La Serena cambiará señalética de sus calles y dará a conocer su historia

0
12

12Una modificación importante podrían tener en los próximos meses las calles del casco histórico de la ciudad de La Serena. Ello si se concreta la iniciativa planteada durante el último concejo municipal e impulsada por el alcalde Roberto Jacob, en la que se busca cambiar las tradicionales señaléticas con los nombres de las calles por placas que estén adosadas a las paredes de los edificios públicos y casas.
Cabe recordar que las señaléticas actuales, de color negro y letras blancas, indican el nombre de la calle y  la numeración de la cuadra donde se encuentra ubicada. Muchas de ellas hoy están en mal estado, han sido impactadas por vehículos o simplemente fueron destruidas por transeúntes, principalmente durante las noches.
Es por ello, que la iniciativa planteada por el alcalde de La Serena, cuenta con un amplio respaldo de los concejales, porque no sólo considera el reemplazo de las señaléticas, sino que un rescate histórico de las principales calles de la ciudad. Es importante señalar que muchas calles que hoy conocemos, en el pasado se denominaban con otros nombres. Por ejemplo, la calle Brasil se le conocía como la arteria del teatro. Calle Prat, donde hoy se encuentra el edificio consistorial del Municipio de La Serena, se le conocía como San Agustín, en el caso de Cordovez era conocida como Catedral y Eduardo de la Barra era San Francisco.
Es así como la  mayoría de las calles de la segunda ciudad más antigua de Chile llevaban nombres de héroes de la independencia, iglesias y también vecinos destacados.
«En vista que se destruye mucha señalética, hemos pensado en volver a lo que se hacia antes y que era poner en las casas esquinas grandes el nombre de la calle, pero esta vez en una forma mucho mejor, agregando una pequeña historia de esa arteria para que la gente sepa por qué se llama por ejemplo Pedro Pablo Muñoz. He pedido que me hagan dos o tres alternativas distintas para poder implementarla, empezando por el casco histórico y después seguir con las otras calles, creo que es la única forma de preservar la historia de las calles de nuestra ciudad», indicó a LA REGIÓN, el alcalde Roberto Jacob.
El edil dijo además, que esta iniciativa también está pensada en los turistas que año a año visitan la zona. «Ellos también quieren información de esas calles que visitan y también nos permite recuperar la memoria histórica de la ciudad. También la idea es contar el por qué se llaman así, pero también cómo se llamaron antes», afirmó.

De acuerdo al libro «La Serena Historia de sus calles» editado por el municipio local, recuerda que la calle Colón, famosa por estos días por convertirse en la primera de la zona como vía preferente para la locomoción colectiva, era conocida como calle de las Ocaranzas, por las numerosas familias como ese apellido que vivían allí. Fue sólo a mitad del siglo XIX que pasó a tener el nombre actual.
Otra calle que con el paso de los años cambio su nombre es Manuel Antonio Matta. Era una de las calles más aristocráticas de la ciudad. Se le conocía como la calle de Santa Inés, tenia 7 cuadras y albergaba dos conventos; el de Santo Domingo y el de San Agustín. Además, llegaba hasta la Iglesia Santa Inés, hoy convertida en el centro cultural. En esa arteria también se encuentra la que es considerada la palma chilena más antigua, con más de 500 años y que habría sido parte importante de la reconstrucción de la ciudad.
La avenida Amunátegui, que hoy recorre desde la rotonda de Cisternas hasta la Ruta 5, en el pasado se le conoció como el callejón La Muralla y era donde finalizaba el casco urbano de la ciudad de La Serena. Era una calle corta de no más de dos cuadras donde habían 15 casas.
En tanto, Juan Carlos Thenoux, concejal y presidente de la Comisión de Nombre de Calles y Plazas de la comuna de La Serena, también destacó la importancia de esta iniciativa. «Muchas de estas señaléticas se pierden, por eso es importante que se pueda volver al sistema antiguo en la casas, además, hay muchas calles, principalmente en Las Compañías que aun no tienen nombre y eso también genera problemas para los vehículos de emergencia, como ambulancias, bomberos, policías, etc. Muchas veces tienen que dar muchas vueltas y cuando se trata de salvar una vida puede ser fatal», indicó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre