Hombre en situación de calle que pedía dinero en El Empalme pereció por serias complicaciones de salud

0
11

Hernán Del Carmen Castro Naranjo, de 49 años, hombre en situación de calle que estaba en silla de ruedas y que pedía de forma constante dinero a peatones en El Empalme de calle Aldunate del centro de Coquimbo, murió ayer en la mañana en ese lugar producto de serias complicaciones de salud que le habían comprometido el sistema hepático y digestivo, a causa del severo alcoholismo que padecía.
Castro, previo a perecer, como era su costumbre, deambuló durante el domingo y la madrugada de ayer por las cercanías de El Empalme, ya que había dejado de asistir a la hospedería del Hogar de Cristo de calle O´Higgins por problemas de conducta derivados de su adicción, la que se fue acrecentando en los últimos años, luego de salir de la casa que compartía con su madre en la población San Juan.
Es así como en la madrugada, llegó a instalarse en calle Aldunate con Henríquez, lugar donde pereció.
Carabineros, tomaron el procedimiento, dando cuenta al Ministerio Público, que pidió la concurrencia de peritos del Laboratorio de Criminalística, Labocar, para levantar evidencias y definir las circunstancias que causaron el deceso de la víctima.
Una vez realizado el examen externo al cuerpo, el Labocar, determinó, a la espera de la autopsia que confirmara la real causa de la muerte, que Castro, pereció por problemas de salud y una posible hipotermia, descartando intervención de otras personas en el fallecimiento, por lo que concluida labor indagatoria el fallecido fue remitido a la morgue.

Municipio realizaba gestiones para ayudarlo

Carolina White, directora del departamento Social del municipio coquimbano, refirió a este medio que ya había dispuesto un seguimiento al caso de Castro, para tratar de retirarlo de la calle, para que fuera internado en una casa de acogida, situación que lamentablemente fue rechazado de forma constante por él.
«Don Hernán, tenía familiares pero no tenía contacto con ellos, estaba más bien solo. Para ayudarlo hicimos una campaña permanente que partió el 12 de enero, disponiendo de una profesional nuestra de forma exclusiva para ver su situación y la de otra persona que está en la misma condición por el momento. Nosotros cuando tenía crisis, llamábamos a la ambulancia, pero tristemente él rechazaba los beneficios que le buscábamos».
Si bien en un momento dado Castro, recibió acogida en el Hogar De Cristo local, White, explicó que debido a su comportamiento violento, recibió una sanción en la hospedería, «el estaba sancionado en el hogar y solo podía ingresar a bañarse nada más, por lo que no estaba allí de forma constante».
Una de las últimas posibilidades de asistencia era internarlo en una institución de cuidados especializados, alternativa que según la directora del departamento Social iba a ser concretada prontamente, «nosotros queríamos sacarlo de la calle, para que fuera atendido por sus enfermedades y tratado por su adicción. Ya habíamos conseguido un cupo en la casa de acogida Los Años Dorados de La Serena, que nos presta ayuda como departamento, pero, lamentablemente, no pudimos concretar su ingreso».
Respecto a la ceremonia fúnebre, White, confirmó que en caso de que los parientes de Castro, no puedan costearla, la casa consistorial brindará el servicio y el nicho en el cementerio municipal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre