«Oscar Tapia está comprometido como títere de Gahona»

0
124

31 de los 39 consejeros regionales elegidos el año pasado, en una lista de cerca de 80 candidatos, votaron ese día sábado. CORES, concejales, seremis y diputados. En votación secreta, y de manera unánime, los presentes, todos militantes, decidieron que la intendenta Lucía Pinto sea la candidata de la UDI para gobernadora regional.

Pero hubo discusión en la asamblea. Porque en algún momento pusieron sobre la mesa la eventual candidatura del ex gobernador de Limarí, Darío Molina. Otros hablaron de realizar primarias. Pero sin embargo cuando se votó, el resultado fue aplastante: Todos respaldaron la candidatura de la actual intendenta.

Pero esa decisión generó ruido de inmediato en algunos militantes gremialistas. Molestia en otros, quienes hablan de desencuentros, diferencias y un escenario político no muy alentador.

«Evidentemente que existe una situación de profundo quiebre al interior de la UDI, donde una gran cantidad de personas estiman que las primarias son el mecanismo natural, el mecanismo que permite a la gente pronunciarse», reconoció Darío Molina con evidente fastidio.

En ese sentido, apuntó que «el presidente de la UDI en Ovalle ha planteado que la directiva no comparte esta determinación, y que ellos son partidarios de primarias, así que claro que existe un quiebre al interior del partido, y efectivamente existe un grupo pequeño, quienes están profitando del poder, los que están en cargos públicos y que hoy quieren mantener esa situación. Otros, en tanto, están siendo amenazados con perder la pega si es que no se cuadran. Fíjate que han llegado al extremo de que los seremis, autoridades de gobierno y funcionarios de la gobernación, pagados por el Estado de Chile, votaron en el consejo cuando debieron haberse inhabilitado. Cómo no se dan cuenta de que existe un conflicto de interés de votar a favor o en contra de la jefa…».

No fue invitado

Los reparos de Molina radican principalmente en que la reunión del sábado se hizo, a su juicio, «bastante imprevista, sin decir qué temas se iban a tratar, sin antelación y sin información a los militantes para un debido debate en un tema tan importante como es la fórmula para elegir a un candidato para gobernador regional.

Se convocó a un consejo regional al que no se me invitó, tampoco se me permitió exponer las razones y las ventajas de realizar primarias, y se designa como candidata única, a dedo, a la actual intendenta Lucía Pinto.

Entonces rechazo esta forma de hacer política, no la comparto, porque fue debajo de la mesa, sin transparencia, sin informar a los militantes, tomando la decisión entre cuatro paredes».

Es verdad que no fue invitado por no ser consejero regional y lo él lo afirma. Pero asegura que «soy consejero nacional, ex diputado en dos periodos, el primer parlamentario de la UDI en la región, posteriormente gobernador, entonces la mínima deferencia era invitar a la persona que hizo la proposición de hacer primarias. ¿A qué le temen? ¿Al debate? Efectivamente es lo que han demostrado, pues han dejado en una pésima posición a la UDI, como un partido antidemocrático, como un partido que no debate y que no mira de cara a la opinión pública, puesto que la torpeza de lo que han hecho queda de manifiesto en que la actual intendenta sigue en funciones, dejándola en una posición incómoda, porque es autoridad y porque todas las acciones que haga de hoy en adelante para la oposición será un intervencionismo».

Manejado por algunos

Pero la ofensiva del exparlamentario no quedó ahí. También lanzó sus dardos contra el presidente regional del conglomerado, Oscar tapia, y el diputado Sergio Gahona, «quienes junto a un pequeño grupo de personas están llevando a la UDI al despeñadero».

Sostuvo que «él (Oscar Tapia) está comprometido como títere de Sergio Gahona, quien manipula toda la situación al interior de la UDI de manera absolutamente oscura. Es que todas las operaciones que se desarrollan al interior del partido tienen que ver con una ambición personal que él tiene de ser senador, dejando de lado el proyecto grande que nos debiera mover a todos, y que es el proyecto colectivo, ya que acá no estamos eligiendo un jefe de campaña para el senador Gahona, sino que estamos eligiendo a un candidato para gobernador regional, y eso es algo que realmente van a tener que dar cuenta de las consecuencias de los actos que hoy están cometiendo».

Respecto a su futuro en el gremialismo, indicó que «si la UDI decide no hacer primarias y designar a dedo a la candidata Lucía Pinto, me veré en la obligación de abandonar el partido. Pero voy a esperar hasta último minuto antes de tomar la decisión dolorosa de dejar la UDI, porque espero que llegue la cordura y que realmente tomen conciencia de la irresponsabilidad que están cometiendo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre