Parquímetros advierten: «Estamos más expuestos que cualquier otro»

0
84

Trabajan en el centro de la ciudad y lo seguirán haciendo hasta que sus jefes les digan lo contrario. Mientras, esperan tener más insumos de seguridad para estar más lejos del Covid-19.

En algunos países se siguen sucediendo las consecuencias del estado de alarma decretado por la crisis sanitaria creciente provocada por la pandemia del coronavirus.

En Chile, salvo el cierre de las tiendas comerciales y el toque de queda implementado de 22 a 05 horas, nada más.

Para unos, medida suficiente. Para otros, muy poco para frenar la propagación de esta pandemia, especialmente para aquellos que trabajan en la calle recibiendo monedas y durante horas expuestos a algún tipo de contagio, como los parquímetros, que para ganar algo más de dinero dependen del flujo vehicular.

En los últimos días, y debido a las medidas adoptadas para evitar la propagación del Covid-19, el transporte ha bajado considerablemente en el centro de La Serena.
Poca locomoción colectiva y mucho menos autos particulares. Y ellos saben bien los motivos. Están al tanto de lo que ocurre y dicen que les gustaría estar en casa, con la familia, y no salir, pero también entienden que cada peso que ganen depende del día a día.
Una trabajadora cuenta que «con los jefes hemos hablado de este tema y de hecho hace unas semanas tuvimos una reunión, pero estamos atentos a lo que nos digan, aunque suponemos que están esperando las decisiones que tomen las autoridades para ver si seguimos trabajando o nos quedamos en casa».

Con guantes y una mascarilla muy a maltraer, reconoce que «estamos más expuestos que cualquier otra persona a algún tipo de contagio, ya que atendemos clientes, recibimos monedas, y si bien nos han pasado guantes, igual el temor a un contagio existe y está latente. Tenemos que estar constantemente cambiándonos lo que son guantes, mascarillas, pero aun así creemos que es muy poco lo que se nos entrega».

Los insumos les fueron dados por la empresa, pero esta mujer dice que «no es suficiente, ya que mínimo tenemos que tener unos tres pares de guantes diarios, además de las mascarillas, porque después uno se va almorzar y no puedo ponerme nuevamente los mismos guantes, entonces habría que cambiarse por un tema de higiene».

Reconoce que les pasaron un jabón desinfectante, «pero no alcohogel, pues como dicen que está todo agotado…».

El horario de trabajo comienza a las nueve de la mañana, y tienen un receso cerca de las dos para ir a almorzar, y regresar a las cuatro de la tarde…, «pero ahora nos estamos retirando un poco más temprano, como a las seis, pero todo dependiendo del flujo de vehículos que exista y que tenga cada calle».

El problema, claro está, es que «nosotros ganamos por comisión y si bien ahora nos bajaron las metas de las calles, aun así no se cumplen, porque hay poca afluencia de vehículos, y como ahora se cobra por minuto, ya no se vende lo mismo. Además, hay muchas personas que no nos paga los ticket, y en nuestro trabajo cumpliendo las metas nos pagan las comisiones, pero al no llegar no tenemos comisiones y eso de verdad que nos complica…».

Precisa que tuvieron cambio en todas las calles, y da como ejemplo que «la semana pasada estaba en otro lugar y el día viernes la meta era de 92 mil pesos, y ahora estoy vendiendo cerca de 40 mil, que es lo que nos está dando, porque debido al tema del coronavirus es muy poca la gente que anda. Entonces si no estamos llegando a la meta, por ende nosotros ganamos menos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre