La fragata aquella comienza a marcar presencia: Joven argentino es víctima

0
374

Jorge Echayre es de Tucumán, Argentina, y hace 25 años que disfruta de las bondades que le ofrece la región, principalmente La Serena. En su juventud, dice, venía con los amigos, pero ahora lo hace con su familia, su señora y sus tres hijos: De 18, 16 y Juan, de 13.

Justamente con el menor tuvo un inconveniente que lo tiene pensando en tomar su vehículo y recorrer los más de 1.600 kilómetros para regresar a su Tucumán querido y olvidarse de las vacaciones, después de que fuera picado este primero de enero por la famosa fragata portuguesa frente al departamento que alquila, en Peñuelas, a unos metros del casino.

«El primero de enero tuvimos una situación bastante molesta, que salió bien por suerte, pero mi hijo fue picado cerca de las 4 de la tarde por una fragata portuguesa. Y la queja nuestra es que nadie nos dio aviso de esto. Cuando llegué me advirtieron que no hay medusas ni menos fragata, entonces perfecto, serán unas lindas vacaciones, pensamos con la familia, pero pasó lo de mi hijo y la verdad es que fue una situación lamentable», dice molesto Jorge, mostrando las fotos de su hijo menor con las manchas aún en su brazo izquierdo que le dejó la picadura.

Fue un momento tenso, reconoce, «ya que mi hijo gritaba del dolor y mi queja es la siguiente: que no hay advertencia, que salvavidas sabía de otros incidentes anteriores, porque ellos me lo contaron, de un problema que había ocurrido hace unos días, pero que no avisaron. Les pregunté qué se debe hacer y me señalaron que debía limpiarlo con agua, básicamente. Llamamos a la ambulancia y no había, no los vi preparados, ¿viste? No hicieron nada y solamente me dijeron que había que llevarlo al hospital».

Su impotencia, aunque hoy ya más tranquilo, porque a su hijo no le pasó nada, radica en que «no había nadie preparado para atender esa contingencia. Como el departamento está al frente de la playa crucé y saqué el auto y una señora muy amable nos acompañó al hospital de Coquimbo y allá mi hijo estuvo internado casi tres horas, pues salimos a eso de la 9 de la noche». Tras ello, Jorge fue nuevamente a la playa a hablar con los salvavidas «y les pregunté por qué no han advertido, puesto que había muchos chicos y turistas metidos ese día primero de enero en el agua. Les dije que debían decirle a las personas que acabamos de tener un incidente con una fragata portuguesa, por lo menos para que los más chicos jueguen en la orilla y no se metan más adentro del mar. Pero me dijeron que no tienen instrucciones y que no dirán nada. Ahora, si es que saben de esto, que lo digan para así tener un plan de contingencia, como una ambulancia preparada para atender esta urgencia. Te imaginas si uno es alérgico, te pones más complicado aún, debido a que la reacción se va a los órganos y puede ser una situación bastante más complicada, ¿entendés?».

Jorge y su familia llegaron a La Serena el 29 de diciembre y esperan estar, al menos, unos 15 días. Sin embargo, este incidente puede que cambie sus planes.

«Todos estos días la gente ha ido a la playa, pero no han dicho nada. Quizás tiene que haber muchos casos para dar la alerta, pero al menos adviertan. Esto es un negocio y el mío es venir de vacaciones y poner plata alquilando el departamento, comiendo y comprando, mientras que el negocio de ellos es venderlo, ¿cierto? Y si no advierten es porque temen que la gente no venga a vacacionar…Lo que hacen es jugar con la seguridad de uno, con la salud. Si lo dicen y a uno le pasa, bueno, ese costo lo pago yo, pero si no dicen nada… La verdad que me pareció una situación enojosa por decir lo menos. Desde ese momento que hemos perdido los días, ya que nadie se quiere meter a la playa. Ahora si entramos y pasa lo mismo, bueno, la culpa es mía y tenemos que ser más cautelosos, pero si no me advierten, qué esperan que hagamos».

«Llegamos hace unos días y queremos quedarnos unos 15 días, por lo menos, pero ya no sabemos qué pasará, porque capaz que términos acortándolo por todo lo sucedido. Lo que pasa es que venimos de una zona que no tiene playa y acá disfrutamos mucho, pero si mis hijos no se van a meter al agua, entonces mejor nos vamos antes».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre