Municipalidad de La Serena reacciona y saca los carritos de comida ilegales

2
15

7Empanadas, sopaipillas, anticuchos, sándwiches, almuerzos y hasta sushi son parte de los productos que hoy ofrecen una serie de carritos que se están instalando irregularmente en distintos puntos de la ciudad de La Serena.

Las principales calles de la ciudad, las ferias y las calles cercanas a grandes tiendas comerciales son los preferidos por los comerciantes para ofrecer sus productos, que en definitiva ofrecen una alternativa más barata para comer al paso.

Pese a que algunos de ellos son bastante sofisticados no existe nada que garantice las medidas higiénicas que tienen en la elaboración y mantención de los productos que venden. Además, no siempre mantienen un adecuado cuidado de las condiciones en que elaboran sus productos y la forma en que los comercializan.

El alcalde de La Serena Roberto Jacob, dijo que «lo que pasa es que nos estamos preocupando de la salud de la gente, porque estos carros no tienen una resolución sanitaria, ni nada que cubra el riesgo de poder generar cualquier intoxicación. Yo estoy de acuerdo con que existan estos carritos que venden palomitas y que son tradicionales de La Serena y que están en otras partes de Chile, pero ya vender empanadas y otro tipo de productos es un riesgo para la salud de las personas y nosotros nos preocupamos de controlarlo».

Sin embargo, el alcalde reconoce que no se trata de un tema fácil porque hay gente que les compra y es tan culpable el que compra como aquel que les vende y mientras existan personas dispuestas a comer lo que venden estos carritos, ellos van a seguir proliferando y por eso tenemos una fiscalización permanente».

Franklin del Solar, jefe del área de fiscalización de la municipalidad, contó que este año ya se han requisado unos siete carritos de comida. «Lo más grave es que hemos encontrado alimentos que dejan mucho que desear, porque hemos encontrado comida directamente con hongos y la gente no ve lo que compra», dijo.

Sin embargo, contó que no es un trabajo fácil, porque «cuando llega un fiscalizador a pedir los permisos, notificarlos o requisar sus carros la gente se tira en contra nuestra y ni le cuento los garabatos que nos dicen».

Estos carros una vez que son requisados son trasladados a una bodega municipal, donde el dueño lo puede retirar después de pagar la multa y el costo del bodegaje. Por ello, el jefe de fiscalización comentó que lo más común es que los dueños de estos carritos prefieran perderlos.

Para poder saber que un local está autorizado para vender alimentos, estos deben tener su documento pertinente en un lugar visible. Lo importante es que para obtener estas autorizaciones, primero deben cumplir con toda la normativa sanitaria que dice relación con este tipo de ventas.

 

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre