Hecho ocurrido en Andacollo el sábado pasado: Conductor que escapó de control policial: «Los disparos no fueron para detener el auto, sino para matar»

0
471

El sábado, cerca de las 22:30 horas, hace siete días, Tania Morgado (21), tecnóloga dental, abandonó una fiesta junto a su amigo José Rivera (28). Ambos tomaron el automóvil y se fueron para continuar con el carrete en otro lado, «pues como vivía cerca mío, después yo la iba a dejar…».
Lo que ocurriría después solamente José lo sabe. Y eso espera que muy pronto también lo sepan los padres de Tanía, joven que falleció este miércoles a causa de las lesiones provocadas por un impacto de bala que recibió por parte de Carabineros en un confuso incidente.

Deben tener rabia conmigo

Al Hospital San Pablo de Coquimbo llegó la joven en estado grave. También lo hizo José Rivera. Él, con un impacto de bala en el tórax, dejó el recinto al día siguiente. A eso de las 13 horas regresó a su hogar con su familia.
Tanía, que hace pocos días había ingresado a trabajar de planta al Hospital de Andacollo, seguía aferrándose a la vida. Fueron días de combate, que implicó aunar equipos multidisciplinarios para salvarle la vida. Pero el miércoles, ya en la tarde, la noticia los golpeaba. Tanía, la joven alegre, querida por todos, fallecía.
Consternación en la comuna. Lloraron sus padres. También quienes la conocieron, contagiados para siempre del síndrome afectivo que les había legado.

ME SIENTO MAL…
LAMENTO LO SUCEDIDO

Lamenta lo sucedido José Rivera, ya desde su hogar. A una semana de aquella fatídica noche, el amigo de Tanía y chofer del auto que ese sábado fue interceptado por un retén móvil, todavía se pregunta por qué carabineros actuó de esa manera, «disparando no para detener el vehículo, sino que para matar», dice tajante.
Y agrega que «todavía no he podido ver a la familia, tampoco fui al velorio, entonces me siento mal. Por ultimo me hubiesen dejado ir a verla, pero no he podido y tampoco me he querido acercar, ya que al final ellos -los padres- deben tener rabia conmigo, porque como pueblo chico se han hablado muchas cosas y ninguna es la verdad. ¿Sabe? Voy a estar tranquilo cuando haya hablado con sus padres, pues en ese momento van a saber las cosas como realmente fueron, ya que yo no le he mentido a nadie. Siempre he dicho la verdad, nada más», relata.
Como único testigo de los hechos, sabe que es su palabra contra la de los cuatro carabineros que estuvieron en la persecución que, por lo demás, no es muy común que ocurran en la comuna.
«Acá ha habido algunas persecuciones, como imagino pasan en otros lados, pero nunca como lo que nos pasó a nosotros. De verdad que estoy dolido y mal, porque acá han dicho que yo hasta rapté a la Tania y eso es mentira, en vista que ella llevaba juntándose harto tiempo con nosotros y le gustaba hacerlo, porque lo pasábamos bien. Lo que pasa es que la gente habla por hablar, pero la realidad de los hechos solamente la sé yo. Así que lo que diga la gente ya no me interesa. ¿Cómo nos conocimos? Ella era amiga de mi primo y un día la invitaron a un paseo y de ahí nos conocimos nosotros. Si hasta vino a mi casa, que es nueva, cuando la inauguré, así que estoy mal por todo lo que se hablado en estos días».
Aunque no ha salido mucho de su hogar, debido a que todavía siente dolores en el pecho, si se ha enterado por amigos y por los comentarios que le ha dicho su polola, que en cada rincón de la comuna se habla y lo culpan a él por la muerte de la joven.
«A mí no me han dicho nada, pero si han conversado con mi polola, con amigos, que todo el mundo me culpa a mí de la muerte de la Tania. Mucha gente lo dice, que por qué andaba conmigo, que por qué no paré el auto y todo eso, pero si uno fuera adivino…».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre