda amistad con él fallecido galeno y con varios jugadores y director técnicos ligados a la institución «pirata», « después que jubiló él siempre siguió en contacto conmigo y con Miguel Bauzá que fue presidente del club y con José Sulantay, que fue jugador de Coquimbo Unido y su entrenador, con el que trabajó estrechamente por varios años, por eso sentí mucho que ahora último estuviera tan afectado de salud, lo que llamó la atención es verlo muy agotado y silencioso en una comida anterior por el aniversario del club, pero ya está descansando y le doy mis sentidas condolencias a toda su familia».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre