«No nos vamos a oponer a una manifestación pacífica que se haga por los conductos que exige la ley»

0
57

El vocero regional enfatizó en que han sido días agitados para el gobierno y sus funcionarios, en donde ya van más de dos semanas de marchas y manifestaciones, pero el punto negro son los grupos de descolgados que han aprovechado las grandes concurrencias para mezclarse y hacer distintos destrozos.

¿Cuál es la visión que tiene el gobierno de este estallido social?
«Hemos sido interpelados como clase política. Esto no solamente afecta a este Gobierno, sino que a todas las autoridades. Al Estado en general, que no ha sabido empatizar y leer las demandas ciudadanas en forma oportuna. Si bien es cierto tenemos este diagnóstico, también tenemos la oportunidad de responder a las inquietudes que la gente tiene y poder mejorar la sintonía con las personas a través del diálogo. Tenemos el desafío de cambiar y pensar el Chile de los próximos 30 años, y eso tenemos que valorarlo».

¿Qué análisis se puede hacer de la contingencia?
«Quisiera distinguir dos cosas, una son las marchas pacíficas, que tienen causas legítimas, que hacen eco del sentir de la ciudadanía y, otra cosa, son los hechos de vandalismo que hemos visto en distintos puntos de la región, pero con mayor fuerza en La Serena y Coquimbo. Lamentablemente, cuando se convoca a una manifestación pacífica, también ha ocurrido que se adhiere un grupo menor de personas que se ha dedicado a destruir y destrozar. Que sólo ha contribuido a desestabilizar el normal funcionamiento del sistema público y eso nos preocupa. Vimos una violencia desatada, que no habíamos visto nunca en democracia y menos en la región».

¿Y el balance de daños?
«En la región tenemos más de 200 pequeñas y medianas empresas que se han visto afectadas. Hay 5 tiendas comerciales con destrozos y dos supermercados inutilizados.

También existen daños a los inmuebles fiscales, como la Intendencia, la Seremia de Educación, y el incendio que destruyó la Seremia de Trabajo, entre otros. Tenemos mucho daño al mobiliario urbano, a la señalética, a todo lo que contribuye a la normalidad del tránsito. Estamos realizando un catastro y cuantificación de las pérdidas y la inversión que se requerirá para reponer lo perdido. Pero, a modo de ejemplo, un semáforo con todo su sistema de conexión y coordinación cuesta cerca de 70 millones de pesos, así que multipliquen esa cifra por la cantidad de artefactos inutilizados que hay en la conurbación y en Ovalle».

Un tema bastante cuestionado son las violaciones a los Derechos Humanos -para ambos lados- hay dos personas fallecidas en La Serena y Coquimbo y varios Carabineros heridos, incluso uno perdió un ojo…

«Nosotros como Gobierno tenemos una mirada transversal de respeto a los Derechos Humanos. Por lo tanto, nos importan tanto los Derechos Humanos de quienes se manifiestan, como de quienes están cumpliendo su deber institucional de resguardar el orden y la seguridad de las personas.

Ellos también merecen el resguardo de su integridad. Eso es lo que nos ha pedido el Presidente Sebastián Piñera y es lo que hemos hecho».

¿Y las dos personas  fallecidas durante el toque de queda?

«Respecto a los lamentables fallecimientos que tuvimos en la región, el Ministerio Público está llevando a cabo las investigaciones, y no le corresponde al Gobierno pronunciarse sobre las causas o circunstancias, ya que todo es parte del proceso. Lo que sí podemos descartar es que haya personas desaparecidas, situación que ha sido desmentida hasta por el Instituto Nacional de Derechos Humanos. Llamamos a realizar las denuncias, de forma responsable, ante las instituciones que correspondan para poder canalizarlas y que opere el Estado de Derecho».

– Se ha visto poco al gobierno, tanto en terreno como citando a conferencias de prensa para dar un balance con los acontecimientos que han pasado…
«Como Gobierno nos hemos estado reuniendo permanentemente para abordar la contingencia, también de forma sectorial y así abordar los temas que afectan directamente a la región. No podemos detenernos, debemos seguir trabajando en las prioridades de nuestra gente. Efectivamente ha existido poca comunicación de las actividades que hemos desarrollado, principalmente porque queremos ser bastantes cautelosos en las instancias que estamos desarrollando antes de darlas a conocer. La Intendenta se ha reunido con gremios, sindicatos, con pequeñas y medianas empresas, con organizaciones sociales, y muchas agrupaciones se han acercado a dialogar, pero para que esa conversación se dé en forma sincera, honesta y transparente, también es importante resguardar que no se lea como que estamos haciendo actividades exclusivamente para aparecer en la prensa».

¿Cómo anda la agenda del gobierno regional y el gabinete?
«Es evidente que las situaciones de las manifestaciones afectan el funcionamiento de los servicios públicos que se encuentran en el perímetro donde están las marchas, y eso obliga a que los funcionarios tengan que movilizarse y cambiar los horarios de atención. Pero a medida que van pasando los días, hemos ido retomando la normalidad de las actividades, con diálogo, con cercanía, con propuestas, y sin abandonar los temas que tiene la región. Hoy tenemos temas claves como la sequía, por eso carteras como MOP y Agricultura han seguido operando con normalidad y desplegados en terreno. Además, hemos estado en contacto con los alcaldes, con los gobernadores, porque no podemos permitir que la violencia que se ha desatado en estos días impida el funcionamiento del Gobierno».

¿Qué medidas han pensado implementar en materia de seguridad, en donde en casi todos los días ha habido disturbios y barricadas?
«Nosotros tenemos una coordinación permanente con Carabineros para abordar la contingencia. Además, hemos hecho distintos llamados a la ciudadanía para resguardar su seguridad. No nos vamos a oponer a la manifestación pacífica de las personas, y por eso hemos pedido que quienes organicen una actividad o marcha, lo hagan por los conductos que exige la ley, y eso es con un permiso de la Gobernación Provincial. Eso permite que uno pueda diseñar un tramo para transitar con seguridad y que haya responsables de esa manifestación, lo que obviamente ayuda a evitar que lleguen los llamados «descolgados», que solo causan destrozos».

¿Desde el gobierno regional ven alguna salida al conflicto? ¿por dónde podría ir?

«Indudablemente el diálogo es la forma en cómo debemos seguir abordando los temas que la ciudadanía nos ha planteado. La región de Coquimbo se ha caracterizado por tener una cultura cívica y democrática muy marcada, donde el diálogo ha primado por sobre todo, y esto nos ha permitido enfrentar unidos situaciones complejas, como la sequía y la destrucción que han causado los terremotos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre