LA PAMPILLA 2020 un campo de flores bordado

0
320

Un silencio estremecedor, que solo es interrumpido por el ruido del viento y uno que otro trinar de pájaros, es lo que hay al interior de la Pampilla. Escenario irreal, nostálgico, de ciencia ficción.

La mañana está fría. Si hasta da un poco de miedo. ¿Será real lo que estamos viendo?… ¿Cómo es posible que un 17 de septiembre nuestra queridisima Pampilla esté vacía?…
Miramos a uno y otro lado buscando… no sé qué. Tal vez a alguien, pero ya sabemos que no podría haber nadie por los controles policiales permanentes. Solo viento, flores, aves, y el silencio.

Un gran escenario triste. Los senderos limpios y los postes como testigos de todo aquello.
¿Qué decirle a la Pampilla para que comprenda por qué no hay gente?… Caminamos de nuevo de un lado a otro y lo mismo. ¿Por qué?…

De todas formas, dejamos el saludo de quienes como nosotros estarán añorando esas reuniones familiares o con amigos en el recinto.

Hoy comienzan las Fiestas Patrias de este año, y serán sin Pampilla por obra y gracia del Covid-19. Mirando ese terreno imposible no decirle «perdona, te prometo que nos portaremos bien para volver a visitarte»…

Las puertas principales de calle Arturo Godoy están cerradas con estricta vigilancia de guardias. Luis Sánchez, comerciante de la feria que se pone en ese sector, nos dice tener sentimientos encontrados. «Es raro venir a trabajar y no ver la Pampilla llena de gente, de carpas y de comercio»…

La enfermedad que enfrentamos es grave y afecta a todo el mundo, agrega luego con cierta resignación. «Yo no recuerdo algún año anterior en que haya pasado algo parecido, aunque para el 73 tampoco hubo fiesta por el golpe».

Y con la chispeza del coquimbano, cierrra el dialogo diciéndonos: «El consejo que puedo darles a todos los coquimbanos es que usen mascarilla, que se laven las manos y festejen en su casa no más, y que sigan comprándonos a nosotros».

Edgardo Sánchez, también comerciante, está de acuerdo en que es mejor prevenir los contagios del Covid-19. «Llama mucho la atención que a un día del 18 no haya nadie en la Pampilla. Pero al final todos entendemos que la suspensión es por el bien de todos. Hay que priorizar la salud de las personas por sobre la fiesta».

Durante el recorrido realizado por Diario LA REGIÓN al interior del espacio pampillero, encontramos a funcionarios de la Dirección de Seguridad Ciudadana municipal, Disec, encabezados por el jefe de seguridad de esa repartición, Jorge Trevigno.

Mantienen un celoso control junto a efectivos de ambas policías y de las Fuerzas Armadas para evitar que las personas lleguen a instalarse.

«Hemos hecho cumplir las claras instrucciones del alcalde y del decreto municipal que dispone el cierre total de la Pampilla, en especial los días 17, 18, 19 y 20 de septiembre».
Los controles de Disec continuarán en los próximos días. El jefe de la unidad advierte de las duras sanciones aplicadas a los que sean sorprendidos ingresando o acampando en el recinto.,«La persona que sea sorprendida al interior será sancionada primero, por incumplimiento del decreto municipal a multa y por infringir el Artículo 318 del Código Penal, entonces la persona será detenida por Carabineros, que notificará a la fiscalía, que ordenará que el infractor sea puesto a disposición de Juzgado para la formalización en la investigación de los infractores, por incumplir con las norma sanitaria y la cuarentena comunal».

Mientras, desde la distancia las débiles pero orgullosas flores que decoran el campo parecen despedirse, y si hasta nos miran… «Nos portaremos bien», les dijimos ahora con más fuerza…Chao querida Pampilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre