Juan Emilio Cheyre y otros procesados, acusados de provocar tormentos a detenidos

0
99

El ministro de la Corte de Apelaciones de La Serena con dedicación especial a casos de atropellos a los Derechos Humanos, Vicente Hormázabal, ordenó detenerlo y notificarle que es sometido a proceso como autor de apremios ilegítimos (tormentos) contra presos políticos en 1973, cuando el oficial, ex Comandante en Jefe, era teniente del Regimiento de La Serena.

Junto a Cheyre, tambien son acusados el ex comandante de esta unidad militar, Ariosto Lapostol y otros oficiales. Laposto tiene arresto domiciliario total.

Nicolás Barrantes, uno de los demandantes en al causa, dice que «es un paso importante en la justicia…». El es hermano de Marco, una de las 15 víctimas fusiladas en la misma unidad militar en octubre de 1973.

Cheyre fue notificado este jueves de aplicar tormentos a detenidos entre el 11 de septiembre y el 25 de noviembre de ese año.

Ahora está detenido en el Batallón de Telecomunicaciones de Peñalolén, en Santiago, a la espera que su defensa apele.

Barrantes fue uno de los primeros en querellarse. Con el tiempo se fueron agregando más personas «que sufrieron tanto apremio, tanta tortura y tanta maldad de parte de estos criminales, así que este es un paso importante en la justicia».

Otra de las declaraciones contra Cheyre que consta en la resolución del juez Hormazabal, fue la de Luis Ravanal Martínez.

«Reconozco una voz, era la de Cheyre, con quien había conversado el día anterior. Él me dijo que me hincara, me dijo «híncate», y me doy cuenta que me apuntan con un arma en la cabeza, sentí que la arena del piso estaba húmeda, me imaginé que era sangre de mis amigos, simularon en ese momento una ejecución (…), me amarraron las manos a la espalda y me pusieron colgando de algo parecido a una viga, quedando suspendido en el aire con las manos en la espalda».

Mientras que Nibaldo Pastén también menciona al ex general como uno de los efectivos que lo golpeó durante su paso por el Regimiento Arica.

«Veníamos atados de las manos desde Ovalle, pero al llegar al Regimiento nos desataron. En ese momento una persona pregunta por mí (…) recibo un golpe con su arma en la boca, un culatazo (…), debido al golpe quedé sangrando, pues me sacó dos dientes delanteros, pero tenía que seguir parado. Supe posteriormente que esa persona que me pegó el culatazo era Cheyre», relata.

Edmundo del Carmen Castillo, en tanto, contó que «me vendaron y me pusieron una capucha color verde oliva con tira para poder apretarla a la altura del cuello (…), me hicieron ingresar a una sala, me amarraron las manos por la espalda, con una especie de cordel o soga…y comencé a recibir de todos lados golpes de pies y puños…».

A través de pruebas testimoniales…

En una resolución de 46 páginas, el ministro Vicente Hormazábal dictó auto de procesamiento en contra del general del «nunca más», además de los oficiales en retiro del Ejército Ariosto Lapostol Orrego, Jaime Manuel Ojeda Torrent (con dos casos) y Mario Emilio Larenas Carmona (un caso).

«Esta causa se comenzó a tramitar en agosto del año 2016, a raíz de una querella interpuesta por Nicolás Barrantes, a la que luego se plegaron otras personas más, y desde esa fecha se han efectuado una serie de diligencias, lográndose determinar a través de pruebas testimoniales y documentales, la existencia de delitos de tortura respecto a los presos políticos que fueron detenidos en el regimiento o jurisdicción. Contabilizamos, sólo entre el 11 de septiembre y el 31 de diciembre, cerca de 800 detenidos por razones políticas. De estos, han declarado cerca de cien personas y hemos podido, hasta el momento, considerar que existen presunciones fundadas respecto de 24 personas de que ellos sufrieron torturas en el regimiento».

Respecto al tipo de diligencia, indicó que «hoy (ayer) se dio una orden de detención a la PDI, y se remitió un exhorto al 34 Juzgado del Crimen de Santiago para que sean notificados del autoprocesamiento y también para que si solicita la libertad provisional bajo fianza, se le sea concedida y eso debe ir a trámite de consulta en la Corte de Apelaciones. Esto es un procesamiento, medida provisional que se dicta en un proceso que es necesaria ante una posible acusación…».

Respecto a los plazos, sostiene el ministro de la Corte de Apelaciones de La Serena que «estamos investigando muchas denuncias, de hecho, ayer (miércoles) tomamos declaración a otra persona que también manifiesta haber sido torturada en el regimiento durante unas tres oportunidades. Lo que pasa que este procedimiento, que si bien comenzó con la querella de dos o tres personas, se ha ido ampliando a todas las denuncias que se han ido formulando de testigos que se han presentado en la causa, no tan solo con los querellantes, sino que se han derivado sobre todo de los libros de la cárcel, de lo que manifiestan algunos de los afectados».

Este caso es el segundo que en menos de un año golpea la imagen del uniformado. En noviembre del año pasado, el ministro en visita Mario Carroza lo condenó a tres años y un día de presidio en libertad vigilada por su participación como encubridor de más de una decena de homicidios llevados a cabo por la llamada Caravana de la Muerte después del Golpe Militar de septiembre de 1973.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre