Falleció la María, un gran personaje popular

0
8

mariaElla era feliz, a pesar de su precaria condición humana y su deficiencia mental leve. Como toda mujer, se pintaba y cuidaba su presentación personal, se enamoró muchas veces. Ella lo contaba, pero «el» fue un secreto. Como toda persona de bien, a su modo, luchó por la vida para ayudarse y ayudar a su familia. La calle era su espacio, una caja de zapatos era su alcancía. Un  arrugado cigarro siempre fue parte del rostro con el que ofrecía una sonrisa. No había acto público donde no estuviera la María. Saludaba con un beso en la mejilla al obispo, al coronel o al político. Se enojaba mucho cuando alguien pretendía sacarla de la misa donde se paseaba pidiendo….
Habría tanto que hablar de este personaje popular. Si hasta bailaba y de vez en cuando tomaba sus copitas. Le pegaron, la asaltaron, estuvo detenida. Más, nunca perdió esa inocencia. La vimos reir y la vimos llorar, triste, de cara limpia, recién peinada (alguien se encargaba de ella de vez en cuando). «Mijito rico», decía todas las veces que se le cruzara alguien que le interesara.
Desde hace años estaba viviendo en Copiapó. Ayer las redes sociales comentaban con tristeza de esta partida.
María Angélica Carmona Tolmo, 68, no se pudo sobreponer a una neumonía, en el Hospital de Copiapó. Su deceso fue el  lunes 1 a las 12:58 del día.
«Tuvimos la gracia de conocer a la señora María. También tuve la oportunidad hace unos años, de poderla visitar en una residencia de Adultos Mayores en Copiapó, donde se encontraba relativamente bien. Si bien ella tenia familiares acá en La Serena se encontraba en situación de calle y tenía problemas de salud mental y a través del Hogar la pudimos atender por un tiempo…», indicó a LA REGIÓN, Gonzalo Cortes, director ejecutivo del Hogar de Cristo.
María había sido derivada desde el Hogar de Cristo de La Serena al Hogar Nuestra Señora de la Candelaria atendido  por la Congregación Nuestra Señora de Andacollo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre