«Hay una posibilidad bastante alta de que el Estado de Excepción Constitucional por Catástrofe se pueda extender»

0
452

Con un tono marcado y seguro, y sus dos estrellas en el pecho que dan cuenta de su rango, el general de Brigada Pablo Onetto Jara, quien está a cargo de la región como jefe de Defensa Nacional desde que se decretó el Estado de Excepción Constitucional por Catástrofe, el pasado 19 de marzo, por un plazo inicial de 90 días, conversó con LA REGIÓN respecto a cómo han sido estos meses, en donde se ha convertido en una las caras más visibles en el combate al Coronavirus.

Onetto no es un extraño en la zona, ya que durante el 2014 fue designado como Comandante del Regimiento Nº 21 Coquimbo, y entre otras labores le tocó coordinar las distintas acciones tras el terremoto de 2015.

Dentro de las funciones que tiene el general está ordenar el acopio, almacenamiento o formación de reservas de alimentos, artículos y mercancías que se precisen para la atención y subsistencia de la población en la zona, y controlar la entrada y salida de tales bienes, además de coordinar y distribuir las fuerzas militares en el territorio, y dar cuenta a diario de su gestión, principalmente en la seguridad, como lo son los detenidos en el toque de queda.
En su apretada agenda se dio un tiempo para conversar con LA REGIÓN, ya a pocos días que se cumplan los tres meses del Estado de Excepción.

¿Qué balance puede hacer de la situación en estos casi tres meses?
«Todos los que estamos en la jefatura de Defensa, tanto del Ejército, la Armada, Carabineros, la PDI y junto a las autoridades de la región, hemos estado trabajando 24/7, todos los días de la semana en distintos aspectos para poder apoyar e implementar todas las medidas sanitarias que ha dispuesto la autoridad, como las aduanas sanitarias, el control del toque de queda, las aglomeraciones, las disposiciones sanitarias como las residencias o albergues, los alimentos, más algunas propias como es mantener la cadena logística, infraestructura crítica, que es un hecho poco visible para el día a día de la ciudadanía, pero que lleva harto tiempo y ocupa harto contingente».

Y desde el punto de vista personal?…
«Del punto de vista personal, ya son casi tres meses que estoy fuera de la casa, solamente contacto telefónico con mi familia, mis hijas, mi esposa, así que también tiene un peso, porque ellos están en Santiago en cuarentena, afortunadamente de mis soldados que están acá muchos son la región, así que hemos tratado de balancear para que puedan ir a ver a sus familias, con todas las medidas sanitarias para evitar algún tipo de contagio».

¿Y cómo lo hace el personal que vino de Santiago con usted?
«A la gente que vino conmigo de Santiago, que están en las mismas condiciones que yo, cada cierta cantidad de tiempo le damos unos turnos de relevo para que puedan ir a ver a sus familias y vuelvan. Tratamos de ser en ese sentido lo más balanceados posible».

Se atrevería a ponerle una nota al comportamiento del ciudadano…
«Es difícil ponerle nota a una situación tan específica como esta, porque claro, si uno ve todos los datos cuándo entrega el reporte, la cantidad de gente que cumple diría que es la mayoría, que trata de quedarse en su casa y cumplir con las disposiciones sanitarias, con el toque de queda, etcétera. Pero como esto es una pandemia y un tema tan complejo, molesta ver que unos pocos no cumplan con las disposiciones y se pueda echar a perder todo lo que ha hecho el resto».

¿Qué puede contar de su día a día?
«El día es bien dinámico, es intenso, normalmente me reúno a las 8 de la mañana y se hace un briefing (instrucciones) donde vemos con el puesto de mando de la jefatura de Defensa, donde hay un delegado de Carabineros, PDI y la Armada en el cuartel general, se analizan las situaciones de las últimas 24 horas y vemos las operaciones futuras, y lo más relevante que vamos viendo en la semana con tareas para ir levantando, porque la cantidad de gente es limitada y debemos optimizar los recursos al máximo para poder cumplir de mejor forma la mayor cantidad de tareas».

«Todos los días hay comité de crisis a las 10 de la mañana, y de ahí es variado, a veces voy a la aduana de La Higuera, hay otros días que tengo videoconferencias con el ministro de Defensa para reportar algunas situaciones y novedades, voy a Ovalle y otras comunas. Normalmente trato de estar donde están las actividades más importantes. Para el toque de queda salgo a partir de las 10 de la noche, hasta la 1:00 de la mañana, para ir viendo a las unidades que tengo desplegadas o a la gente que está cumpliendo algunas misiones. Pero es variado, no tenemos un ritmo de batalla normal».

¿Cómo es la relación con las autoridades?
«Hacemos equipos de trabajo, principalmente con la seremía de Salud, donde hemos hecho un muy buen trabajo junto con el director de la red asistencial, con el gobierno regional, con los alcaldes, hasta con juntas de vecinos he tenido que trabajar en algunos aspectos. Es un trabajo en conjunto entre todos, que visibiliza en que somos una región que está con las tasas que tenemos y que podemos seguir mejorando aún».

El Estado de Excepción se cumplirá este 19 de junio… ¿se podría prorrogar?
«Uno visualiza lo que está ocurriendo y hay una posibilidad bastante alta de que, más que el toque de queda, el Estado de Excepción Constitucional por Catástrofe se pueda extender, por cuanto tiempo… no lo sé, puede ser un máximo de 90 días lo que permite la ley, y el toque de queda es una medida sanitaria más dentro de todas».

¿Si se alargara, usted seguiría como jefe de la Defensa?
«No lo sé, es una decisión del Presidente de la República, que es el que designa a los jefes de la Defensa Nacional a proposición del ministro de Defensa».

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre